Chronoswiss Open Gear Tourbillon, una invitación al relax vacacional

El Sunset se incorpora a la oferta del Chronoswiss Open Gear Tourbillon como la imagen más fidedigna de esta mezcla de relojería clásica con el desenfadado ánimo veraniego.

Dicen que cada puesta de sol es única. También los Chronoswiss Open Gear Tourbillon son únicos. Así ocurre porque estamos ante relojes de escasísima tirada. También porque la decoración de cada carátula con un guilloché artesanal consigue que no haya dos unidades iguales incluso dentro de la misma edición. 

Chronoswiss Open Gear Tourbillon en muñeca masculina.

Únicos y resplandecientes. Porque el color es la norma que ha guiado la creatividad de Chronoswiss en los últimos años. Así lo volvemos a comprobar en la trilogía que acaba de presentar del Chronoswiss Open Gear Tourbillon. Los tres tienen en común los elementos veraniegos. El modelo que hemos elegido es Sunset por su tonalidad naranja, uno de los colores que con más fuerza está imponiéndose en la relojería. Combinado con el azul, el naranja del Sunset nos acerca al ideal de alta relojería deportiva que tan bien representa este modelo. 

Orígenes del tourbillon regulador

La fórmula tourbillon más regulador es una de las más características de Chronoswiss. Son muchos los aficionados que la relacionan de manera directa con la marca. Fue a comienzos del siglo XXI cuando Chronoswiss sorprende al mercado con el lanzamiento del Régulateur à Tourbillon. Es la primera vez que una firma se anima a combinar en un reloj la disposición en regulador con el dispositivo creado por Breguet, todo ello en una carátula de acabado esqueletado. La pieza tuvo una magnífica recepción y desde entonces formó parte de la colección permanente de la marca. 

Detalle del tourbillon del Chronoswiss Open Gear Tourbillon

Los cambios introducidos por la nueva dirección de Chronoswiss hace diez años ayudaron a consolidar la importancia de este modelo. A los mandos de Oliver Ebstein, Chronoswiss presentó en 2016 el nuevo concepto Flying Regulator Open Gear, evolución del regulador ideado por Gerd-Rüdiger Lang, fundador de la marca. Open Gear supuso el paso del acabado esqueleto a una construcción tridimensional de la carátula donde los puentes y ruedas útiles del mecanismo formaban parte fundamental de la imagen del reloj. 

Paso a lo tridimensional

La llegada de la versión tourbillon era un paso natural. Tuvimos la ocasión de conocerlo en 2020, justo 20 años después de la presentación del Régulateur à Tourbillon. El Chronoswiss Open Gear Tourbillon sublimaba el concepto de carátula tridimensional con un prodigioso juego de formas donde los índices cobraban vida en forma de columnas luminiscente y el tourbillon creaba un juego visual hasta tomar la apariencia de un vórtice capaz de atrapar todas las miradas que caían a su alrededor. 

Chronoswiss Open Gear Tourbillon visto de lado

En realidad, el Open Gear Tourbillon no era más que un tránsito a la actualidad de esa mezcla de clasicismo y vanguardia que alumbró Gerd-Rüdiger Lang para Chronoswiss y que aún sigue definiendo a la marca. 

También hay mucho más, por supuesto. Porque el Open Gear Tourbillon también incide en el aspecto más artesanal de Chronoswiss. Y hay muchos detalles que así nos lo demuestran. 

Único y asequible

Está el movimiento, un calibre semiesqueleto de carga manual, con una reserva de marcha de 60 horas, tintado de azul para la ocasión. Está la carátula, elaborada con 42 componentes, lo que la convierte en una de las más complejas de las que actualmente se fabrican en Suiza. Y está la producción: todas las referencias quedan limitadas a 15 piezas. Para fortuna de los aficionados, esta exclusividad no implica unos precios prohibitivos. De hecho, el Chronoswiss Open Gear Tourbillon es uno de los relojes con tourbillon más económicos del mercado. 

Chronoswiss Open Gear Tourbillon visto de fondo
Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

CHRONOSWISS OPEN GEAR TOURBILLON SUNSET

    
Movimiento:
   
Calibre C.303 de carga manual, 28,800 alt/h, 60 horas de reserva de marcha.
   
Función:
   
Horas, minutos.
   
Caja:
   
Acero en acabado satinado y pulido, 44 mm. Construida con 17 componentes. Cristal de zafiro. Hermeticidad a 100 metros.
   
Carátula:
   
Elaborada con 42 componentes. Manecillas lacadas.
   
Correa:
   
Cocodrilo cosida a mano. Correa opcional de Cordura.
   
Versiones:
   
15 piezas.
   
Precio:
   
41,700 USD.
Artículo anterior

La Revolución de la relojería accesible (y III): Ikepod y M.A.D Watch

Siguiente artículo

Lo que pasa cuando Franck Muller se vuelve minimalista

Notas relacionadas
Leer más

El poder del imperio romano

Cuando la joyería y la alta relojería de Bulgari se encuentran. Octo Roma Emerald Grande Sonnerie proclama el cénit de la mecánica de la firma italiana.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share