Audemars Piguet Royal Oak Offshore 30 años

Audemars Piguet rinde tributo al contundente Royal Oak Offshore. Un modelo pionero que celebra tres décadas de existencia.

Fue Audemars Piguet, con su código revolucionario Royal Oak una vez más, la firma que derribó las fronteras de Suiza para elevar la mecánica a culto trendsetter en manos de las estrellas del establishment. Por primera vez, un reloj se convertía en tótem de la cultura contemporánea global más allá del código de lujo reduccionista en la muñeca. Arte, música, cine, deportes y espectáculos. Así, el Royal Oak Offshore logró que la relojería formara parte del completo sistema de valores culturales de nuestro tiempo. Un lenguaje creativo único.

Si el Royal Oak logró redefinir las reglas del lujo en 1972, el lanzamiento del Royal Oak Offshore en 1993 vino a refrendar ese código magistral de la innovación que conservan en Le Brassus. Aquel 20 aniversario del legendario guardatiempo creado por Gérald Genta no podía ser simplemente una celebración complaciente y melancólica del éxito pasado.

Como la evolución es un mandato ineludible al igual que el paso del tiempo, Audemars Piguet ya había bebido de las fuentes naturales que derriban convenciones y alumbran nuevas realidades. Una sugestiva petición comercial del agente alemán Dierk Wettengel para las regatas de yates ultrapotentes en alta mar sembró la semilla oportuna.


El origen. “La idea subyacente en el Royal Oak Offshore era crear un reloj que marcara la tendencia de la década de 1990, inspirado en las regatas de yates en alta mar y dirigido a una generación más joven”. Raphaël Balestra, director de Patrimonio y Archivos de Audemars Piguet.

El resto se logró gracias a esa capacidad visionaria y al espíritu creativo inconformista que corre por la genética de Audemars Piguet. “Mi papel era hacer un reloj masculino y asertivo para jóvenes. Mi idea era hacerlo grande y grueso”, comenta Emmannuel Gueit, aquel joven diseñador irreverente de 22 años originario de Ginebra que creó “La Bestia” bajo la dirección creativa de Jacqueline Dimier, entonces al frente del departamento de diseño de Audemars Piguet. Genta describió el nuevo reloj como “un elefante marino”.

Las reacciones polarizadas en aquella feria de Basilea de 1993 no solo se escandalizaban por su insólito enorme tamaño de 42 mm de diámetro, sino también por el elevado precio —el doble que el Royal Oak Ref. 14790 de acero en aquel momento—. El escándalo estaba servido, pero la tarea de rejuvenecer la imagen del Royal Oak se había logrado. 

El asombro manifiesto de la comunidad relojera elevó el Royal Oak Offshore a la imagen de una criatura fantástica que atrajo todas las miradas. Material sensible revolucionario. Aquella desconocida erótica sensualidad de un fenotipo relojero musculoso era inexplicable. Pero si la caja del original Royal Oak se inspiró en una escafandra y su nombre aludía en parte a los barcos de la Fuerza Naval Real inglesa, el nuevo Royal Oak Offshore estaba listo para franquear la inconmensurable línea del horizonte allende el diámetro estándar del reloj de pulso. 

Steve Urquhart, CEO adjunto de Audemars Piguet de la época, ya había patentado el nombre “Offshore” antes de que se realizaran los primeros bocetos. Varios dibujos de los archivos en Le Brassus muestran que el reloj estaba equipado con una brújula antes de ser un modelo con cronógrafo. La elección de la función cronógrafo era el marchamo deportivo para que el tiempo corriera con precisión a favor de la virilidad estética de esta nueva criatura soberbia.


“El concepto inusual y extragrande del Royal Oak Offshore abrió las puertas de la cultura urbana a Audemars Piguet y posteriormente a toda la industria relojera. Este año la colección celebra su 30 aniversario y aún no ha dejado de sorprendernos”. 

François-Henry Bennahmias, CEO de Audemars Piguet. 

Desde el primer modelo (Ref. 25721), los códigos estéticos del Royal Oak Offshore incluyen una caja voluminosa (42 x 14,05 mm), una junta gruesa, una corona recubierta de caucho de color y eslabones y pernos redondeados. La característica lupa de aumento que agrandaba la fecha se convirtió en el visor perfecto para señalar en el calendario el nacimiento del nuevo icono de la maison.

