Classic with a Twist: cómo seguir de moda 100 años después

El famoso reloj American 1921 de Vacheron Constantin demuestra que, para un buen diseño, 100 años no son nada.

Conflictos globales, crisis económica y una pandemia. Lo mismo hoy que hace 100 años… Y, si es verdad que la historia se repite, entonces debemos prepararnos porque, superada la época aciaga, la euforia y el desenfreno vienen por nosotros. Cuando menos así pasó cuando Vacheron Constantin creó el Historiques American 1921 (más conocido como “American 1921”). Había terminado la Primera Guerra Mundial, la gripe española que cobró 50 millones de vidas por fin se diluyó y de la reactivación económica surgió la esperanza. El escritor Francis Scott Fitzgerald, autor de El gran Gatsby —la novela más recurrida cuando se habla de “los locos años 20”—, opinaba que en esa década “las fiestas eran más largas, los ritmos más rápidos, los shows más largos, los edificios más altos, la moral más relajada y el alcohol más barato”.

Permeado por ese espíritu de extravagancia y vanguardia, el American 1921 hizo su aparición como una pieza hecha especialmente para el mercado estadounidense. En 1919 Vacheron Constantin ya había hecho pruebas de este peculiar reloj que se distingue por su caja tipo cojín con indicación diagonal, pero fue en 1921 —cuando se realizó la primera serie especial para Estados Unidos— que sus códigos estéticos quedaron definidos al 100 por cierto. Elegante, pero irreverente, su diseño respondió de manera perfecta al zeitgeist y se convirtió en un acompañante ideal para los amantes de los autos quienes, gracias a la lectura diagonal, podían leer la hora con facilidad.

100 años han pasado y el American 1921 de Vacheron Constantin sigue siendo cool

Imaginemos cómo era llevar este reloj hace 100 años. Imposible no recurrir a las imágenes que Fitzgerald clavó en el pensamiento colectivo. Un descapotable pasa entre edificios art déco. El viento en el rostro, los guantes de cuero, las plumas, los sombreros y hasta podemos escuchar un poco de jazz. El American 1921 de Vacheron Constantin fue oportuno y arriesgado. Y esa segunda característica es la que le ha permitido sobrevivir a un siglo de ir y venir de modas y moods, sin que su estado de frescura sea alterado. Para comprobarlo, fuimos a San Francisco, más específicamente a Cavallo Point, un hotel de lujo parte de Preferred Hotels & Resorts que, hace 100 años, era una base militar llamada Fort Baker.

Un siglo permitió que las instalaciones de aquel lugar hoy sean suites con vistas privilegiadas al Golden Gate. Las construcciones históricas se combinan con otras de diseño contemporáneo en medio de un paraje quieto dentro del Área Recreativa Nacional Golden Gate. Cerca de Sausalito, el hotel provee de bicicletas y autos eléctricos a sus huéspedes para que puedan explorar los alrededores. Así que para ver al American 1921 en su elemento, invitamos al artista urbano Virgil Warren a ponerlo a prueba a bordo de un Lexus.

Arte, cultura pop y vanguardia

Virgil Warren tiene 20 años y cada vez más reconocimiento en los círculos del arte urbano del San Francisco. Utiliza el dibujo y el grafitti como medios, inspirándose en la cultura pop. “Tomo elementos de los cómics, la música, la televisión y, de algún modo, del reciclaje del pasado, de algunas cosas que son o que fueron importantes para mí. Las combino como en un dibujo que hice de Ice Cube junto a Nixon y Ronald Reagan. Eso, para mí, representa un statement de cómo pienso”.

Icecube, dibujo inspirado en la canción “AmeriKKKa’s Most Wanted” del rapero Ice Cube.

Descubrió su pasión por el arte desde que era niño y lleva años en la práctica, pero la cuarentena fue especialmente prolífica para él. Comenzó a trabajar para músicos, firmas de discos y a realizar obras comisionadas. Al mismo tiempo aumentó su producción de trabajos personales y los llevó a prendas que vende en bazares de moda y arte o en Instagram (pese a no ser un fanático de las redes sociales). Además, hace diseños para la marca de ropa californiana Homme + Femme.

Portada de un cómic sobre el Black Panther Party realizado por Virgil Warren. El BPP fue una organización política creada por estudiantes universitarios de Oakland para defender los derechos de los ciudadanos negros. Se disolvió a inicios de los años 80.

«El arte es mi única forma de entender el mundo»

—Virgil Warren
La moda estadounidense actual convive a la perfección con este reloj diseñado hace 100 años. Hoy, unos jeans, una hoodie y unos Converse suman al American 1921.
Lo sabemos: la moda pasa de moda, pero el estilo —y el arte— permanecen

Dada su fascinación por “reciclar el pasado” y combinarlo con las estéticas y pensamientos actuales, Warren fue la persona ideal para probar la nueva edición de este reloj. Y es que ante el lanzamiento de tres versiones con las que se celebra su aniversario, nos preguntamos: ¿Sigue siendo el American 1921 de Vacheron Constantin un reloj cool? ¿Es aún una pieza por la que apuestan las personas que constituyen la vanguardia en una de las ciudades más efervescentes del mundo? La respuesta es sí. “Me encantó, es mucho mejor que mi Seiko…”, dice Warren entre risas. “Pero en serio, no solo está el hecho de que es muy cómodo, sino que me gustan todos los detalles. Quizá yo me fijo mucho en eso, pero la tipografía me encanta. Mira el cuatro, es perfecto, puedo verlo durante horas. Aprecio mucho esos detalles y wow, es tan brillante que parece un espejo. En definitiva, es una pieza de arte.”

Y, como tal, este reloj ve pasar el tiempo, pero no envejece.

Agradecemos a Vacheron Constantin, Virgil Warren, Cavallo Point y Preferred Hotels & Resorts por todas las facilidades otorgadas para esta producción. Fotografías: Mónica Isabel Pérez
Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Historiques American 1921

    
Movimiento:
   
Cal. 4400 AS. Manual. Desarrollado y manufacturado por Vacheron Constantin
   
Función:
   
Horas, minutos, segundero pequeño
   
Caja:
   
40 mm, oro blanco de 18 quilates
   
Carátula:
   
Plateada, terminación granulada
   
Correa:
   
Piel de becerro marrón oscuro con pátina de Serapian
   
Versiones:
   
Oro blanco de 40 mm y 36.5 mm; platino 950 (limitado a 100 unidades) y una pieza única American 1921 Pièce unique, que recrea de modo idéntico al modelo original
   
Precio:
   
Desde $30,400 dólares
Artículo anterior

Glashütte Original SeaQ Panorama Date causa una poderosa impresión

Siguiente artículo

De correas y adicción a la personalización

Notas relacionadas
Esfera inspirada en los antiguos cronógrafos
Leer más

El glorioso renacimiento del Chronoscope de Omega

Otro apellido ilustre que Omega recupera. Chronoscope es el nombre elegido para su nuevo cronógrafo Speedmaster. Una pieza de gusto retro con una curiosa carátula y movimiento manual.
Leer más

MAXIMALISMO RAINBOW

La osadía de Hublot toma forma en su Big Bang Integral Tourbillon Rainbow. Todos los matices del espectro del arcoíris en dos piezas únicas.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
38
Share