La asimetría perfecta del Audemars Piguet (RE)Master02

Audemars Piguet presenta el (RE)Master02, la reinterpretación actualizada de un increíble reloj asimétrico creado en 1960.

Un ejercicio maravilloso de estilo y de memoria histórica. Una “obra de arte y de ciencia”, como lo define Ilaria Resta, CEO de Audemars Piguet. Una remasterización, hecha en el nuevo oro arena de la marca, que sublima las características de la preciosa pieza original. Un homenaje al renacido brutalismo. Todo esto y más es el nuevo (RE)Master02 Selfwinding, que rinde tributo a un reloj asimétrico creado por Audemars Piguet en 1960. La marca invitó a Tiempo de Relojes a conocerlo en el mejor escenario posible para presentar una creación de este tipo: su Musée Atelier ubicado a espaldas de la casa histórica de la familia Audemars en Le Brassus.

“El museo es un gran ejemplo de inspiración. Vemos tantas formas, tantos tamaños, acabados y materiales que necesitan ser revisados y relanzados para que le rindamos homenaje a nuestros ancestros y les agradezcamos el haber logrado que nuestra casa sea tan exitosa durante 150 años, que cumpliremos en 2025”, dijo Ilaria Resta durante el evento.

Audemars Piguet ReMaster02 5
El nuevo Audemars Piguet (RE)Master02 frente al lago Léman.

El (RE)Master02 es una verdadera remasterización de una pieza vintage. Es más grande e incluso más anguloso que el modelo original, la caja es de una nueva aleación, la esfera está estructurada de una manera más compleja y cuenta con un movimiento ultradelgado y automático. Incluso el cristal de zafiro es algo especial”, explicó Sébastian Vivas, director de Patrimonio y del Museo Audemars Piguet.

El primer modelo de esta colección, (RE)Master01, se lanzó en 2020 para celebrar la apertura del Musée Atelier Audemars Piguet. Fue una reinterpretación de un cronógrafo de 1943.

Iluminar la historia

El reloj que inspiró el (RE)Master02 Selfwinding reposa con modestia en una de las vitrinas del Musée Atelier, que reúne más de 300 piezas dentro de su espectacular estructura con techo de acero y paredes de cristal. Es el modelo 5159BA del que Audemars Piguet fabricó solo siete ejemplares en 1960, cuando sus relojes aún no tenían nombres propios y su producción era así de limitada. Por supuesto, era la época preRoyal Oak, aunque el 5159BA y muchas otras creaciones de esos años ya mostraban la inquietud estilística que, en 1972, llevaría a la Manufactura de Le Brassus a poner la relojería de cabeza con el diseño de Gérald Genta.

Audemars Piguet ReMaster02 14
El modelo 5159BA de 1960. Audemars Piguet solo fabricó siete piezas.

Entre 1959 y 1962, Audemars Piguet hizo más de 30 modelos asimétricos“, dijo Sébastian Vivas. “En total, la producción de esos relojes fue de menos de 100 piezas, así que eran más que raros. Y escogimos uno de ellos porque queríamos iluminar esa parte de nuestra historia, rendirle tributo a toda esa creatividad de diseño con el (Re)Master02. Sin duda, la referencia 5159BA se inspira en la arquitectura brutalista”.

Vivas opina que el modelo 5159BA “preparó el terreno para el Royal Oak con las facetas, la combinación de decoraciones, el diseño tan radical. Y en el Royal Oak se añadió el uso del acero, que le dio un nuevo estatus a ese material, pero ambos relojes son parte de la misma historia”.

Audemars Piguet ReMaster02 1
La réplica del modelo 5159BA que conocimos en nuestra visita a Le Brassus.

“Tras la Segunda Guerra Mundial, la gente quería deshacerse del pasado, quería algo más, algo nuevo. Ya no era el periodo art déco, sino una transición. En los años 50 la relojería empezó a jugar con las formas geométricas. En los 60, el siguiente paso fue desafiar la simetría para ir más allá”, afirmó Raphaël Balestra, del equipo de patrimonio de Audemars Piguet.

La utopía en un reloj

Durante la visita a Le Brassus, tuve la oportunidad de tener en mis manos una réplica del modelo 5159BA. Su caja de 27.5 mm de diámetro en oro amarillo se asienta suavemente sobre la muñeca. Es un reloj totalmente sesentero en el mejor sentido del término: utopista, disruptor, futurista, una pequeña nave espacial de la que en cualquier momento podrían descender marcianos diminutos, quizás también de oro amarillo.

Audemars Piguet ReMaster02 2
El modelo 5159BA y su ajuste perfecto a la muñeca.

La caja, de bordes anchos, se alarga hacia el lado derecho, como si el desconocido diseñador nos hubiese querido decir que el rectángulo, el cuadrado y el círculo ya no son suficientes para contener no solo la relojería, sino el mundo en el que vivía. La esfera es discreta, con 12 líneas delgadas que irradian desde el centro, con el encanto de tres de esas líneas que se alargan junto con la caja.

Audemars Piguet ReMaster02 6
El modelo 5159BA de 1960.

“Cuando quisimos hacer un (Re)Master, surgió la pregunta de cuál elegir entre todos esos relojes de los años 60. Y nos decidimos por esta pieza con una caja afilada y, en cierto sentido, brutalista, pero con una decoración pulida y satinada, los acabados que siempre aplicamos al oro”, dijo Balestra, “Las asas están en un lado de la caja y la esfera se extiende en el otro para aumentar la asimetría del reloj. El cristal está facetado para ajustarse a la caja. En ese tiempo no era tan difícil hacer un cristal con esa forma porque era cristal mineral. Pero hoy en día, si quieres un cristal de zafiro así, es un reto diferente”.

