Ladybird de Blancpain: la evolución de un clásico femenino

Desde 1930, con la presentación del primer reloj 
de pulsera automático para dama, Blancpain desempeña un papel pionero en la historia del reloj femenino. A partir de ese año, la manufactura no ha dejado de innovar, miniaturizando los movimientos para dotarlos de complicaciones que hasta entonces estaban reservadas a los hombres.

Aunque menos conocida que la actual colección Women, Ladybird supone todo un hito relojero que se remonta a 1956, cuando la casa estaba regentada por Rayville-Blancpain y, tras el lanzamiento del famoso Fifty Fathoms, repitió éxito con el modelo Ladybird, un reloj femenino equipado con el movimiento automático redondo más pequeño de la época.
 Al filo de los 60 años de la presentación de aquel primer modelo, Blancpain recupera esta joya por partida doble —estética y mecánicamente, se entiende— con dos versiones dotadas del encanto de antaño bajo el tamiz de elementos absolutamente contemporáneos: Ladybird Ultraplano de oro blanco y oro rosa.

Blancpain-post2
La caja mide 21.5 mm x 3.9 mm y está hecha en oro rosa u oro blanco. Su movimiento es el calibre 6150 de cuerda automática y 40 horas de autonomía. Es un impresionante trabajo de miniaturización.

Ambas versiones están equipadas con el calibre de manufactura de cuerda automática 6150, que cuenta con una reserva de marcha 
de 40 horas y la bella particularidad de un micro rotor en platino. Un total de 180 componentes que pueden ser admirados a través de su fondo en cristal de zafiro, como dictan los preceptos del más noble arte relojero.

En cuanto a su apariencia, hay que destacar el tamaño de la caja, de 21.5 mm, medidas ligeramente superiores a las del modelo original, que sintoniza con la tendencia hoy tan arraigada de los modelos mini. Los diamantes, combinados con rubíes, visten el fino bisel y decoran con arabescos la esfera de nácar o penden, de modo intercambiable, en forma de charms rubricados por la firma Damiani. Una fina correa de piel negra o blanca, según la versión, culmina este ejemplar de delicada belleza.

A lo largo de los años, los maestros relojeros de la manufactura introdujeron nuevos movimientos, tanto en las versiones de cuerda manual como automática. El calibre 610 de carga manual fue, en 1993, el más plano del mercado; el calibre 615, presentado dos años después, se convirtió en el calibre de carga automática más pequeño del mundo.

Blancpain-post1
El calibre 610 de carga manual fue, en 1993, el más plano del mercado. El calibre 615, de 1995, se convirtió en el mecanismo de carga automática más pequeño del mundo y fue utilizado por Blancpain en relojes como estos.

El calibre 6150 —evolución del 615 que equipaba la versión de 1995— tiene un grosor de solo 3.9 mm, mientras la caja, de 21.5 mm, presenta una altura de 8.7 mm. El modelo es hermético hasta 30 metros.

 

 

 

Artículo anterior

Visión fresca del tiempo con el Frequential One F110 de MCT

Siguiente artículo

Grandes relojes de 2015: Patek Philippe Ref. 5370 cronógrafo rattrapante

Notas relacionadas
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.
Breitling Super Chronomat
Leer más

Breitling Super Chronomat, campeón EN pesos pesados

El reloj aviador por excelencia de Breitling gana músculo con una versión más grande y con guiños a la estética de los años ochenta. Atentos a su módulo de segundo huso horario en el brazalete.
Leer más

Besos de azúcar para mamá

¿Una esfera de cristales de azúcar? Lo ha hecho posible Bovet. Una técnica inédita con pintura en miniatura que captura ternura, amor, nostalgia, coquetería y romanticismo. Ideal para regalar a mamá.
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share