fbpx

¿Qué hay de nuevo, Richard Mille?

Si hay una pregunta frecuente en las entrevistas que se le realizan a Richard Mille, esta es “¿y por qué sus relojes son tan caros?”. Claro, tradicionalmente se entiende por qué un Rolex o un Patek Philippe pueden costar cifras estratosféricas, pero muchos se siguen preguntando por qué un reloj de Richard Mille como el nuevo RM 65-01 se vende en 305 mil dólares (recomendación: mejor no intentes convertir la cifra a pesos).

El fundador de la casa homónima está acostumbrado a responder a los cuestionamientos. La respuesta, dice, es puramente técnica. “Es algo hasta clínico e ingenioso”, ha expresado Mille. Usa tecnología de punta para hacer los relojes tal como considera que van con los tiempos y no para “hacer réplicas de modelos de los siglos XVIII y XIX”, lo cual descolocó a muchos consumidores cuando la marca nació en 1999. “Todos me decían que iba a quebrar”, cuenta. Sin embargo; hoy sabemos que se han convertido en una marca de las marcas más deseadas por deportistas y creativos como Rafael Nadal o Pharrell Williams, quienes no han dudado en colaborar con la marca para hacer uno que otro modelo.

El precio de la tecnología

El nuevo RM 65-01 de Richard Mille, que ha provocado muchos comentarios en las redes por su precio, ni siquiera es uno de los relojes más caros de la firma. Hace solo unos meses el RM 27-04 Tourbillon Rafael Nadal se presentó limitado a 50 piezas con un valor de 1,050,00 dólares. Viéndolo así, el el RM 65-01 es casi una ganga (¿?) considerando, por supuesto, que la marca ha comunicado que este modelo lleva uno de los calibres más complejos que han realizado hasta el momento.

Así que la estrella de esta novedad no es —esta vez— el colaborador en turno. Es el calibre RMAC4, que costó casi cinco años de trabajo para ser desarrollado. Se anuncia así: “es la obra más compleja a la que se ha dado vida en los talleres de Richard Mille”. ¿Por qué? Bueno, realmente es una reunión de muchos retos. Que sea un cronógrafo esqueletizado ya supone uno, y están, además, todas sus funciones. Por fortuna, estas pueden disfrutarse con facilidad gracias a que están marcadas con distintos colores en la esfera. Horas y minutos, segundero a las 6 h, fecha, ratrapante, cronógrafo con contador de 30 minutos a las 3 h, contador de 12 h a las 9 h y selector de funciones. La esfera parece el sistema de metros y trenes de alguna megalópolis nunca antes visitada que, con sus líneas de colores que llevan de un lugar a otro, indican con precisión, pero no imposibilitan el placer de perderse.

Una función “simpatiquísima”…

Así la calificaron los ingenieros de Richard Mille. Se trata de un mecanismo de armado rápido por medio de la corona que permite que se le de cuerda al reloj de manera veloz. Esto es muy útil si es que se le ha dejado solo por un buen tiempo. Y por supuesto requirió un trabajo técnico mayúsculo porque se tuvo que realizar un sistema de geometría variable en el rotor para que esto pudiera funcionar.

Un guiño más del nuevo RM 65-01 de Richard Mille. ¿Otro beneficio? Este reloj es prácticamente indestructible. Su caja de carbono TPT tiene una alta resistencia a los golpes. Recordemos que es un material conformado por 600 capas paralelas de filamentos de fibra de carbono. No se daña ni de manera macro ni micro. Así que jamás le verás una fisura. —MÓNICA ISABEL PÉREZ

Características técnicas
Richard Mille RM 65-01
Calibre RMAC4
Automático
Cronógrafo con ratrapante de última generación
Reserva de marcha: 60 horas
Caja de carbono TPT
Hermeticidad de 50 m

No Comments Yet

Comments are closed