ORGASMO MECÁNICO

Ejercicio espectacular de genuina astronomía de Zenith. El comprador será invitado a sentir un vuelo de gravedad cero en Novespace

Zenith sí tiene mucha estrella. Y ya decíamos que era una de las marcas en mejor estado de forma este año. Si Georges-Favre Jacot bautizó su manufactura con el nombre del punto más elevado de la trayectoria de un cuerpo celeste en el cielo, aquí alcanzamos otro punto prominente de puro placer. Dos ejemplos de un orgasmo mecánico. Y todo en caja de zafiro para exhibir el máximo deleite sin pudor.

El magisterio de la alta frecuencia le ha dado a la firma de Le Locle motivos históricos suficientes para mostrarla. Por fin Zenith se anima a enseñar las virtudes de El Primero en cajas de zafiro. El precedente es reciente con la pieza única de Felipe Pantone que donaron a Only Watch. Y ahora llegan estos dos portentos mecánicos de la familia Defy: Zero G y Double Tourbillon. Nuevos motivos decorativos como el movimiento en pvd azul, bordes biselados y estrellas en miniatura.

Defy Zero-G Sapphire

De nuevo llega el espectacular módulo giroscópico de control de gravedad que mantiene el órgano regulador siempre en posición horizontal. Pero ahora la manufactura lo ha rediseñado y se ha reducido un 30% su volumen inicial, además de ofrecer una arquitectura más ligera y abierta.

Un espectacular y preciso sistema inspirado en los cronómetros marinos que no envidia a ningún tourbillon. Y estéticamente, motivos artesanales en una esfera sobre un crisol de meteorito que luce cristal de aventurina y un esmalte grand feu sobre base de oro. Y el planeta rojo (Marte) en el pequeño segundero, parcialmente eclipsado por la esfera de las horas y los minutos. En la parte trasera, el módulo giroscópico imita la textura de los cráteres de la luna.

Defy 21 Double Tourbillon Sapphire

El potente Defy 21 presenta una estética que también evoca los rasgos del cielo estrellado. Y algo inédito para la firma es el grabado con estrellas en algunos de los puentes, como una galaxia lejana de micromecánica en movimiento perpetuo. Defy 21 Double Tourbillon es un cronógrafo (certificado) con doble tourbillon que emplea un escape para el reloj con alta frecuencia y otro escape independiente para el cronógrafo de 360,000 alt/h que mide centésimas de segundo —la jaula del tourbillon correspondiente da una vuelta completa cada cinco segundos—.

Y pese a la suma complejidad mecánica de la pieza, aún mantiene en la esfera el contador de 30 minutos a las 3 h y segundero a las 6 h, así como la indicación de reserva de marcha del crono a las 12 h. Dos ediciones limitadas de 10 piezas para ver las estrellas. 

Artículo anterior

Jumboon tiene el winder que tus relojes necesitan

Siguiente artículo

¿Qué llevaremos en la muñeca en el futuro?

Notas relacionadas
Leer más

Cima y simas heladas

Montblanc 1858 Iced Sea es un diver con dotes ortodoxas y estilo más clásico. El efecto visual de la esfera evoca las profundidades de un glaciar.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share