Cuervo y Sobrinos se instala en Berger

La marca cubana se consolida en México con un espacio único en Berger. Allí está ya Vuelo Emilio Carranza en tributo al aviador mexicano.

La firma cubana con alma latina y corazón suizo ya tiene un espacio único en una de las joyerías más prestigiosa de México. Berger fue el escenario para inaugurar un corner de Cuervo y Sobrinos en la arteria del lujo de Ciudad de México, en Avenida Masaryk. Sergio Berger, director adjunto de Berger, aseguró que están emocionados de sumar este espacio a una firma con mucha historia. Y recordó la profunda relación de su familia con Cuba, ya que su abuelo Alex Elías y su padre y su tío (Mauricio y Silvio) huyeron de Amberes a Cuba antes de recalar en México.

Ahora, los aficionados mexicanos ya pueden acceder a colecciones icónicas de la casa caribeña, como Historiador y Buceador. También hay modelos como el Historiador Hemingway, lanzado el año pasado e inspirado en el escritor que visitaba con frecuencia la isla. Una época dorada para el país, que se convirtió en un destino de glamour y lujo.

De izquierda a derecha, Sergio Berger, Carlos Balderas (Artis Distribution) y Ari Berger.

En la vitrina de Cuervo y Sobrinos están ya los modelos históricos de la compañía, como Prominente e Historiador, que laten con el movimiento art déco y tienen un estilo discreto y sofisticado. Pero también hay relojes contemporáneos como Buceador, Pirata, Robusto y Vuelo. Uno de ellos es el recién lanzado Vuelo Emilio Carranza, una colección de tres relojes con look vintage, que rinde homenaje al legendario aviador mexicano Emilio Carranza, que representó a México en el primer vuelo transnacional entre Estados Unidos y México, volando 3,000 km desde San Diego, California, hasta Ciudad de México en 18 horas y media.

Vuelo Emilio Carranza versión Bicompax ya se puede comprar en Berger.

Cuervo y Sobrinos nació en 1882, pero disfrutó de su mayor éxito comercial en la década de 1950, cuando sus ventas alcanzaron niveles sin precedentes. Sin embargo, con la situación política cambiante, algunos miembros de la familia Cuervo abandonaron Cuba y la marca permaneció inactiva durante varios años. A principios de la década de 2000, la marca fue adquirida por compradores europeos.

Hoy en día, produce sus relojes en Suiza. Su sede en Capolago, con vistas al lago de Lugano. Cada modelo hace referencia al pasado de Cuba y celebra el legado de la compañía, pero con un estilo moderno que cada vez conquista a más coleccionistas.

Yolanda Ruiz

Periodista todoterreno, llevo más de una década tomando el pulso a la industria relojera. “De los relojes lo que más me asombra es cómo actúan como instrumento de identidad. Son testigos de los cambios sociológicos y culturales».

Artículo anterior

Panerai Radiomir Origine vuelve a la raíz y redoma la rudeza

Siguiente artículo

Longines cambia las reglas de reloj de aviador con el Majetek 

Notas relacionadas
Leer más

Un pionero en altamar

En la próxima America’s Cup, el equipo Luna Rossa estrenará un Panerai de Ti-Ceramic, un material que requirió siete años de desarrollo.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share