De Witt estrena Twenty-8-Skeleton Tourbillon

El Twenty-8-Eight Skeleton Tourbillon no pretende rivalizar con los relojes esqueletados, tan delgados como frágiles, en los cuales se ha retirado la mayor parte del material. La arquitectura del esqueleto de DeWitt es resistente y ofrece un equilibrio perfecto con el diseño de la caja, ornamentada con 48 columnas imperiales, ADN de DeWitt.

La construcción del calibreDW8028s de DeWitt habita en este reloj y rescata parámetros técnicos ancestrales de fiabilidad: 18,000 alt/h, un volante de inercia variable, escape con un ángulo de alzamiento de 44° y una reserva de marcha de 72 horas. Este tourbillon de cuerda manual in house está equipado con un escape de áncora suiza y una espiral fabricada con una aleación irrompible, autocompensadora, inoxidable, antimagnética y secuenciada a 2,5 Hz. La perfecta homogeneidad del alambre y la exactitud del laminado plano de la espiral (0,0001 mm) dan al mecanismo una precisión extremadamente alta.

La platina calada, una base de alpaca arenada engastada con 215 diamantes redondos, es un laberinto de curvas, círculos y rectas. El observador disfrutará recorriendo el movimiento y, al volver una esquina, se topará con el espléndido logotipo “W” esqueletado, ubicado a las 9 horas. El juego de profundidades, de perspectivas y de niveles, es característico de los diseños de DeWitt, y el Twenty-8-Eight Skeleton Tourbillon no es una excepción. El logotipo de la “W” se encuentra en la parte inferior del movimiento. La rotación del tourbillon sobre su eje, sustentado por un puente de estilo Art Déco alargado, afilado y perlado, es un espectáculo mecánico. El cubo, ubicado a las 12 horas, también es esqueletado y revela el interior del motor. Además, su forma calada recuerda el volante de un vehículo vintage. Mientras el tambor del cubo gira lentamente a medida que su muelle se destensa, los ejes superiores de este volante se deslizan por encima del volante inferior.

El Twenty-8-Eight Skeleton Tourbillon mide 43 mm. La caja, la platina, los puentes, las ruedas e incluso los tornillos más minúsculos están biselados, pulidos, satinados y tratados a la perfección por las meticulosas manos de los relojeros de DeWitt.

Artículo anterior

Arnold & Son: Belleza vertical

Siguiente artículo

Ulysse Nardin atrapa el vuelo

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share