fbpx

Chronoswiss celebra los 20 años de su Regulador Tourbillon

Cumple 20 años y Chronoswiss levanta la voz sin complejos. “Nadie más fabrica un tourbillon como el nuestro, con una configuración de regulador, engranajes abiertos y guilloché hecho a mano”, asegura Maik Panziera, director de diseño de Chronoswiss, sobre la alineación vertical del Open Gear Tourbillon. “Este tourbillon volante medio esqueletizado está completamente diseñado internamente y es exclusivo de los relojes Chronoswiss”.

Régulateur à Tourbillon nacía hace dos décadas como una apuesta creativa por desarrollar grandes complicaciones a partir de la función principal del Regulador. También con una esfera guilloché, el tourbillon se coloca a las 6 horas de forma tradicional. La manufactura independiente ha dado un paso al frente con su propio movimiento C.303 con el tourbillon semiesqueletado y el guilloché realizado en el atelier de Lucerna.

Este Open Gear Tourbillon es una edición limitada de 15 piezas. En caja de acero de 44 mm, presenta una verdadera oda al color azul. Utiliza diez tonos diferentes del color que históricamente simbolizan la lealtad, la fuerza, la sabiduría y la confianza. Destaca su vibrante revestimiento en CVD con toque eléctrico.

Open Gear Tourbillon, 20 años en el atelier

“Usamos un azul claro para el dial, mientras que los puentes tienen una capa azul oscuro”, explica Panziera. Las manecillas en forma de Trigono están lacadas en azul con incrustaciones y relleno de Super-LumiNova. Para los indicadores de hora y cinco minutos, se combinan tonos azules con óxido de circonio para un brillo luminiscente más firme durante la noche.

El movimiento de Open Gear Tourbillon apuesta también por el revestimiento CVD azul, con la placa principal decorada con Côtes de Genève y puentes esqueletizados con acabado circular satinado. La esfera del reloj es una construcción de 42 partes sobre dos niveles: el nivel inferior está decorado con guilloché a mano, mientras que el nivel superior presenta puentes de ruedas de tren esqueletizados y una construcción en forma de embudo para la visualización de la hora, ya empleada por la firma.

El bisel estriado, la gran corona de cebolla y la sólida correa de cocodrilo refuerzan la identidad del Regulador Tourbillon, un clásico moderno de Chronoswiss. “Fue hace veinte años, y más aún hoy, tenemos nuestro propio movimiento y ejecutamos el guilloché a mano en nuestro atelier en Lucerna”, confirma Maik Panziera.

No Comments Yet

Comments are closed