Vista en tres cuartos del Open Gear ReSec Black Ice de Chronoswiss

Open Gear ReSec BlAck Ice, larga vida al Rock ‘n’ Roll

El Open Gear ReSec Black Ice es la última muestra de Chronoswiss en su empeño por modernizar la imagen de los reguladores. Su gran atractivo reside en su acabado completamente negro.

No es para nada casual que la última novedad de Chronoswiss se llame igual que un popular álbum de AC/DC. Cada uno de los temas de Black Ice fueron desfilando por el estudio de Maik Panziera durante el tiempo que le llevó diseñar la última referencia de Chronoswiss. Cierta o no esta anécdota, sí que nos atrevemos a encontrar un vínculo entre las guitarras de la banda australiana y el impactante aspecto monocromático del Open Gear ReSec Black Ice: de ambos emerge una belleza tan pura como afilada.

La firma de Lucerna ha vuelto a usar el color como gran elemento creativo de la colección. En realidad, pocas firmas en el mercado han usado tanto y tan bien este recurso estilístico en los últimos años. El último en llegar es este Black Ice, nombre con indudable gancho comercial que remite al acabado negro absoluto del reloj. 

Frontal del Open Gear Black Ice de Chronoswiss
Chronoswiss ha dado una nueva vida al regulador tradicional con su colección Open Gear.

Como ya sabemos de anteriores entregas, el Open Gear ReSec es una interpretación contemporánea y heterodoxa de la tradicional disposición regulador. Esta disposición se distingue por desplazar la aguja la aguja horaria del eje central a un contador independiente habitualmente ubicado junto al índice de las 12 horas. Chronoswiss ha usado con frecuencia la disposición de regulador desde que lanzó su primer modelo en 1988, apenas cinco años después de la creación de la firma. 

Cincuenta matices de negro

El Open Gear ReSec demuestra el potencial creativo del regulador, mucho más si se combina con animaciones cromáticas. Es la línea trabajada con el Black Ice, con la diferencia de que esta vez se apuesta por un acabado totalmente negro. En casos así, juega un papel fundamental el contraste de acabados de las superficies. Como comenta Panziera sobre este reloj, “el Black Ice alberga hasta cincuenta matices de negro. Algunas superficies son incluso más oscuras que otras hasta crear la sensación de estar usando diferentes colores”

Vista de perfil de Open Gear ReSec Black Ice de Chronoswiss
El acabado negro del Open Gear ReSec Black Ice es espectacular en un entorno igual de negro que el reloj.

No hay novedad en el apartado técnico. Chronoswiss sigue apostando por el calibre C.301 que ya hemos visto en anteriores entregas del Open Gear ReSec. Consiste en un movimiento híbrido que parte de un movimiento base del mercado al que Chronoswiss acopla su módulo regulador-retrógrado. Suena sencillo, aunque no lo es para nada. Porque el C.301 se sirve de la propia platina del movimiento para que cumpla la función de carátula y sirva además de base para la inclusión de los diferentes componentes hasta crear un segundo nivel del movimiento. Esta expresión tridimensional del mecanismo para salir del interior de la caja sin duda ha sido la gran evolución técnica de Chronoswiss en los últimos años. 

Un movimiento en altura

Centrados en las indicaciones, a las 12 horas encontramos el icónico contador horario desplazado del eje central. Este elemento conecta con el eje a través de un tren de ruedas fácil de ver gracias al contraste con la superficie negra del resto de la carátula. Dicho tren conecta en la parte inferior con el contador retrógrado de segundos tan característico de la colección. De carga automática, el calibre c.301 es visible a través del fondo de zafiro de la caja, el cual nos permite observar el acabado negro del rotor de carga. 

Como es habitual en las últimas entregas del Open Gear ReSec, esta versión Black Ice está limitada a solo 50 piezas para todo el mundo, todas ellas individualmente numeradas en cada una de las carátulas. 

Open Gear Black Ice vista del fondo
El rotor del Calibre C.301 repite el acabado negro del resto del reloj.
Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Chronoswiss Open Gear Black Ice

    
Movimiento:
   
Calibre C.301 de carga automática, con reserva de marcha de 42 horas.
   
Función:
   
Horas en disposición regulador, contador retrógrado de segundos
   
Caja:
   
Acero con tratamiento DLC, 44 milímetros de diámetro. Hermética hasta 100 metros.
   
Carátula:
   
Trabajada en dos niveles de altura con un total de 42 componentes, acabado galvánico granulado en negro.
   
Correa:
   
Neopreno con forro de cuero cosido a mano.
   
Versiones:
   
Edición Limitada de 50 piezas.
   
Precio:
   
10,600 USD
Artículo anterior

WATCH UPGRADE BY BERGER EN SIAR SUMMER EXPERIENCE

Siguiente artículo

El pasha se declina en clave cronógrafo

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share