Bovet Virtuoso VIII: arte en estado puro

La manufactura de Château de Môtiers está de celebración. Cercana al bicentenario nos ha sorprendido con una nueva pieza de la colección Fleurier Grandes Complicaciones. Virtuoso VIII es el festejo de 195 años de savoir-faire contemporáneo que se vuelca en llevar la tradición relojera artesanal a niveles de excelencia que parecen insuperables.

Virtuoso VIII es el primer modelo de la línea Fleurier que propone una abertura de cristal inclinada en el eje derecho de la esfera, como la que se utilizó en la innovadora caja del Récital 18 Shooting Star de 2016 y en el Récital 20 Astérium de este año. Un concepto que ofrece perspectivas arquitectónicas inéditas para el calibre, la decoración o la manera de indicar las distintas funciones.

El movimiento de este nuevo miembro de la colección incorpora unas novedades importantes, además de tres de las patentes ya presentes en el Tourbillon Braveheart de 2015. Para el Virtuoso VIII se ha optado por una estructura típica de los relojes del siglo XIX con una platina plena y puentes ahuecados en una sucesión de volutas. Se ha creado un nuevo órgano regulador con un volante de inercia variable apoyado en seis sujeciones y se ha desarrollado, igualmente, una espiral específica.

Siguiendo el criterio de crear piezas excepcionales apoyadas en complicaciones útiles, al tourbillon se ha sumado la gran fecha, diseñada para ocupar la menor superficie posible al tiempo que ofrece unas dimensiones excepcionales y una corrección fácil a partir de la presión de la corona.

La esfera de los segundos ha sido fijada a la rueda de la jaula, para lo cual tiene que ser fijada a la platina durante los primeros procesos de ensamblaje. Es una operación muy delicada que impide montar los movimientos antes de conocer el modelo de esfera elegido por el cliente. Por último, la reserva de marcha de más de diez días alimentada por un único barrilete ha sido dotada de un diferencial esférico objeto de dos patentes. Gracias al diferencial, el número de giros de la corona necesarios para completar la carga se reduce a la mitad sin aumentar la fricción y la fuerza a las que está sometido el engranaje. Se ofrece en dos ediciones personalizables de 39 piezas, en oro rojo y blanco. El platino se reserva para los pedidos.

Artículo anterior

La nueva luna de Frederique Constant

Siguiente artículo

Singer y la (re)imaginación al poder

Notas relacionadas
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share