GABRIELLE Y LA TEORÍA DEL YIN Y EL YANG

El J12 de Chanel cumple 20 años. Y nunca había sido tan paradójico.

Todos hemos visto alguna vez un taijitu, quizá el símbolo más conocido del taoísmo en Occidente. Un círculo habitado por dos “peces”, uno blanco y otro negro, que contienen, cada uno, apenas un punto del color opuesto, un germen de su contrario. Es la forma más conocida en la que se representan el yin y el yang, a decir de la filosofía taoísta, las dos fuerzas que se encuentran en todas las cosas existentes en el universo y que son al mismo tiempo opuestas y complementarias: el día y la noche, la tierra y el cielo, la pasividad y la actividad… el blanco y el negro.

Gabrielle Chanel era un taijitu. En un perfil de la modista, escrito por Janet Flanner para The New Yorker en 1931 —cuando la Madame tenía unos 48 años—, la periodista cuenta que los amigos de Coco la describían como una amante de la libertad en el fondo bastante tímida. También aseguraba que era una genio de la moda a la que, sin embargo, le molestaba coser y dibujar, actividades en apariencia esenciales para su oficio.

Imagen de un taijitu tallado en el Templo de la pureza suprema ubicado en el monte Lao, en Shandong, China.

El espíritu de Coco
En la Maison Chanel, hasta el más mínimo detalle está permeado por la personalidad avasalladora de su fundadora. Incluso sus productos de alta relojería, desarrollados décadas después de su muerte. El J12, el más icónico, es un gran ejemplo. Una colección nacida hace 20 años que, siguiendo la mitología gabriellesca, se identifica por el uso del negro y el blanco, colores —o percepciones visuales de la luz— que Chanel fue pionera en utilizar en la alta costura y que la colocaron como una de las diseñadoras más revolucionarias de su tiempo.

Pero como en todo lo que hacía, no había lugar para la casualidad. Chanel relacionaba el negro con los uniformes que utilizaba en el orfanato en el que creció, y que para ella ayudaba a “revelar el resplandor de una mujer”, y el blanco con las cofias que usaban las monjas del lugar. La autoridad y los sometidos, quienes cuidan y quienes son protegidos. De nuevo la luz y la oscuridad.

El J12 Paradoxe tiene calibre 12.1, coronómetro con certificado COSC, reserva de marcha de 70 horas y hermeticidad de 50 m. La caja, compuesta por dos piezas de cerámica de alta resistencia, mide 38 mm.

Ni negro ni blanco: el nuevo J12
En esta segunda década de aniversario, el J12 se transforma en un taijitu, ni negro ni blanco sino los dos al mismo tiempo. La colección se llama, por qué no, Paradox, enfatizando esa aparente contradicción que ahora habita en sus cajas. Hay tres modelos: J12 Paradox, un bicolor sólido que exigió un gran cuidado técnico ya que su caja está hecha a partir de dos piezas.

Cerámica negra y blanca unidas como en las prendas se tejen las telas más delicadas y que, en lugar de hilo, se juntan a través de un soporte metálico sobre el que está el fondo de zafiro. Los índices llevan el color de su opuesto en ambos lados, mostrando que solo son adversarios en apariencia, ya que en realidad son unidad. Igualmente complejo es el J12 Paradoxe Diamantes, donde domina el negro. El blanco es representado aquí por oro de 18 quilates en tono ídem, engastado con 40 diamantes talla baguette a los que se suman otros 26 en el bisel. Su realización es tan compleja que solo se hicieron 20 unidades.

J12 Paradoxe Diamantes tiene calibre 12.1, caja de 38mm hecha de cerámica negra y oro blanco engastado en diamantes. Solo existen 20 piezas.

Pero si esto ya era suficiente reto técnico, la joya de la colección prueba que aún hay más por explorar. El J12 X-RAY trasciende de la lucha entre el negro y el blanco y apuesta por la transparencia total. Caja, esfera y brazalete de zafiro, esto último lo más novedoso, ya que es la primera vez que se ve en la historia de la relojería.

Los eslabones han sido tallados de este mineral con gran delicadeza. En total tiene 92 diamantes con talla baguette y uno en talla brillante que va en la corona, lo que suma 5.46 quilates. Y para incrementar innovación a este modelo celebrativo, el J12 X-RAY no lleva el mismo calibre que el resto de la colección (el Paradox y el Paradox Diamantes usan el 12.1), sino que estrena el 3.1, un movimiento nuevo diseñado y ensamblado por la manufactura Chanel en Suiza.

Una de las grandes innovaciones del J12 X-RAY es su brazalete hecho con eslabones de zafiro tallado. No se había visto antes algo similar.
La técnica no se queda atrás y Chanel celebra lso 20 años del J12 con un nuevo calibre: el 3.1. Un movimiento esqueleto mecánico de cuerda manual. Tiene 158 componentes, 21 rubíes y sistema anti choque en el volante. Otorga hasta 55 horas de reserva de marcha.

J12 X-RAY está limitado a solo 12 piezas y tanto por su diseño estético como mecánico garantiza ser un hito en la producción relojera de la casa de la Rue Cambon. Todo lo que esté de moda pasará de moda, pero el J12 —podemos apostarlo— permanecerá. —Mónica Isabel Pérez

Artículo anterior

La resurrección de Raketa

Siguiente artículo

El Skull se pone de colores

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes
Leer más

El toque excéntrico de Speake-marin

El twist extravagante de Speake-Marin llega al SIAR Summer Experience. Una dual time con un toque de menta y negro fuera de lo común.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share