El brillo perfecto de la fase lunar

La luna es responsable de las mareas, marca las estaciones del año, además de ser fuente de inspiración de grandes creaciones artísticas y desde luego una recurrencia de la alta relojería al representar sus ciclos. Y para Jaeger-LeCoultre simboliza el romanticismo y la feminidad.

Ahora y para aprovechar la cercanía del 76 Festival Internacional de Cine de Venecia, la maison presenta una nueva interpretación de las fases de luna, un homenaje a la fuerza y belleza femeninas plasmadas en la nueva colección Dazzling Rendez-Vous Moon.

Después de mostrarnos su interpretación lunar de día y de noche con los modelos Rendez-Vous Moon y Rendez-Vous Moon Serenity, ahora la firma nos deslumbra con una pieza que luce 108 diamantes, para dar forma a dos anillos concéntricos alrededor de su caja de 36 mm en oro rosa y para complementarla sus asas y corona también están engastadas con diamantes.

El engaste del anillo exterior se compone por 36 piedras,  que dan un toque de ligereza a sus círculos. Técnica utilizada por Jaeger-LeCoultre para manufacturar el Modelo 101, un diseño concebido en 1920. Este trabajo se forjó para que la luz se refleje desde cualquier ángulo, el objetivo es que la pieza tenga luz propia y sea el protagonista por encima de sus partes metálicas.

Desde luego su esfera madreperla blanca deja ver la sutileza de sus detalles: las horas llevan un toque de diamantes en su anillo interior, sus numerales, de oro rosa, están engastados en una “tesela”, que da forma a un círculo interno conformado por 47 diamantes.

Las fases de luna se representan con una apertura a las 6 horas, donde se deja ver un cielo estrellado con aventurina, donde, su luna hecha de madreperla, juega con su escondite ubicado en una nube tallada para marcar los cursos  lunares del ciclo mensual.

Este brillante se nutre de un Calibre 925/A1 mecánico In house, que da una reserva de marcha de 38 horas. Maquinaría que deja ver sus tornillos azulados, graneado circular, decoración Côtes de Genève y el distintivo rotor de cuerda de oro rosa, desde la parte trasera gracias a su cubierta de cristal zafiro.

Para complementar el brillo del Dazzling Rendez-Vous Moon, viene con un brazalete que de acuerdo a la marca “es una obra maestra de la orfebrería”, ya que tiene un engaste de 310 diamantes que simulan un rio de luz que envuelve la muñeca, tan suave como una delicada cinta.

Una pieza fiel al ADN de Jaeger-LeCoultre. En total se engastaron 478 diamantes para dotar de brillo a esta pieza que es un  “homenaje a la belleza del cielo nocturno” y dese luego a la belleza de ellas.

Artículo anterior

Rolex Monterey Motorsports, un encuentro entre lo clásico y nuevo

Siguiente artículo

Homenaje a una leyenda en La Biennale di Venezia

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share