chronoswiss
Philipp Man, fundador de Chronext

Philipp Man da la cara por sus relojes

El cofundador y consejero delegado de Chronext se ha convertido en el principal portavoz de esta firma dedicada a los relojes de segunda mano. Para ello cuenta con su activa cuenta de Instagram.

Un atractivo joven de peinado perfecto y sonrisa interminable explica en un vídeo las bondades del reloj que tiene entre sus manos. Contado así, parece la típica imagen de teletienda de medianoche. Nada más lejos de la realidad. No estamos en un plató televisivo, sino en Instagram, y el joven que nos muestra el reloj (un flamante Patek Philippe Pilot) es una de las caras más reconocibles del boom de los relojes de segunda mano. Hablamos de Philipp Man, consejero delegado y fundador de Chronext

Man es un ejemplo clásico del binomio afición y negocio. “Claro que me gustan los relojes”, nos comenta al comienzo de la entrevista este nieto de orfebre. Su primer reloj de lujo fue un Admiral’s Cup de Corum a la tierna edad de catorce años. La idea de Chronext surgirá pocos años más tarde, en la cocina de un pequeño apartamento de Londres que compartía con Ludwig Wurlitzer. Los dos amigos buscan ideas para emprender su propio negocio y finalmente apuestan por los relojes, su pasión compartida. La idea toma forma en 2013 con la creación de Chronext, que en estos ocho años ha logrado convertirse en uno de los grandes actores del sector con más de cien mil clientes a sus espaldas, un portafolio de más de 7,000 relojes, 79 marcas diferentes, todos ellos disponibles a través de su plataforma y sin listas de espera.

Su servicio técnico es el más grande de la UE
El servicio técnico de Chronext en Colonia (Alemania), considerado por Philipp Man el más grande de su categoría dentro de la Unión Europea.

Man insiste en recordarnos que Chronext es “mucho más que una página online de venta de relojes”. Los datos están ahí: la empresa cuenta con las sedes centrales de Zug (Suiza) y Colonia (Alemania), además de sucursales en otras diez ciudades. Dispone además de un servicio técnico en la ciudad alemana, considerado por Man como “el más grande de toda la Unión Europea”. En total, Chronext tiene 150 empleados repartidos por todo el mundo. Este capital humano es uno de los temas recurrentes en la cuenta de Instagram del Philipp Man. 

Un sector con fuerte crecimiento

Sin embargo, es Internet el factor que ha cambiado de manera impecable el negocio de los relojes de segunda mano. Como decíamos antes, hablamos de una afición, pero también un negocio. Y nos lo recuerda Man: “ahora mismo el segmento de segunda mano es el que más está creciendo en el mercado de los relojes de lujo. Sus grandes ventajas es que los relojes están disponibles de inmediato, son piezas que tienen ya una historia detrás y, no menos importante, a menudo tienen unos precios muy interesantes. Aún tienen un tremendo potencial de desarrollo. No me extrañaría que en el futuro los relojes de segunda mano con certificación acaben siendo un negocio más grande que el de los modelos nuevos”.

Ya se acabaron los miedos de comprar por internet, algo que Chronext ha conseguido con una estrategia híbrida phygital. Al cliente se le ofrece la opción de reservar el reloj por la web y pedir que se lo lleven a alguna de las oficinas de la compañía para observarlo en persona. Si le gusta, lo paga. “Al final se trata de una cuestión de confianza y de ofrecer la mejor experiencia de compra”. Y romper con los prejuicios: “el reloj más caro que se ha vendido en la historia de Chronext fue un Patek Philippe en 2014 por 540,000 euros, apenas un año después de la fundación de la empresa. Aquella experiencia nos demostró que cualquier reloj se podía vender en la red”. 

Cuando hay que dar la cara por la empresa
Philipp Man considera clave mantener una actitud relajada y cercana para conectar con las nuevas generaciones de coleccionistas.

