El tourbillon sport de Corum

En los tiempos de incertidumbre se descubre lo mejor que cada uno puede dar de sí. Corum decidió no participar este año en Baselworld y, más allá de sus razones, su ausencia le obligó a realizar un esfuerzo mayor para dar a conocer sus novedades fuera del foco de la gran cita mundial de la relojería.

Lo consiguió una noche de abril con una espectacular gala de presentación en un hotel de Pekín —un guiño al origen de sus actuales propietarios— donde la estrella fue el Admiral AC One 45 Openwork Tourbillon. El modelo supone una evolución del instinto de progreso demostrado por Corum en los últimos años.

Lanzada en 2013, AC One fue una puesta al día de Admiral, una línea deportiva nacida en 1960 y caracterizada por la forma dodecagonal de su bisel y los gallardetes marinos decorativos de los índices horarios de la carátula.

Era una transformación acorde al cambio de gustos de la clientela que daba mayor importancia al bisel, redondeaba las formas de la caja y optaba por una presentación más discreta de la carátula al eliminar el elemento cromático de los gallardetes. Desde entonces ha sido una referencia el catálogo de Corum y no es extraño que le hayan elegido para potenciar su oferta futura.

 

Es interesante comprobar cómo el planteamiento del Admiral AC One 45 Openwork se ha diversificado en dos propuestas con el deseo de abarcar un segmento más amplio de clientela. En la versión automática están implícitas todas las características del nuevo modelo, aunque es en el tourbillon donde estas brillan en plenitud.

La caja es rotunda, con un diámetro de 45 mm y un grosor de 14.30 mm. Impone en la muñeca, ya sea en la versión de titanio de grado 5, el material más habitual en el Admiral AC One desde su creación, o en la de oro rosa con bisel de titanio PVD negro.Pero es en la carátula, o más bien en la ausencia de ella, donde se concentran las miradas.

Una disposición arquitectónica del movimiento es la imagen que nos ofrece desde su frontal, con una estructura en forma de cruz compuesta por cuatro formas redondas fijadas al mecanismo mediante puentes en acabado satinado. Los gallardetes marinos monocromáticos parecen salir del realce exterior con la intención de atrapar el movimiento en un magistral ejercicio estético.

El diseño también luce en la correa, diferente a la de la versión automática. Mientras la de esta última es de caucho, el modelo Tourbillon equipa una realizada en caucho y tejido sintético que cubre la totalidad del espacio de la caja para mejorar la ergonomía de la pieza y darle un aire más rotundo y deportivo. El resultado salta a la vista.

 

Características

Caja 45 mm de Titanio.

Hermeticidad 100 metros.

Reserva de marcha 42 horas.

Calibre CO 298 automático.

 

Artículo anterior

El cronógrafo que hizo envidiable a Chopard

Siguiente artículo

“La percepción de Tudor está subiendo”

Notas relacionadas
Leer más

Chopard pone música al Día de Muertos

La manufactura Chopard recupera su premiado calibre de repetición de minutos en el espectacular L.U.C Full Strike Día de los Muertos. Solo se realizará una sola pieza de este reloj para todo el mundo.
Leer más

México en el corazón y en la muñeca

Una carátula de obsidiana procedente de México distingue a la edición especial que la firma acaba de presentar de su Montblanc 1858 Split Second Chronograph Edición Limitada 100.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share