Una pieza actual

El (RE)Master02 Selfwinding, limitado a 250 piezas, también pasa por mis manos. Aunque es un tributo al 5159BA, su diseño se siente actual, una cualidad inherente a los grandes relojes del pasado. Su caja es sustancialmente más grande, pues mide 41 mm, y está hecha en el oro arena de Audemars Piguet. Esta aleación de oro con cobre y paladio logra un acabado cálido y es resistente a la decoloración y al envejecimiento de color amarillo que puede adquirir el oro con el paso del tiempo. Además, sus matices varían entre el oro blanco y el oro rosa en función de la luz y del movimiento de la muñeca. Incluso puede parecerse al concreto tan identificado con la arquitectura brutalista.

Audemars Piguet ReMaster02 3
Audemars Piguet (RE)Master02.

La caja asimétrica tiene múltiples facetas, pero se acomoda perfectamente en la muñeca. La forma rectangular se acentúa con esquinas afiladas y se prolonga con asas integradas. Asimismo, sigue la inclinación del cristal de zafiro situado a las 3 horas. La superficie se ha cepillado por completo con un acabado satinado para conseguir un aspecto mate y “crudo”, que contrasta con los contornos pulidos de la esfera. El acabado satinado del oro arena requirió habilidad y destreza para garantizar que los bordes geométricos y las esquinas de la caja conservaran su nitidez.

Un nuevo calibre

El (RE)Master02 está equipado con el Calibre 7129 extraplano automático, una evolución del calibre 2121 que la marca presentó en 1967 y que fue el más delgado del mundo durante 40 años. El Calibre 7129 se basa en el Calibre 7121 que se introdujo para el aniversario 50 del Royal Oak en 2022. Aunque aumentaron el diámetro y el grosor de la caja, se conservaron las proporciones del reloj original de 1960.

Audemars Piguet ReMaster02 11
El nuevo Calibre 7129 extraplano automático.

El nuevo movimiento de solo 2.8 mm de grosor tiene su cuota de innovación. Produce más energía gracias a su nueva construcción y a su barrilete más grande, lo que le permite alcanzar una mayor precisión durante un periodo de tiempo más largo. La masa oscilante, hecha en oro de 22 quilates y montada sobre rodamientos de bolas, está equipada con dos inversores para garantizar un remontaje bidireccional. Además, se han insertado bloques de inercia en el grosor del volante para evitar que la fricción aerodinámica lo ralentice.

Lo que hay en una esfera

Separada de la caja y aún sin refinar, la esfera del [RE]Master02 me recuerda al Halcón Milenario, la famosa nave de Han Solo y Chewbacca en las películas de Star Wars. Ya totalmente terminada y montada, esta esfera recibe el nombre de “Bleu Nuit, Nuage 50” por su color obtenido mediante deposición física de vapor (PVD). Está formada por 12 triángulos de diferentes tamaños, separados por tabiques galvanizados color oro arena que se unen en el centro.

Audemars Piguet ReMaster02 4
La esfera sin terminar del (RE)Master02.

A cada triángulo de latón mecanizado individualmente se le da un acabado satinado lineal antes de colocarlo sobre una placa de latón con minúsculas patas. Una vez ensambladas meticulosamente por artesanos expertos, todas las piezas crean un efecto visual que juega con la luz y da vida a la esfera. Las agujas de las horas y los minutos son de oro de arena de 18 quilates, al igual que la firma “Audemars Piguet” a las 3 horas, obtenida por crecimiento galvánico.

Audemars Piguet ReMaster02 9
Por su color, la esfera recibe el nombre “Bleu Nuit, Nuage 50”.

Uno de los grandes desafíos del [RE]Master02 fue el cristal de zafiro, que tiene un bisel de 15.8° para un mayor impacto visual. El bloque de zafiro se somete a cuatro pasos de maquinado. Llegar al resultado final toma dos días. La principal limitación es que no se utiliza pegamento para colocar el cristal, así es que la precisión debe ser extrema.

Audemars Piguet ReMaster02 8
La caja del Audemars Piguet (RE)Master02 está hecha en el nuevo oro arena.

Hay que tomar en cuenta que existe una junta que sostiene el cristal y garantiza la hermeticidad de 20 metros del reloj. “Nos tomó dos años encontrar el conjunto correcto de parámetros entre el cristal, la junta y la caja para lograr el cristal de zafiro del (RE)Master02. Parecía muy sencillo al principio, pero fue mucho más complicado de lo que pensábamos”, dijo Lucas Raggi, director de Investigación y Desarrollo de Audemars Piguet.

Esa es la belleza de Audemars Piguet: hacemos que lo complejo refleje una simplicidad asombrosa“, resumió la CEO Ilaria Resta.

Manuel Martinez

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de Relojes estoy como en casa.

Artículo anterior

Patek Philippe presenta su Golden Ellipse más esperado

Siguiente artículo

IWC saca los colores al Portugieser Calendario Perpetuo 44

Notas relacionadas
Leer más

Gerald Charles, impulso hacia el futuro

Gerald Charles llega a SIAR Summer Experience. Sus líneas Masterlink y Maestro en vivo en el salón relojero que se celebra en Ciudad de México.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share