Caballerosidad atemporal

El innovador en serie Roger Dubuis es un maestro de la hiperrelojería, tal como se puede observar en sus relojes atrevidamente expresivos y resueltamente contemporáneos, diseñados para una exclusiva tribu de personas que no temen destacar y en busca de objetos bellos.

Con su espíritu intrépido y la creatividad desatada inherente a su ADN, Roger Dubuis respeta sistemáticamente la tradición, pero al mismo tiempo ofrece las alternativas más espectaculares que se puedan imaginar a las que proponen los operadores tradicionales.

Demostrando una vez más la singular habilidad de Roger Dubuis para desafiar las convenciones y conquistar la tradición, el Excalibur Caballeros de la Mesa Redonda IV ofrece una potente nueva interpretación de la poderosa leyenda de la espada Excalibur del Rey Arturo.

La osadía inherente de la marca, a la que le encanta ser poco convencional, se expresa mediante una excelente combinación de artesanía extrema, materiales rompedores y complicaciones relojeras, en la que el propio concepto de relojería contemporánea y expresiva adopta una dimensión totalmente nueva en esta demostración de aptitud y experiencia sin igual.

Cada pieza del movimiento, impulsado por el calibre RD821 de cuerda automática, está acabada a mano, siguiendo los criterios tradicionales del Poinçon de Genève: el sello de calidad relojera por excelencia. Enmarcado por la sólida caja de oro rosa de 45 mm, un sólido esmalte en 3D o bloques de oro rosa de 18 quilates crean el nuevo santuario que rinde homenaje a la isla de Ávalon.

Dentro de este espacio, cada una de las 12 figuras legendarias que señalizan cada hora, está representada por una nueva reinterpretación excepcional de un caballero inspirado en el arte del diseño «low poly»: la técnica puntera en la que las facetas poligonales se usan para crear esculturas o pinturas, aportando la expresividad contemporánea a la tradición antigua en exactamente el tipo de dualidad que tanto gusta a Roger Dubuis.

Estos auténticos guerreros en 3D del siglo XXI, elaborados en oro rosa, miden tan solo 6.5 mm de alto y están totalmente esculpidos, grabados y acabados a mano, en un brillante nuevo ejemplo de una marca muy especial de creatividad desmesurada que está espectacular, conceptual e inquebrantablemente dedicada al servicio de la belleza.

 

Con las espadas desenvainadas y los estandartes ondeando al viento, el Excalibur Caballeros de la Mesa Redonda IV, producido en forma de edición limitada de tan solo 28 piezas, es el último modelo imprescindible dentro de la gama de cautivadores relojes de Roger Dubuis para un selecto grupo de coleccionistas exigentes.

Artículo anterior

Un lado oscuro ilumina la sumersión

Siguiente artículo

La fusión del tiempo y artesanía

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share