Y llegó el esperado estreno de la primera boutique IWC en México

Diseño minimalista y elegante que recrea el universo de IWC con toques de mármol y muebles de madera en acabado macassar

IWC abre su primera boutique en Ciudad de México y se convierte en la única de Latinoamérica. La inauguración oficial se llevó a cabo el miércoles 6 de julio con un cocktail que recibió a amigos de la firma, coleccionistas y grandes apasionados de la alta relojería. La boutique IWC, en colaboración con Berger, se encuentra en el Palacio de Hierro de Polanco (Moliere 222).

Diseño minimalista y elegante que recrea el universo de IWC con toques de mármol y muebles de madera en acabado macassar. En la nueva boutique se exhiben todas las colecciones, distribuidas en vitrinas y ventanas con decoración ad hoc. Un movimiento a escala del célebre calendario perpetuo diseñado por Kurt Klaus luce con gran atractivo en una de las paredes.  

Ediciones especiales

Se trata de un nuevo espacio íntimo de 49 metros cuadrados con las últimas novedades de IWC. Un punto de encuentro para seguidores de la firma y amantes de los relojes que cuenta con área de bar y área privada para una atención personalizada y más cómoda. Un equipo de cuatro personas se encarga de la atención al cliente. Un proyecto de tres años que finalmente tiene lugar.

Protagonismo del nuevo Portugieser Calendario Perpetuo con esfera “racing green” en edición exclusiva para boutiques, o el Big Pilot con sus últimas variaciones en 43 mm y carátulas a color, así como piezas de la familia Portofino, sin olvidar el Aquatimer, o el interesante nuevo Mark XX con calibre de manufactura. Muy atractivo también el nuevo Pilot Chronograph en caja de bronce. Más variedad de piezas de mujer y surtido de correas de diversos colores con sistema EasX-CHANGE intercambiable para encontrar la combinación perfecta en la muñeca. Un viaje completo desde Schaffhausen a México.

Boutique IWC Schaffhausen by Berger en CDMX

Artículo anterior

“Somos afortunados: trabajamos en una marca que se distingue por el ingenio de su creador”

Siguiente artículo

Boutique IWC by Berger en México

Notas relacionadas
Leer más

El poder del imperio romano

Cuando la joyería y la alta relojería de Bulgari se encuentran. Octo Roma Emerald Grande Sonnerie proclama el cénit de la mecánica de la firma italiana.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share