Al igual que tantas empresas surgidas de reciente creación, Chronext da una enorme importancia a las redes sociales. “Son muy importantes para mantener un contacto con la comunidad y hacer visibles a los coleccionistas”, nos aclara Philipp Man. Según el fundador de Chronext, la comunicación es básica, y tiene que ser en las dos direcciones. “Muchas cuentas comparten nuestro contenido. Para los clientes jóvenes, a menudo es el primer paso para entrar en contacto con nosotros. Es muy importante que este primer contacto no sea estéril ni superfluo”

Cada cuenta de Instagram tiene su cometido

Quizás sea esta importancia del primer contacto lo que llevó a los creadores de Instagram a tomarse con calma el lanzamiento de su cuenta de Instagram (salió un año después de su fundación) hasta dar con el enfoque ameno e interactivo que buscaban. Nada queda al azar cuando Chronext publica una entrada en Instagram, y este control de la información incluye una de las características más curiosas de la estrategia de redes sociales de la compañía de Zug. 

Con cerca de mil publicaciones, la cuenta de Instagram de Chronext suma hasta la fecha cerca de 86,600 seguidores. No está nada mal para una casa especializada en relojes de segunda mano. Curiosamente, la cuenta personal de Philipp Man alcanza la nada despreciable cifra de 70,600 seguidores. ¿A qué se debe esta dualidad? 

Imágenes no tan perfecto, pero sí más realistas
Frente al perfeccionismo profesional de la cuenta de Chronext, Philipp Man opta en su Instagram por unas imágenes más naturales de los relojes que ofrecen a sus clientes.

“Cuando abrimos nuestra cuenta de Instagram nos dimos cuenta de que había ciertos aspectos de la comunicación que no podíamos cubrir con ella”, nos explica el fundador de Chronext. La solución fue que Philipp se convirtiera en la cara visible de la empresa y abarcar de este modo las posibilidades de comunicación. “Me gusta mucho intercambiar opiniones con la comunidad, solicitar fotos de relojes en las muñecas o comentarios sobre un nuevo reloj que enseño. Cada post de estos recibe cientos de comentarios. A los seguidores les gusta mantener una conversación relajada de tú a tú. Tengo una libertad imposible de imaginar en la oficial de Chronext”.

De este modo, tenemos una cara más ‘seria’ donde aparecen los relojes nuevos que entran en el catálogo, con imágenes de fotógrafos profesionales, y la personal de Philipp Man. Aquí encontramos relojes, por supuesto, pero también muchas historias protagonizadas por el propio emprendedor, fotos del backstage de la compañía y los inevitables memes humorísticos que tanto éxito tienen en la comunidad relojera. “Para que una cuenta triunfe es básico que se perciba auténtica, interesante y fácil de interactuar. Incluso aquí pierde importancia la calidad de las fotografías si a cambio conseguimos transmitir una faceta más auténtica de los relojes”. 

El humor siempre está presente en la cuenta de Man
El humor es un componente que no falta en la cuenta de Instagram de Philipp Man.

Y los resultados avalan la estrategia de Chronext. Solo a través de Instagram, la compañía fue capaz de elaborar el año pasado el calendario de adviento posiblemente “más caro del mundo”: 24 relojes cuidadosamente seleccionados por sus características, cuya venta conjunta supuso para la compañía unos ingresos de 1.25 millones de euros. 

Artículo anterior

Transparente cielo azul

Siguiente artículo

La gran rodada peninsular

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. Un 26 de junio el maestro registró la patente. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

El sorprendente lado fashionista de Panerai

Panerai y Prada tienen diversos puntos de conexión como su origen italiano, el equipo Luna Rossa y ahora también esta unión de relojes y moda en la Ciudad de México.
Leer más

Baselworld resucita

La feria relojera intenta convertirse en Ave Fénix. Anuncia cita presencial del 31 al 5 de abril de 2022, los mismos días que Watches & Wonders

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share