Hublot

El hombre rana que nunca quiso ser príncipe

Inmersión dulce con el Blancpain Fifty Fathoms en un pequeño vergel de tranquilidad. Nos fuimos a bucear y pusimos a prueba este “diver” legendario

Inmersión dulce con el Blancpain Fifty Fathoms en un pequeño vergel de tranquilidad. Hemos cambiado el cubrebocas por el regulador de buceo. Aireeeeee… Y agua dulce. Un buceo de 28 minutos a 22 grados de temperatura y sin alcanzar los 10 metros de profundidad. Hoy la vida fue como la corriente del río de Las Estacas: fresca, ligera y relajante. Me imagino a Heráclito en medio del bosque con una de sus digresiones filosóficas sobre el tiempo y el río, soñando con aquella campana de aire que ya Aristóteles describía como herramienta sofisticada usada por los pescadores de esponjas —una caldera invertida llena de aire—. ¿Pero siguen creyendo que se respira mejor en tierra firme que bajo el agua? Qué ilusa es la mentalidad pedestre. Aunque no vinimos a filosofar, sino a bucear con el Fifty Fathoms de Blancpain.

Es, sin duda, el mejor bisel inventado para buceo. Es lo primero que podríamos destacar de este reloj. Un elemento muy importante en este deporte de ocio que alguna vez fue desafiante actividad militar. Un bisel suficientemente ancho para manipularlo y claramente legible para no equivocarte. Y una escala con los índices de 15 minutos bien definida en el conteo inicial. Aunque se usa para contar el tiempo desde el inicio del buceo, la funcionalidad del bisel más bien respondía originariamente al control del tiempo a la hora de finalizar la inmersión durante una parada generosa de seguridad de 15 minutos a 5 metros de la superficie. Un ejercicio habitual que ahora se adopta en cada inmersión por regla general, pero que antes se realizaba en caso de haber entrado en descompresión —exceso de respiración de nitrógeno por una mala planificación del buceo que no ajustó adecuadamente profundidad y tiempo de inmersión, o ambos factores—.

50 brazas

Fifty Fathoms alude a las 50 brazas de profundidad aproximada (91.45 m) que los buzos podían alcanzar con el gas comprimido de los años 50 —Blancpain lanzó su reloj al mercado en 1953—. Ya se imaginan que, bajo el agua, cambian todas las condiciones físicas a las que estamos habituados. Y eres una vulnerable y torpe criatura marina que no ve de la misma manera. El cangrejo azul y la carpa que se cruzaron parecen más grandes y cercanos. Y es mentira. Pero tampoco escuchas igual, puesto que la velocidad del sonido es más rápida en el líquido elemento. Ni siquiera pesas lo mismo, aunque la menor densidad del agua dulce que el agua salada del mar nos permita bucear sin lastre en esta ocasión. Y, por supuesto, no respiras del mismo modo. 

El tiempo de vida equivale al aire que respiramos. Y, bajo el agua, esa ecuación es más precisa, así que conviene controlar siempre el tiempo. Es curioso el efecto de lupa que realiza el cristal de la esfera del Blancpain Fifty Fathoms. Les confieso un secreto. El diseño del reloj es sencillamente espectacular. Una esfera tan limpia como la transparencia de las aguas de este río de Morelos. Alguna vez los relojes sirvieron para dar la hora, aunque muchos ya lo olvidaron. Llevamos ya 25 minutos de buceo. Manecillas anchas y luminiscentes e índices triangulares. La simplicidad es bella. Y también muy funcional. La esfera cuenta con una ligera concavidad central que dimensiona a un nivel ligeramente superior los índices. Giras la muñeca y se lee muy bien la hora y los minutos en cualquier momento que necesites checar el tiempo de inmersión.

Estas aguas frescas ya se sienten más frías que un abandono amoroso cuando superas los 25 minutos en su seno. Por cierto, la corona atornillada del Blancain Fifty Fathoms es manipulable de forma sencilla y segura. Por sentido común, lo hicimos antes de entrar al agua. ¿Temor al agua? Nunca, salvo que atente contra la maquinaria de tu reloj. Sean conservadores por una vez en la vida, siempre cuando se bucea.

Normativas de buceo

Blancpain es la única marca relojera que ha desafiado a las modernas computadoras de buceo. Una fe absoluta en su legado, el savoir-faire y la grandeza de devolver estos relojes mecánicos a su hábitat natural. ¿Recuerdan el X Fathoms? Celebra ahora su décimo aniversario. Fue el intento mejor logrado de construir un reloj mecánico con las funciones imprescindibles para planificar buceos seguros. Además de contar con la válvula de descompresión, presenta profundímetro y un contador regresivo de 5 minutos para paradas de descomprensión. Hoy hemos usado el Fifty Fathoms Automatique, el origen de este linaje audaz.

Lo más sorprendente de esta pieza es que, lanzada en 1953, ya sentaba las bases de lo que ahora es la norma NIHS 92-11 (ISO 6425) implantada en 1996 para los relojes de buceo. Se adelantó casi 40 años nada más. Aspectos claves como la seguridad con un aro de bloqueo para no fallar con el bisel en la hora de inmersión; la fiable hermeticidad de la caja con juntas tóricas dobles; la robustez y protección de la corona; su legibilidad y también la indispensable protección antimagnética. Una máquina inteligente pionera. lo más sorprendente de esta pieza es que, lanzada en 1953, ya sentaba con más de 40 años de antelación las bases de la
primera normativa ISO que se aplica a los relojes de buceo.

Pero ya vimos correr el río como remanso curativo del tiempo. Finalizamos la inmersión en la poza más grande de Las Estacas. Buceen, amigos, buceen. El hombre rana es el único alebrije mexicano que quiere seguir siendo alebrije. Ese cuento del beso de la princesa es pura fantasía. Antes hombre rana que príncipe. Y más con un Blancpain Fifty Fathoms en la muñeca.

Fotos: Jorge Garaiz.

Artículo anterior

El giro de la fortuna de Vacheron Constantin

Siguiente artículo

Chopard pone música al Día de Muertos

Notas relacionadas
Leer más

Un atril turquesa

Un bello homenaje significativo a la fundación de la firma el 1 de mayo de 1822 por los tres hermanos. Y nuevos colores que alegran el alma.
Leer más

Pasarela en dubai watch week

Dubái es el centro relojero del mundo durante esta semana. Estos son algunos de los lanzamientos más destacables.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share