fbpx

El mejor maestro para aprender francés

Sigue siendo magistral desvelar el pulso oculto de los grandes creadores históricos relojeros. La curiosidad por descubrir la escondida firma inimitable es otro de los estímulos para auscultar un reloj de Breguet como un mecanismo mágico con vida propia. Purismo, ortodoxia y clasicismo que trae de vuelta la elegancia de los relojes de bolsillo que circulaban por la aristocracia europea desde finales del siglo XVIII y durante el XIX antes de nacer el reloj moderno de pulsera. Dos piezas cuyo valor reside en los detalles que un sólido savoir-faire que permite aprender francés correctamente -el idioma por antonomasia del lenguaje relojero-.

Breguet Classique 7137.

Breguet vuelve con una lección delicada de composiciones estéticas en la carátula que juegan con el guilloché. Classique 7137 y Classique 7337 son las dos grandes novedades que la maison presenta este año. Dos guardatiempos en comedida caja de 39 mm que, fiel a la tradición, mantiene la sobriedad y sus elementos esenciales como las agujas Breguet “à pomme évidée” -manzana ahuecada- y los números romanos en su carátula.

Una lección delicada de composiciones estéticas en la carátula.

Classique 7337 exhibe tres tipos de motivos decorativos: “grain d’orge” (grano de cebada) en la parte externa del círculo de las horas, “damier” (damero) en el segundero pequeños y “clous de Paris” (clavos) en el centro. Nubes vuelan grabadas en el cielo lacado de la fase de luna, con detalles que evocan la Vía Láctea.

Breguet Classique 7337.

La propia Luna adopta una visión realista con relieves pulidos y cavidades mates. De forma simétrica, Classique 7337 exhibe día y fecha en dos aperturas a las 10 y las 2 h. Una elegante combinación de caja de oro blanco -carrura acanalada y asas redondeadas- con esfera en color “bleu Breguet” -el azul de tono equilibrado de la maison-.

Breguet Classique 7337 exhibe día y fecha en dos aperturas a las 10 y las 2 h.

Classique 7137, en cambio, muestra otra paleta de “guilloché à la main” (a mano): motivos “panier maillé” (cesta) para la indicación de la reserva de marcha, “damier” para la fecha y “clous de Paris” para la parte principal de la esfera. Igualmente, caja de oro blanco con esfera azul y una pequeña circunferencia de las horas donde destacan los números romanos. Un verdadero lienzo artístico donde el trabajo artesanal se ejecuta con el dominio de las técnicas del torno.

Breguet Classique 7137 en caja de oro blanco con esfera azul.

Classique 7137 y Classique 7337 montan el calibre extraplano 502.3 (versiones QSE1 y DR1) numerado y con la firma de Breguet. Un movimiento automático decorado a mano côtes de Genève con barrilete abierto y masa oscilante descentrada de oro. A nivel técnico, destacan su espiral plana de silicio y el volante Breguet. Aporta una reserva de marcha de 45 horas. Ambos modelos están disponibles en caja de oro rosa con esfera de oro plateado.

Calibre 502.3 QSE1.

No Comments Yet

Comments are closed