El tiempo espacial de Chronoswiss

Chronoswiss presenta su nueva colección Space Timer con Jupiter y Moonwalk. El Regulador que hizo famoso a la marca se eleva en la galaxia.

Júpiter es el planeta más grande de nuestro sistema solar y el quinto en lejanía con respecto al Sol. Es una bola inmensa de helio e hidrógeno con un corazón sólido en su centro del tamaño de la Tierra. A diferencia de nuestro planeta, la órbita de Júpiter no dura 12 meses, sino 12 años. Un periplo interestelar para el que Chronoswiss ha creado un guardatiempo ad hoc. Lanzado recientemente, Space Timer Jupiter es una edición limitada a 50 ejemplares que acaba de ser nominada en la categoría Astronomía en el Grand Prix d´Horlogerie de Ginebra.

Lienzo cósmico

El nuevo Space Timer Jupiter es una pieza automática impulsada por un calibre de la casa, con display de las horas a las 12 en punto —lo que dura la órbita de este cuerpo celeste de helio—, los minutos y segundos en el centro y la fase lunar y la fecha a las 6 horas. Su carátula tipo “regulador” que indica de manera separada los minutos, segundos y horas, es la misma que en los 80 lanzó a la fama a esta firma nacida en Munich. Antes de esta indicación, solo los relojes preatómicos como cronómetros marinos, de radiodifusión y de pared mostraban las horas, minutos y segundos de manera individual.

La fecha en el Space Timer Jupiter es también novedosa: flota en un disco de ITR2, una resina compuesta de nanotubos de carbón que permite todo tipo de colores y acabados. Para esta referencia, Chronoswiss imaginó un disco para la fecha translúcido con numerales arábigos en Super-LumiNova, con microplanetas de apenas 0.6 milímetros de diámetro, coronados por una carátula de titanio del color de la arena que ilumina cada fase de la luna. El lienzo sobre el que se despliega esta composición representa la atmósfera de Júpiter, densa y gaseosa: una carátula esculpida con láser con una terminación nanoimpresa. A simple vista, el ojo no puede percibir los volúmenes, descansos y cráteres del cuerpo celeste. En el Space Timer Jupiter, solo se alcanza a ver una difusa impresión de gases, colores y corrientes, imperceptibles variaciones que convierten a cada guardatiempo en una pieza única.

Caminata lunar

La colección Space Timer tiene otra sorpresa: Space Timer Moonwalk, la creación de Chronoswiss más compleja hasta el momento. En este guardatiempo se encuentran las complicaciones que han hecho grande a esta marca: el indicador de horas descentralizadas a las 12 con la rueda de engranaje bajo un puente que ya podíamos encontrar en los modelos con tourbillon. También tiene minutos y segundos centrales y la típica corona en forma de cebolla en una caja de 44 mm, similar a la de la colección Open Gear. Sin embargo, aquí terminan las comparaciones, pues solo la carátula del Moonwalk está hecha con 63 componentes, un récord que solo se repite en Jupiter, la otra joya de la colección Space Timer. 

A las 6 horas, Chronoswiss creó una fase lunar con fecha, una doble complicación en titanio que marca una primera vez para la maison. Ambas complicaciones están rodeadas por un disco de ITR2, el novedoso compuesto ya mencionado, que es ocho veces más ligero que el acero y que puede ser pulido, pintado y satinado. El visualizador de horas parcialmente esqueletado y pulido al frente y con tratamiento de chorro de arena en la parte de atrás surgió de una imagen: la ilusión de que el tiempo flota en el vacío interestelar. Otro gran detalle para Moonwalk, Chronoswiss desarrolló un patrón de guilloché único que fue hecho completamente a mano. ¿Su nombre? Moonwalk. Como los pasos que hicieron famoso a Michael Jackson. De hecho, el motivo retoma la legendaria coreografía: un paso hacia atrás, un deslizamiento, una caminata rápida, todo al mismo tiempo, en el espacio-tiempo que definió Einstein. También una creación limitada a 50 piezas.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

CHRONOSWISS SPACE TIMER JUPITER

    
Movimiento:
   
Calibre C.308 automático
   
Función:
   
Horas descentralizadas a las 12 con mecanismo “Open Gear”, minutos y segundos centrales. Fecha e indicador fase lunar/estrellas.
   
Caja:
   
Acero 44 mm, 100 metros
   
Carátula:
   
Esculpida con láser. Elaborada con 63 componentes. Manecillas lacadas con Super-LumiNova
   
Correa:
   
Piel de cocodrilo cosida a mano. Correa opcional de Cordura
   
Versiones:
   
Edición Limitada a 50 piezas

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

CHRONOSWISS SPACE TIMER MOONWALK

    
Movimiento:
   
Calibre C.308 automático
   
Función:
   
Horas descentralizadas a las 12 con mecanismo “Open Gear”, minutos y segundos centrales. Fecha e indicador fase lunar/estrellas.
   
Caja:
   
Acero 44 mm, 100 metros
   
Carátula:
   
Gilloché a mano. Elaborada con 63 componentes. Manecillas parcialmente esqueletizadas
   
Correa:
   
Piel de cocodrilo cosida a mano. Correa opcional de Cordura.
   
Versiones:
   
Edición Limitada a 50 piezas
Artículo anterior

Omega Speedmaster'57, de la pista a la ciudad

Siguiente artículo

El superpoderoso Deepsea Challenge (el primer Rolex de titanio) baja a 11,000 metros

Notas relacionadas
Leer más

Perrelet adopta look racing

Turbine Carbon Racing se inspira en los circuitos de carreras gracias a los colores que evocan la bandera de cuadros blanca y negra que ondea al final de la carrera o la roja que indica la suspensión del trayecto
Leer más

Leroy luce esqueleto Art Déco

El Tourbillon Regulator Skeleton de Leroy late con calibre calado con decoración Art Déco. Una obra de arte en miniatura.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
7
Share