fbpx

Noctámbulo en París

Santos de Cartier ADLC se presenta en nuevo tamaño grande (Large) y traje completamente negro. Alberto Santos-Dumont también se atrevió a volar en la noche, guiado por la visión de un punto fijo en el suelo. Así que es el momento de conquistar las horas como gran noctámbulo. Ya el año pasado, la maison parisina lanzó la versión Noctambule del Santos. Un guardatiempo de sofisticada estética que rendía tributo a la noche con una bella carátula esqueletada en caja de acero DLC con gran protagonismo del brillo luminiscente de la SuperLuminova. Y, en esta ocasión, Cartier presenta el Santos de nuevo en acero bañado en pleno monocromatismo “dark”.

Esta renovada versión del icono relojero francés, que ya cumplió más de un siglo aporta, evoca con fuerza el espíritu pionero del gran aviador. El sobrio diseño de la caja y el bisel totalmente armónicos evocan la arquitectura funcional de París con sus formas depuradas. Líneas curvas en perfecto equilibrio con los seis tornillos que fijan el bisel. La carátula completamente negra apela al espíritu masculino más audaz. Destaca el detalle de la corona con un cabujón de espinela negra también.

Santos en acero ADLC.

Este nuevo Santos conserva todos los elementos definitorios de su código estético. En su dial, la minutería ferrocarril cuadrada con los números romanos. A las 6 h, incorpora una discreta ventana para la fecha. Las manecillas de las horas y los minutos con SuperLuminova añaden el punto de contraste para una legibilidad total. Monta el calibre automático 1847 MC de tres agujas ya empleado por Cartier. Es un movimiento de sólido rendimiento deportivo con 200 horas de control interno. Mantiene una precisión de -3/+7s, muy cercana al criterio establecido por el certificado COSC, y es resistente a los campos magnéticos (1200G). Su corazón late a 28,800 alt/h y dispone de una reserva de marcha de 40 horas. Su caja de acero con acabado ADLC alcanza una hermeticidad de 200 metros.

La nueva versión revive, en realidad, un lanzamiento previamente del año 2009 —Santos 100 ADLC, el primero que usó este revestimiento para la caja—. El ADLC es un recubrimiento de un nanocompuesto posee propiedades de tipo diamante. Entre otras, incluyen una alta resistencia a la corrosión y a los arañazos, lo que mejora la robustez de la caja del reloj. Pero esta nueva talla grande alcanza los 47.5 x 39.8 mm con un grosor de 3.77 mm. La pieza llega con dos correas negra con el sistema QuickSwitch de intercambio fácil y rápido patentado por Cartier. El caucho negro viene configurado por capas, creando una bello patrón lineal geométrico con un look más deportivo. La correa de piel de aligátor negro da un sentido más elegante al portarlo en la muñeca.

 

No Comments Yet

Comments are closed