Audemars Piguet rompía de nuevo las reglas con un extraordinario reloj deportivo con hermeticidad a 100 metros y un brazalete con eslabones curvados y satinados. Los 100 primeros ejemplares del Royal Oak Offshore (modelo 25721) solo llevaban grabada la inscripción “Royal Oak” en el fondo. Más tarde se añadió “Offshore”. Un calibre cronógrafo automático de construcción modular alimentaba el corazón potente de “La Bestia”.

El caballero oscuro

La cerámica protagoniza el aniversario del Royal Oak Offshore. La permanente mutación de The Beast se revela con cuatro nuevas piezas. Son las novedades del 30 aniversario. Si algo tienen en común los cuatro nuevos Royal Oak Offshore es el uso de la cerámica como principal material de fabricación. Hace relativamente poco que Audemars Piguet se ha lanzado a comercializar relojes fabricados íntegramente en cerámica. 

El nuevo Royal Oak Offshore 26238CE representa la transformación más fiel del concepto original del Offshore al mundo de la cerámica. El reloj comparte referencia, tamaño y diseño con el original el más moderno The Beast, salvo por la fabricación en cerámica negra en lugar de acero. Es la primera vez que el Royal Oak Offshore se fabrica íntegramente en cerámica.

Dos son los grandes atractivos de la nueva pieza. El primero es el impactante acabado en negro de toda la superficie. Es un color bastante usual en la colección. No en vano, algunas de sus versiones más recordadas, como el Royal Oak Offshore “End of Days” de 1999, tenían un acabado monocromático negro. Aquí la gran diferencia reside en el segundo atractivo del reloj, que no es otro que las excepcionales cualidades de la cerámica como material de fabricación.


REF. 26238CE.OO.1300CE.01. Cronógrafo flyback con el calibre 4404 de carga automática y 70 horas de reserva de marcha. Caja de cerámica negra, 42 mm. Cristal de zafiro, fondo transparente. Hermeticidad a 100 metros. Esfera con Petite Tapisserie, agujas de oro blanco.

Cada pieza del complejo brazalete debe recibir un proceso de tratamiento de las superficies hasta que estas adquieren el mismo acabado que las referencias originales en acero. Por supuesto, trabajar la cerámica es más difícil que el acero. La carátula presenta una decoración guilloché Petite Tapisserie,  con disposicion de 6, 9 y 12 horas de los contadores y lupa de aumento para la ventana de fecha. Como ya es habitual en la colección, el reloj equipa el movimiento de manufactura de última generación de la familia 4400, que Audemars Piguet estrenó a comienzos de 2019 con la llegada de la línea Code 11.59 by Audemars Piguet. 


Gemelo ‘dark gold’

Audemars Piguet también ha lanzado el flamante Royal Oak Offshore 26420, que combina cerámica y oro. Esta referencia representa la imagen más exuberante y extrema del Royal Oak Offshore. Un diseño surgido en 2021 que destaca por los enormes protectores de los pulsadores del cronógrafo, realizados en contraste para que destaquen sobre el resto de la caja.

Si la versión de 42 milímetros es la evolución directa del Jumbo de Genta, Audemars Piguet tomó la decisión en 2011 de dar un giro a la colección y proponer una modernización más extrema. Hablamos de la versión de 44 milímetros, bien conocida por los seguidores del Offshore por su robusta y poliédrica caja, con mención especial a los mencionados pulsadores del crono. Modernizó esta línea hace dos años con una puesta al día de la caja, ahora un milímetro más pequeño, todas ellas agrupadas bajo la referencia 26420. La oferta de este modelo se amplía ahora con su primera versión en cerámica.


REF. 26420CE.OO.A127CR.01. Cronógrafo flyback con calibre 4401 de carga automática con 70 horas de reserva de marcha. Caja de cerámica negra con inserciones de oro amarillo, 43 mm. Cristal de zafiro, fondo transparente. Hermeticidad a 100 metros.Esfera Mega Tapisserie, agujas de oro amarillo.

Las claves están en su caja de gran diámetro con mezcla de colores y materiales. En este caso se combina la cerámica negra con el oro amarillo. Un juego cromático que nos remite de manera directa a la moda de hace una década, justo cuando salió el primer Offshore de 44 milímetros. Como curiosidad, el 26420CE de cerámica negra viene con correa de piel de aligátor, cuando el resto de las versiones opta por el icónico caucho. Si el cliente sigue prefiriendo este material, siempre tiene la opción de optar por la correa adicional de caucho negro.

