Derrick excava nuevas sensaciones

Jean-Marie Schaller recibió su último premio en Praga (Salon Exceptional Watches). Horological Creativity Contribution Prize. “Mi amor por la alta relojería es mi mayor y único tesoro ”, dice Schaller. “Mi decisión de revivir a Louis Moinet de un sueño de ciento cincuenta años se debió en gran medida a un sentido de vocación.

Sin más recursos que mi propio entusiasmo, los resultados de esta empresa han superado mis sueños más locos”. Y una de sus ingeniosas locuras mecánicas fue la creación de Derrick Tourbillon en 2013. La singular animación de la grúa petrolífera más universal ajustada a ritmo del dispositivo antigravedad. Ahora, la firma independiente de Saint-Blaise lanza nueva versión más moderna y minimalista de su famoso Derrick para ahondar en nuevas sensaciones.

Este Derrick de Louis Moinet recupera la filosofía de los autómatas. Mecanismos en movimiento perpetuo que hipnotizan la mirada como el sistema de bombeo de adorna la carátula del reloj. La grúa, en plena síntesis con el tren de engranajes del calibre, realiza su giro veces cada minuto. Dos ruedas se observan tras el derrick, representando en la inferior el conteo de los segundos. Técnicamente, la complejidad del singular adorno ha exigido emplear el aluminio como material más apropiado y ligero.

Derrick es una edición limitada de 12 piezas por cada versión.
Derrick es una edición limitada de 12 piezas por cada versión.

El nuevo guardatiempo de Louis Moinet se presenta en dos versiones de carátula negra. Siempre con la característica caja NEO de la firma en oro rosa, el primer modelo presenta dial con acabado brillante, mientras que el segundo apuesta por el patrón geométrico de la fibra de carbono. Las dos ediciones se limitan a 12 ejemplares. Montan el calibre LM64 automático con 48 horas de reserva de marcha. El fondo exhibe el mecanismo con la masa oscilante decorada con el motivo concéntrico “clou de Paris”.

Diseño de la caja NEO de Louis Moinet.

Derrick es hermético a 50 metros, así que no presenta problemas para adentrarse en las profundidades de las emociones mecánicas. Jean-Marie Schaller puede seguir dirigiendo Louis Moinet por los caminos soñados más sorprendentes de la alta relojería.

Tiempo de Relojes

Artículo anterior

El copiloto con alma vintage

Siguiente artículo

Juguetes placenteros

Notas relacionadas
Leer más

La vuelta al mundo en ocho ciudades

Louis Moinet atrapa en ocho relojes su bitácora de viaje. Esferas que recorren París, Nueva York, Kuala Lumpur, Tokio, Bangkok, San Francisco, Singapur y Abu Dhabi

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Coordinadora de Eventos

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Colaborador Autos
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share