fbpx

Jacob Arabo enloquece con Bugatti

Viste correa negra de “cordura”. ¡Qué paradójico! Jacob Arabo se ha vuelto loco a bordo de Bugatti. Quizá la correa sea un contrapunto para que el disparo de las sensaciones que despierta este nuevo Twin Turbo Furious Bugatti 300+ no ofusque nuestros sentidos: sistema de doble tourbillon turbo, repetidor de minutos (decimal) y cronógrafo monopulsador. Furiosamente complicado, un juguete de alto riesgo para coleccionistas dispuestos también a enloquecer. Este Jacob & Co. Twin Turbo Furious Bugatti 300+ es una edición de solo tres piezas.

Jacob Arabo maneja Bugatti hasta sus límites más extremos. Si el Jacob & Co. X Bugatti Chiron Tourbillon se presentaba como un juego mecánico entusiasta que reflejaba la filosofía integral del superdeportivo, este nuevo superguardatiempo lleva el código sport al lenguaje vertiginoso de la velocidad. El atrevido hedonismo que desafía el riesgo extremo.

El Bugatti Chiron Super Sport 300+, conducido por Andy Wallace, ganador de Le Mans y piloto oficial de Bugatti, superó los 1,000 km/h —alcanzó 304.77 mph— y tuvo que pisar el freno porque se quedaba sin asfalto. La hazaña tuvo lugar el pasado 2 de agosto de 2019. Y este nuevo reloj exclusiva, forjado en carbono y titanio DLC negro (57 x 52 mm), es una evocación figurativa y realista del propio “hypercar”.

El domo de cristal de zafiro con el dial ahumado es una ventana para liberar y contener las emociones en un juego de tensiones precisas. Destaca a primera vista el doble tourbillon volante de triple eje a toda velocidad —giro de la caja externa en 24 segundos; intermedia, en 8; y externa en 72 segundos—. Además de corregir el efecto de la gravedad sobre el mecanismo, compensa del mismo modo la asombrosa mirada que despierta. Y tras este primer disparo de adrenalina para acelerar el pulso en la muñeca, un crono monopulsador equipado con un indicador de “tiempo de referencia”. Un detalle inspirado en los pits de las grandes competencias del deporte motor. La lectura del tiempo se realiza en la parte central con un disco sobre las subesferas del crono. Indica la diferencia de segundos en comparación con el tiempo de referencia adoptado.

Y no hay hazaña histórica sin himno que rinda tributo. Así que el repetidor de minutos es la tercera gran complicación de este Twin Turbo Furious Bugatti 300+. Uno de las pocas marcas que cuenta con repetidor decimal, al que suma un sistema patentado de doble seguridad para no dañar el mecanismo mientras activa el sonido. El fondo de este monumental “hyperwatch” también es transparente y permite ver este calibre manual JCFM05 con 832 componentes. La palanca situada en la corona permite alimentar la cuerda. El guardatiempo exhibe la reserva de marcha a las 6 horas —50 horas— con el logo 300+. A la función de horas y minutos se una un pequeño segundero a las 9 horas.

Jacob & Co. obedece a su lema “Inspirado por lo imposible” una vez más. Una pieza confortable, deportiva y para vestir todos los días, asegura la marca. Si es que usted puede alcanzar tanta velocidad y no rendirse al vértigo desatado.

No Comments Yet

Comments are closed