Más complicado

Cierra la lista de novedades del Royal Oak Offshore el espectacular Tourbillon Volante Cronógrafo Automático. El 26622CE es una variación del modelo presentado en 2021, a su vez basado en la nueva interpretación que Audemars Piguet hizo en aquel momento del Royal Oak Offshore que antes comentábamos. El 26622CE llamaba la atención por su movimiento 2967, un calibre de acabado esqueletado y que combinaba un tourbillon volante con un cronógrafo y la carga automática.

El calibre 2967 era fruto de la enorme inversión realizada en mecanismos por Audemars Piguet y de la cual la manufactura está ahora obteniendo su recompensa con una nueva generación de movimientos con tourbillon volante. De este modo, el 2967 toma el relevo del innovador y complejo calibre 2897. Este último de carga automática y rotor periférico, diseñado por Renaud & Papi e introducido por Audemars Piguet en 2011. 


Royal Oak Offshore CRONÓGRAFO TOURBILLON VOLANTE AUTOMÁTICO REF. 26622CE.OO.D062CA.01.
Calibre 2967 de carga automática con 65 horas de reserva de marcha. Caja de cerámica negra, 43 mm. Cristal de zafiro, fondo transparente. Hermeticidad a 100 metros.

Esta nueva versión 26622CE en cerámica se diferencia de la ya existente en titanio en el detalle cromático. Tanto la correa como el realce y el interior del movimiento están acabados en un llamativo verde, color cada vez más habitual dentro del catálogo de la manufactura de Le Brassus. Sin duda, este añadido cromático casa bien con la interpretación heterodoxa de la alta relojería deportiva y cuya condición de pionera demuestra una vez más Audemars Piguet con toda la razón del mundo. Filosofía Offshore con más vitalidad en sus 30 años de vida.

Diseños únicos de una especie en evolución

Primera pieza: Con él llegó el asombro y el escándalo en 1993. Un parteaguas en la relojería contemporánea con el sello de Le Brassus.

Pilotos: En el cambio de siglo, el Royal Oak Offshore se convirtió en el mejor compañero de los pilotos de la F1. Y entre 2008 y 2012 se crearon ediciones especiales en colaboración con carreras de prestigio. Offshore se convertía así en un referente del rendimiento deportivo.

Alinghi: En 2003, el primer Royal Oak Offshore en colaboración con Alinghi (modelo 25995IP) conmemoró la victoria del equipo suizo en la Copa América.

Arnold Schwarzenegger: “En 1999, la colaboración con Arnold Schwarzenegger para el Royal Oak Offshore End of Days situó por primera vez en el mapa la colección para un público más amplio”, François-Henry Bennahmias, CEO de AP.

LeBron James: En 2013, el Royal Oak Offshore celebró su 20 aniversario presentando una edición limitada con LeBron James (modelo 26210) mediante la cual reafirmó el marcado carácter sport de la colección.

Jay Z-2005: AP presentó su primera colaboración con un músico en el décimo aniversario de la carrera de Jay Z. Un Royal Oak Offshore y un iPod con toda la discografía del artista.

Shaquille O´Neal. En 2007, Bennhamias entregaba a Shaquille O´Neal la edición especial creada para uno de los campeones de la NBA más respetados de la historia. La emblemática silueta geométrica de la caja ya había cautivado al mercado mundial con su atractivo estilo. 

Lady Cat-2008: Equipada con el cronógrafo automático calibre 2385, esta edición limitada de 150 ejemplares está dedicada al equipo de vela íntegramente femenino Ladycat, inspirada en el catamarán que le dio su nombre.

Ediciones México y Argentina: Dos ediciones especiales que causaron furor en la región LATAM, donde el sello masculino de la pieza deportiva también cuenta con numerosos coleccionistas y apasionados que siguen su evolución.

Tributo simbólico

El nuevo Royal Oak Offshore Cronógrafo Automático rinde homenaje al Royal Oak Offshore «End of Days» (Ref. 25770SN), lanzado en 1999 con Arnold Schwarzenegger. Una edición limitada de 500 piezas.

Leslie López

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

Artículo anterior

Descubre las claves del nuevo Ingenieur con la mente que dirigió la operación técnica en IWC

Siguiente artículo

Breguet eleva el vuelo con la nueva colección TYPE XX

Notas relacionadas
Leer más

Gerald Charles, impulso hacia el futuro

Gerald Charles llega a SIAR Summer Experience. Sus líneas Masterlink y Maestro en vivo en el salón relojero que se celebra en Ciudad de México.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share