El santo grial de Karl-Friedrich Scheufele

Así mejora Chopard su L.U.C 1860 con la nueva reedición salmón.

L.U.C 1860 es el santo grial de Chopard. La nueva pieza mide tan solo 36.50 mm y cuenta con un grosor de 8.20 mm. Es un pequeño tesoro, un verdadero tratado del Punzón de Ginebra condensado en una pieza refinada. Y se trata de la reedición de una pieza en homenaje al primer L.U.C 1860 que la firma lanzó en 1997. En contexto, fue el paso crucial que dio entonces la firma, bajo la dirección de Karl-Friedrich Scheufele, para reafirmar el espíritu independiente y desarrollar guardatiempos con la excelencia de los oficios artísticos y las tradiciones de la alta relojería más exigente. Así mejora ahora Chopard su L.U.C 1860 con la nueva reedición salmón.

El origen

Aquella primera serie L.U.C 1860, desde 1997 hasta el 2000, vistió el primer calibre de manufactura 1.96 de Chopard fabricado completamente in house —el gran sueño de Karl-Friedrich Scheufele se ponía en marcha—. Después de más de un cuarto de siglo, podemos afirmar que los talleres de Fleurier y Ginebra de Chopard trabajan como un mecanismo perfectamente ajustado. La tecnología ha evolucionado mucho, así que la casa también ha desarrollado versiones con nuevas complicaciones, como el tourbillon.

En este nuevo L.U.C 1860 el cambio más significativo es la eliminación de la ventana de fecha del modelo original, que lo lucía a las 6 h. Esta reedición luce el pequeño segundero más limpio. Pero si ha perdido esta indicación, el código de la belleza apuesta por la simplicidad y la exquisitez de los acabados, así como por la mejora mecánica del corazón L.U.C.

Calibre y estética

Técnicamente, a los altos estándares del certificado COSC y el Punzón de Ginebra, el calibre L.U.C 96-40-L automático cuenta el doble barrilete con tecnología Twin, alimentado por un bello microrrotor de oro (ético 22 quilates) —es heredero del histórico calibre 1.96—. Y en cuanto a la exquisitez de los acabados, la esfera color salmón es de oro, lo que aporta una tonalidad brillante especial. Presenta un medallón central con guilloché a mano y vuelta de las horas satinada. La firma apuesta por agujas de oro blanco estilo dauphine para horas y minutos y también de oro blanco tipo bastón para el pequeño segundero.

Y la caja es del acero Lucent Steel, con una resistencia y un brillo particular gracias a la aleación patentada de la firma. El bisel y el fondo son pulidos, mientras que la carrura y las entreasas lucen satinado vertical. Más tecnología mecánica, acero patentado en la caja y la más alta exigencia estética en cada detalle mejoran L.U.C 1860 un cuarto de siglo después. “La Colección L.U.C representa una auténtica concentración de maestría relojera y emociones artísticas”, aseguraba Karl-Friedrich Scheufele en aquel momento. Y así lo sigue siendo.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Chopard L.U.C 1860 Lucent Steel

    
Movimiento:
   
Calibre L.U.C 96-40-L automático COSC; marcha 65 horas. Punzón de Ginebra
   
Función:
   
Horas, minutos y pequeño segundero
   
Caja:
   
Acero Lucent Steel 36.50 mm; 30 metros
   
Carátula:
   
Esfera de oro color salmón
   
Correa:
   
Piel de becerro gris antracita
Leslie López

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

Artículo anterior

Aquí tienes la colección completa TAG Heuer Carrera 60ª Aniversario

Siguiente artículo

¿Qué ocurre cuando Patek Philippe usa sus relojes como lienzo?

Notas relacionadas
Leer más

Un pionero en altamar

En la próxima America’s Cup, el equipo Luna Rossa estrenará un Panerai de Ti-Ceramic, un material que requirió siete años de desarrollo.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share