Risas, calaveras y autómatas: la nueva fórmula de Bell & Ross

La aparición de los relojes mecánicos, ocurrida alrededor del siglo XIV en Europa, trajo consigo uno de los principales motores de la industria, aunque hoy poco valorado: la animación por autómatas. Este tipo de decorado consiste en pequeñas esculturas o figuras que cobran vida junto al mecanismo del reloj. Su desarrollo a lo largo del tiempo ayudó a los artesanos a encontrar otro tipo de innovaciones técnicas, sin las cuales hoy no existirían miles de piezas como las conocemos.

Laughing Skull

Como un tributo a esta tradición, Bell & Ross presenta el modelo Laughing Skull perteneciente a su icónica línea BR 01 Skull, la cual está a punto de cumplir una década (en 2009 apareció el primer reloj “calavera”, que con el paso de los años, ha ganado en sentido estético y complejidad mecánica).

Laughing Skull Light Diamond

Ahora, la casa ha dotado al Skull con un movimiento autómata: la calavera que adorna la esfera mueve su mandíbula con ánimo sarcástico cuando se da cuerda al reloj: una risa que divierte y sorprende.

El reverso del nuevo modelo Skull

Para lograr este movimiento, la marca desarrolló el calibre BR-CAL.206, 100% de manufactura propia, y cuyo contorno repite la forma de la calavera para adaptarse a la forma del autómata ubicado en la carátula. Así conforman un sólo contorno que flota al centro del reloj.

Laughing Skull Full Diamond

La caja, de forma cuadrangular, está fabricada con acero pulido y decoración chorro de arena. Sus 46 mm de diámetro magnifican tanto la figura del cráneo como el acabado “Clous de París”, tipo de artesanía que requiere un mecanizado específico.

El calibre BR-CAL.206, 100% de manufactura propia.

La pieza puede ser encontrada en tres versiones, cada una limitada a 500 ejemplares: Laughing Skull, Laughing Skull Light Diamond (bisel con 104 diamantes) y Laughing Skull Full Diamond (394 diamantes en bisel y caja).

 

Artículo anterior

Patek en mood sneaker

Siguiente artículo

Medio siglo del amanecer del hombre

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share