fbpx

Manufacture Royale, relojes de sangre azul

¿Quién ha sido el relojero más famoso del mundo? Muchos aficionados no dudarán en nombrar a Abraham-Louis Breguet, pero pocas personas fuera de la relojería sabrán de quién hablamos. Todo cambia si citamos a Voltaire: además de ser uno de los más importantes filósofos, siempre soñó con tener gran éxito en los negocios. Uno de ellos fue crear la compañía relojera Manufacture Royale en 1770 en la localidad francesa de Ferney, muy cerca de la frontera con Suiza. Aquel proyecto se malogró con la muerte del pensador años más tarde y hubiera caído en el olvido de no ser por el empeño de unos emprendedores en recuperarlo 240 años más tarde.

A los mandos de la firma hoy en día se encuentra la familia Gouten, un apellido bien conocido dentro del sector relojero suizo. “Sí, la verdad es que parecemos una dinastía”, nos contesta Alexis Gouten, socio cofundador de la renacida marca. “Mi padre trabajó durante años en Cartier y llegó a ser CEO de Breguet. Mi tío tuvo una productiva carrera también en Cartier y Piaget. Incluso nuestro abuelo llegó a trabajar para Cartier en Francia.

Alexis Gouten, cofundador de Manufacture Royale

La familia Gouten se incorporó en 2013 y desde el principio supo reconocer el gancho del nombre de la firma. “Nos gusta pensar que compartimos el espíritu rebelde y combativo de Voltaire”, comenta Alexis. Este espíritu ya estuvo presente desde el primer lanzamiento de la marca, el impactante Opera (2010), diseñado por Charles Grosbety y del cual Gouten confiesa que “aún siente un pálpito especial cada vez que se lo pone en la muñeca”.

Uno de los calibres que laten en el modelo ADN.

En estos 10 años han lanzado siete modelos, con nada menos que 11 calibres diferentes, lo que no está nada mal para una firma independiente de su tamaño. Porque Manufacture Royale es pequeña, bastante pequeña comparada con otras casas relojeras. Su producción anual ronda el centenar de piezas, lo que unido a la diversidad de referencias existentes hace que cada modelo salga en tiradas muy limitadas. “Es algo que hemos buscado a propósito”, añade el Alexis Gouten. “Es el único modo de garantizar una exclusividad real. “Una tirada tan limitada nos aporta además grandes ventajas, como la oportunidad de interactuar con nuestros clientes y el garantizarles que sí tienen un producto único. Por otra parte, hacer tiradas tan pequeñas nos obliga a reinventarnos continuamente, ser siempre creativos”.

David Gouten, actual CEO de Manufacture Royale

La otra gran característica de Manufacture Royale es su personalísima y audaz huella técnica. Todos los modelos destacan por la construcción tridimensional de las carátulas y la apertura a unos mecanismos en constante movimiento. “Así parece que todos los relojes están vivos”. Un buen ejemplo de esta estrategia es el Micromegas, que incorpora dos tourbillones que se mueven con diferente frecuencia. “Es un buen ejemplo de lo que pretendemos hacer aquí. Si buscas una explicación al lanzamiento del Micromegas sería ‘y por qué no’. Hacerlo fue un reto técnico considerable, nadie lo había hecho antes y estéticamente es espectacular”. Para fabricarlo contaron con la colaboración de Jérôme Marcu, responsable de Techno Watch Partners, colaborador de Manufacture Royale. Es el mismo sistema que se ha seguido con el resto de las creaciones.

Jérôme Marcu, responsable de Techno Watch Partners

A pesar de su nombre, no estamos ante una manufactura al uso. El núcleo de Manufacture Royale lo componen cinco personas. “Somos muy transparentes con nuestro modo de trabajar. El equipo de la firma plantea el proyecto y después nos encargamos de encontrar a las personas y firmas adecuadas para desarrollarlo”. Esto no quita para que la gran mayoría de los movimientos empleados por Manufacture Royale sean de su exclusividad. Un caso diferente es el mecanismo de repetición de minutos, el cual fue desarrollado por La Fabrique du Temps mediante la colaboración de Manufacture Royale, Louis Vuitton y Speake-Marin. “Fuimos la única firma a la que se le autorizó el suministro de movimientos de La Fabrique du Temps, aunque nos hemos encargado de su ensamblaje”.

Micromegas Titane Duck Blue sale del servicio Bespoke de la marca.

Hay un último elemento que avala el carácter especial de Manufacture Royale: Bespoke, su departamento de creaciones personalizadas. Cada reloj de la firma puede ser diseñado a gusto del cliente. “Bespoke es la clave de nuestra creatividad y un pilar del negocio”, asegura Gouten. “Es el que mejor aporta lo que buscamos con la marca: imaginación y exclusividad. Nos encanta que los clientes vengan con sus ideas y deseos. Llevará un poco más de tiempo realizarlos, pero es increíble la oportunidad de interactuar de esta manera. Además, Bespoke es fruto de la personalidad de cada cliente, así que el vínculo es mucho más estrecho”.

ADN Steel Bronze, otro de los modelos icónicos de la casa.

Algunos de estos clientes están presentes en México, uno de los mercados más importantes para la marca en estos momentos. “Con las pocas piezas que fabricamos no sé si sería mejor hablar de amigos antes que de mercados”, aclara Gouten, que participa cada año en  el SIAR (Salón Internacional Alta Relojería México). “Tenemos la suerte de contar con Raconli, un socio muy poderoso y bien conectado. Todos lo años me sorprendo de la mente tan abierta que tienen los clientes mexicanos a la hora de proponer diseños arriesgados. Estoy seguro de que la relación con México irá a más en el futuro”.

No Comments Yet

Comments are closed