fbpx

Jaquet Droz viaja al paraíso con Tropical Bird Repeater

«Algunos relojes cuentan el tiempo, algunos cuentan historias». Este lema es el eje rector de Jaquet Droz, compañía relojera que desde 1738, año en que su fundador (de mismo nombre) creara el primer taller de la casa, ha cautivado la atención de los amantes del tiempo por sus extraordinarias creaciones.

En sintonía con dicho linaje, Jaquet Droz lanzó en 2012 una serie de relojes autómatas excepcionales, los cuales contaron con la participación de los mejores maestros de Ateliers d’Art, quienes se encargaron de dotar de colorido y valor artesanal a los propios autómatas.

Así nace Tropical Bird Repeater. Se trata de una pieza de colores vivos, que presume esfera en color nácar alojada en una caja de oro rojo. Mientras tanto, el costado de los cuernos y la banda de la carrura llevan un grabado de animales, el cual fue realizado a mano por los artesanos de la marca.

Dentro de la misma carátula lleva una cascada que genera un ambiente sereno para la fauna y flora que también se alojan allí. La caída de agua en este jardín es constante, al tiempo que en el centro, un colibrí esculpido y grabado a mano se desplaza de manera real hacia un arbusto con aves del paraíso en color naranja luminoso.

La animación de los autómatas contenidos en este reloj es única, pues el colibrí aletea cuarenta veces por segundo, con un realismo extraordinario. Mientras tanto, a la derecha, un pavo real de plumaje azul intenso despliega y repliega realmente su cola, a la vez que a las 3 h un tucán surge de entre las hojas de la palmera. A las 9 h, el vuelo de tres elegantes libélulas otorga magia, tanto diurna como nocturna, pues sus minúsculas alas están recubiertas con SuperLuminova.

Además de estas animaciones, que pueden generar hasta 4 escenarios diferentes, el guardatiempo posee la complicación de repetición de minutos, la cual permite que suenen las horas, los cuartos de hora y los minutos a pedido, gracias a la vibración de los timbres estilo catedral que producen los martillos dentro de la caja. Este mecanismo complejo es activado por un pulsador.

El Tropical Bird Repeater, limitado a 8 ejemplares, cuenta con movimiento manual, calibre RMA89, indicaciones de horas y minutos descentrados, caja oro rojo de 18 quilates con número de serie grabado al reverso, correa de piel aligator verde oscuro hecha a mano y hebilla desplegable prestige también oro rojo de 18 quilates.

No Comments Yet

Comments are closed