El día que comenzamos a amar San Valentín

Berger y Peyrelongue Chronos recomiendan los mejores guardatiempos para regalar este 14 de febrero.

¿Es cursi? Sí. ¿Comercial? Por supuesto. ¿Innecesario? Quizá. Pero hemos descubierto una cosa sobre el famoso 14 de febrero que nos hace apoyarlo más que nunca: si se piensa bien, es un gran pretexto para comprar un nuevo reloj, ya sea para poseerlo o para obsequiarlo. Y siendo así, venga, celebremos San Valentín…
Con lo anterior en mente recurrimos a los expertos de Berger y de Peyrelongue Chronos para tener sus recomendaciones sobre los mejores guardatiempos para regalar en pareja o para obsequiarse uno mismo porque, como decía Voltaire “no hay un amor que deba describirse como ciego, excepto el propio”.

Foto: Jeena Jacobs / Unsplash.com

Máquinas a la moda
Para Berger, dos firmas tienen las mejores opciones para regalos en dupla: Girard-Perregaux y Panerai. De la primera, dos Laureato —Chronograph y 38 mm— que, con su carátula azul, además de mecánica aportan un efecto trendy ya que, como se sabe, dicho color no es solo una tendencia en las carátulas; también es el color de 2020 a decir de Pantone. Sobre Panerai, opinan los vendedores de Berger, son ideales para parejas que buscan un estilo elegante, pero casual, algo que los italianos consiguen con facilidad sorprendente. Además, remarcan, son muy apreciados por los coleccionistas, así que no hay manera de fallar si se obsequia un Luminor Marina o un Luminor Due.

Laureato Chronograph y Laureato 38 mm.
Panerai Luminor Marina y Panerai Luminor Due.

Para los solteros que quieren consentirse, las joyas que merecen: un Grand Lange 1 con esos maravillosos puentes únicos de A. Lange & Shöne grabados a mano o un Excalibur Automatic de Roger Dubuis con correa de cocodrilo de colores brillantes intercambiable. La opulencia es total: hay diamantes y una maquinaria impecable que puede verse gracias al fondo de caja transparente.

A. Lange & Shöne Grand Lange 1.
Roger Dubuis Excalibur Automatic.

Historia y vanguardia
Toca el turno a Peyrelongue Chronos, donde durante la charla un dato sale a la luz: muy pocas firmas hacen ya relojes “emparejados”. Ha ganado la expresión individual, tal vez. Pero Tudor y Cartier aún tienen opciones para los enamorados que quieren sincronizar sus muñecas. Los Tudor Black Bay —aseguran en la boutique— son perfectos para las parejas que disfrutan de la aventura gracias a su alta resistencia y su estanqueidad. Por su parte, Cartier ofrece al icónico Santos que tiene a bien dar la posibilidad de intercambiar muy fácilmente el brazalete mecánico por correa de piel para poder adaptarlo a distintos tipos de eventos o para diferenciarse cuando la pareja quiere tener un reloj en común sin necesidad de que el estilo se idéntico.

Tudor Black Bay.
Santos de Cartier.

¿Y qué hay de las compras individuales? Inversiones maravillosas para alimentar la vanidad y darle más valor histórico a la colección personal. Un Blancpain Villeret Complete Calendar 8 Days con delicada carátula esmaltada y la fase lunar con la lúdica figura del satélite sonriéndole a quien le consulta. O qué tal un Breguet Tradition Dame 7038. Otra pieza de una casa con gran bagaje e influencia en la industria relojera. Puede disfrutarse del corazón del guardatiempo en la carátula y ver todos los detalles de su cuidadoso mecanismo rodeado por un bisel de diamantes y con una correa de cocodrilo para ajustarse. ¿Algo falta? Una joya puede ser “la cereza” de cualquier pastel. Recomendamos dar un vistazo a la colección propia de Peyrelongue y completar la fórmula para pasar el mejor San Valentín. —Mónica Isabel Pérez

Blancpain Villeret Complete Calendar 8 Days.
Breguet Tradition Dame 7038.

+
Para ver más de estas piezas sigue nuestras stories y videos live de Instagram.

Artículo anterior

“México tiene un gran legado racing”

Siguiente artículo

El toque avant-garde y militar

Notas relacionadas
Leer más

MOLTO VERSATILE

El actor Horacio Pancheri nos acerca a un día en su vida para mostrarnos las capacidades camaleónicas del ‘Bulgari Octo Finissimo Cronógrafo GMT’
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share