La perfección como destino

Los Duométre nacieron con la precisión cronométrica como principio básico de su naturaleza. Ahora, dan un paso más al unir la función cronográfo con la fase lunar

El mecanismo Duometre de Jaeger-LeCoultre llegó por primera vez al mercado en 2007, convertido en  un cronógrafo preciso. Ahora, en esta edición de Watches and Wonders, el Duometre se incorpora en un reloj donde se combinan un cronógrafo con una complicación celeste.

El Duometre Chronograph Moon, impulsado por el nuevo Calibre 391, presenta un intrigante contraste entre la rapidez del cronógrafo, que puede cronometrar intervalos de 1/6 de segundo, y el ritmo pausado de la luna para completar su ciclo en 29.53 días, complementado por una indicación del día y la noche. Lo hace en dos diferentes versiones: en caja de platino y esfera color cobre o en caja de oro rosa con esfera plateada. 

Hay que recordar el funcionamiento del Duometre, un movimiento que cuenta con dos barriletes y dos trenes de engranajes independientes, uno para accionar el escape (medición del tiempo) y otro para alimentar las complicaciones, ambos integrados en un único calibre y unidos a un solo escape.

Por primera vez, fue posible garantizar que el isocronismo del movimiento (regularidad de “latido”) no se viera comprometido por el funcionamiento de la complicación. Aunque el Duometre se considera una revolución, el principio subyacente fue explorado por la manufactura más de 120 años antes. Lo hizo con el LeCoultre Calibre 19/20RMSMI, que contaba con dos barriletes y se incorporó a un reloj de bolsillo en 1881. 

Para esta nueva propuesta, en Jaeger-LeCoultre han dado vida al Calibre 391. Se trata de un cronógrafo monopulsador de cuerda manual con fases lunares y complicaciones de día/noche. También cuenta con dos indicadores de reserva de marcha y una indicación del seconde foudroyante (segundero volante). Cuando el mecanismo de cronógrafo se activa, la aguja foudroyante comienza a girar, realizando una rotación completa en un segundo durante el que late seis veces (1/6 segundo). Estéticamente impecable, además ofrece un avance técnico que permite  ensamblar más fácilmente algunas piezas del movimiento.

La esfera es elegante y de lectura intuitiva. Cuenta con el característico diseño con tres contadores y agujas finas que hace del Duometre una creación inconfundible. Además, tiene un guiño a la estética de las tradicionales esferas. Para rematar la composición, ambas propuestas lucen una correa de piel de aligátor y forro también de aligátor con pequeñas escamas.

Para realzar la simetría de la esfera, la indicación de las fases lunares está integrada en la subesfera de horas y minutos del cronógrafo, situada a las 3 h. Su fondo azul se equilibra visualmente con el de la indicación del día y la noche a la altura de las 9 horas.

El seconde foudroyante se refleja en subesfera emplazada a las 6 horas, flanqueada por las dos zonas caladas que revelan partes del mecanismo. Las dos reservas de marcha (50 horas por cada barrilete y tren de engranajes), se muestran en un puente en forma de arco a cada lado de la subesfera.

La nueva caja del Duometre luce cristal convexo y un bisel que ha sido elegantemente redondeado, en ese afán por alcanzar la perfección. La corona también se ha rediseñado para facilitar su uso.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Jaeger-LeCoultre Duometre Chronograph Moon

    
Movimiento:
   
Calibre 391, manual con sistema Dual-Wing, doble reserva de marcha, 50 horas en cada barrilete.
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos, cronógrafo con contador de 1/6 de segundo de 12 horas, 60 minutos y segundos centrales de cronógrafo, fases lunares, indicador de día y noche.
   
Caja:
   
42.5 mm, caja estilo savonette de oro rosa o platino, cepillada, pulida y micropulida, sumergible hasta 50 m, cronógrafo monopulsador a las 2 horas, fondo de zafiro
   
Carátula:
   
Opalina plateada para versión de oro rosa, opalina color cobre para versión platino. Tres subesferas: horas y minutos del cronógrafo a las 3 con indicaciones de fase lunar, horas y minutos con visualización de día y noche a las 9 en punto, indicador de seconde foudrayante que mide 1/6 de segundo a las 6 h, escala taquimétrica en la periferia, segundero central azulado del cronógrafo, segundero giratorio plateado o dorado, dos áreas caladas en la parte inferior de la esfera con dos indicadores de reserva de marcha.
   
Correa:
   
Aligátor.
   
Precio:
   
79,000 euros oro rosa y 97,000 euros platino
Tiempo de Relojes

Tiempo de Relojes, de Ediciones Tourbillon, es la plataforma de comunicación de referencia en alta relojería en español. Fundada por Carlos Alonso, Tiempo de Relojes nació como revista en 1996 y celebró su 25° aniversario en 2021.

Artículo anterior

La vuelta al mundo en ocho ciudades

Siguiente artículo

El clasicismo en clave moderna

Notas relacionadas
Leer más

Un pionero en altamar

En la próxima America’s Cup, el equipo Luna Rossa estrenará un Panerai de Ti-Ceramic, un material que requirió siete años de desarrollo.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share