Hand Made 1, la última revolución de Greubel Forsey

Las revoluciones más poderosas son las que van contracorriente, y suelen ser giros contra la historia porque vuelven el pasado para conquistar el futuro. Así Greubel Forsey desafía las convenciones actuales de la relojería para presentar un guardatiempo realizado a mano.

Salvo el cristal de zafiro, las juntas de la caja, los resortes, el muelle y las piedras, todo el nuevo Hand Made 1 se fabricó honor a su nombre. Un sello ubicado en el bisel a las 6 h que sustituye al clásico “swiss made”.

La firma sólo fabricará dos o tres piezas al año. Es un reloj completamente artesanal que apela a la inteligencia de las manos y su precisión para construir, caja, esfera, agujas, los más mínimos detalles del movimiento y también la correa. Nada menos que 6,000 horas de trabajo para una reloj –el equivalente a tres años-.

Greubel Forsey siempre ha destacado por su compromiso con los oficios tradicionales de la relojería, así como la defensa de sus antiguas técnicas. El proyecto “Nacimiento de un reloj” junto a Time Aeon Foudation fue una declaración de principios evidente. Ahora con Hand Made 1, la finalidad ha sido resucitar de nuevo el arte ancestral y elevarlo a una exigencia y precisión tal que puede competir con las nuevas herramientas de producción. Justo el experimentado savoir-faire es el que trabaja a escala micrométrica para corregir el detalle más exigente.

Para fabricar Hand Made 1, la manufactura reunió a un equipo de artesanos que también recurrió a talento externo, todos comprometidos con este excitante proyecto. Es un guardatiempo creado “ex novo”. Su calibre cuenta con 272 componentes, la caja está conformada por 36 partes y el tourbillon tuvo que ser repensado y aumentar el número de sus componentes para poder ser fabricado íntegramente a mano. La construcción manual de lo 69 componentes del carro del tourbillon tienen un peso total de 0.521 gramos. La palanca del escape requiere mes y medio de trabajo.

Toda una reestructuración del proceso creativo que llevó a cortar uno por uno los 20 dientes de la rueda de escape, o crear una espiral con nueva aleación en el taller y montarla sin ayuda informática, sólo con un molino de laminación manual. La pieza se presenta en caja de oro blanco de 43.5 mm. Una belleza mecánica con una esfera abierta con marcadores esmaltados combinados con una manecillas de gran silueta y acero azul.

Stephen Forsey y Robert Greubel han logrado construir un reloj únicamente con herramientas manuales –el 95%, según detalla en porcentaje-. Probablemente, no haya mayor experiencia de exclusividad en el sector actualmente que esta bella revolución suiza. Confianza total en la labor artesanal y búsqueda de la perfección son aliados extraordinarios de la alta relojería.

 

Artículo anterior

Declaración de amor al atelier suizo

Siguiente artículo

La nueva generación con toque deportivo

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share