Cuando la nostalgia se confunde con el bloqueo creativo

Swatch comienza el año con la colección Mickey Mouse x Keith Haring, que recuerda sus comienzos, pero que nos hace preguntarnos, ¿es nostalgia o bloqueo creativo?

Cuando Swatch llegó al mundo de la relojería suiza, prácticamente volvió a ponerla en el mapa. Los ánimos seguían bajos tras la crisis del cuarzo y de pronto estaba ahí una marca nueva y disruptora, aprovechando al enemigo número uno para hacerse ver. Desde 1983 sus relojes se convirtieron en un objeto de deseo masivo y accesible. Un reloj suizo de plástico —asunto antes impensable— que además introdujo las colaboraciones de arte contemporáneo a la relojería. Su primera alianza de este tipo fue con el artista pop Keith Haring en 1985 y el reloj resultante sigue siendo de culto. Pero estamos ya en 2021. ¿Es acaso demasiado tarde para la nueva colección de Swatch Mickey Mouse x Keith Haring?

Mickey Blac Sur Noir de Swatch Mickey Mouse x Keith Haring.

No vamos a negar que tiene appeal. Haring (Estados Unidos, 1958-1990) era una gran fanático de Walt Disney y del estilo gráfico que éste había llevado a la animación. Mickey Mouse, siendo la creación más emblemática de Disney, se convirtió en una constante en las obras de Haring. Para el artista, el famoso ratón era “el símbolo definitivo de Estados Unidos”. Swatch también ha usado antes a esta figura y es especialmente famosa la interpretación que hizo para ellos el artista inglés Damien Hirst, que fue un éxito en ventas y que resucitó el interés por el Mickey Mouse que ya había utilizado Gérald Genta en uno de sus relojes. Pero no nos desviemos… La situación con la colección de Swatch Mickey Mouse x Keith Haring no es que esté mal. Tanto el artista como el dibujo animado siguen siendo muy apreciados, ¿pero no ha sido ya demasiado de ellos? ¿No podría Swatch, fácilmente, seguir su propia tradición y convocar a nuevos artistas para recuperar su espíritu disruptor?

Mickey Mouse en la versión de Damien Hirst para Swatch.
Ratones hasta en la sopa

La dupla Mickey Mouse x Keith Haring que está usando Swatch en este momento, considerando su historia con ambas figuras, parece quedarse corta respecto a lo que la marca puede conseguir. Por supuesto, ver a Mickey Mouse de manera directa en la obra de Haring, considerando la historia personal del artista, resulta tan lúdico como entrañable. Pero como fórmula para hacer un producto atractivo ya está siendo usada por Uniqlo y Coach, y será vista también en Zara, Levi’s y otras marcas por el simple hecho de que Disney y The Haring Studio decidieron celebrar su alianza poniendo a disposición de productos masivos las emblemáticas imágenes. Para Keith Haring, también recordado como activista social, Walt Disney era, junto a Picassso y Andy Warhol, “uno de los artistas más importantes del siglo XX”. Y si bien se entiende el atractivo que provocan, resulta algo poco original para una firma que tenía ese adjetivo como distintivo más importante.

Mickey Marinière de Swatch Mickey Mouse x Keith Haring.
Pero, al final ¿qué hay de la colección?

Para los aficionados al arte pop, en particular al trabajo de Haring, para los fanáticos de Disney o apreciadores de ambos, habrá regocijo. Existen tres modelos: Mickey Blac Sur Noir (blanco y negro), Eclectic Mickey —acaso el más interesante porque la obra se “extiende” por la correa y por su gama cromática tan característica de Swatch— y Mouse Marinière (rojo, blanco y negro). Están disponible en dos tamaños: 43 mm, 41 mm. Y como extra hay una versión Maxi del Eclectic Mickey con un diámetro de 2.1 m. No se trata de una edición limitada, pero sí coleccionable.

Eclectic Mickey de Swatch Mickey Mouse x Keith Haring.

Por supuesto es radicalmente distinta a la colaboración ochentera de Haring, que el artista realizó aún en vida, y cuyo valor primordial es seguir siendo un hito en la relojería. Ahora que los años han pasado y la historia nos hace cuestionarnos si el viejo Mickey sigue siendo el símbolo máximo de Estados Unidos… —o si Estados Unidos sigue siendo lo que Keith Haring pensaba— la obra queda algo desfasada, tratada más desde la mercadotecnia. Pero ojalá que pronto Swatch decida ir menos al baúl de los recuerdos y mucho más a las exposiciones de arte actuales. Hay muchos artistas nuevos a los que nos encantaría ver en sus relojes. —MÓNICA ISABEL PÉREZ

La famosa colaboración de Swatch con Keith Haring en los inicios de la marca.

Deja un comentario
Artículo anterior

¿Qué hay de nuevo, Richard Mille?

Siguiente artículo

La hora azul

Notas relacionadas
Vender Relojes con estilo Silas Walton 2
Leer más

El arte de vender relojes ANTIGUOS con estilo

La firma londinense A Collected Man se ha especializado en los grandes maestros independientes. Una de las claves de su éxito es su exquisita selección de piezas exclusivas.
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share