Urban Jürgensen: Alfred o el factor humano

Pequeño taller localizado en Bienne, Urban Jürgensen recibe su nombre de una legendaria saga de relojeros daneses radicados en Suiza, que en su máximo esplendor llegaron a competir con gigantes como Abraham-Louis Breguet o Ferdinand Berthoud.

El nombre fue recuperado en 1979 por Peter Baumberger para experimentar con su visión de la Alta Relojería. El deseo de Baumberger tuvo su expresión más elevada en el desarrollo del primer mecanismo con escape de detente usado en un reloj de pulsera.

Hoy en día, ya en manos de inversores daneses, esta exclusividad técnica sigue siendo la que mayor reconocimiento da a la firma, aunque Urban Jürgensen tiene más que enseñar al aficionado relojero. Así lo demuestra con Alfred, su lanzamiento más reciente y una de las piezas más interesantes de cuantas han salido de sus instalaciones.

Lo es por estética, que rompe con el tradicionalismo que caracteriza a referencias anteriores. En este caso el guilloché y los números romanos han sido sustituidos por una elegante y sencilla esfera de números árabes más acorde con los gustos de las generaciones más jóvenes.

Nada le sobre y nada le falta a Alfred, con una medida estándar de 42 milímetros de diámetro, información limitada a la indicación de horas, minutos y segundos, y un hermoso movimiento de carga manual creado en colaboración con la casa Chronode. Este calibre destaca por soluciones estéticas tan bellas como el gran puente del volante calado y de doble punto de anclaje.

Pero Alfred también llama la atención —y esto es algo común a todo el catálogo de Urban Jürgensen— por el alto grado de trabajo artesanal llevado a cabo en su realización.

La carátula se ha fabricado con la técnica grenage, propia del siglo XIX y hoy casi desaparecida, que da a la superficie un característico relieve sólo posible de conseguir con el trabajo a mano. El mismo nivel de elaboración presumen las agujas, cortadas, pulidas y horneadas para lograr el pavonado deseado, según los procesos de fabricación centenarios.

El grado de implicación personal se traslada a la comercialización del reloj. Alfred sólo está disponible por compra directa a la marca a un precio de 14,300 euros más impuestos. Su adquisición incluye una invitación a las instalaciones de la firma en Bienne para que el comprador conozca de manera pormenorizada la filosofía de la casa y cómo ha sido fabricado su nuevo guardatiempo.

Artículo anterior

El lado filantrópico de Bovet

Siguiente artículo

La nueva luna de Frederique Constant

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes
Leer más

El toque excéntrico de Speake-marin

El twist extravagante de Speake-Marin llega al SIAR Summer Experience. Una dual time con un toque de menta y negro fuera de lo común.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share