Alimento para el espíritu

Alchemists presenta una visión diferente de la alta relojería basada en las propiedades del cobre.

Entre las muchas virtudes que se han atribuido a la relojería a lo largo de la historia nunca ha estado entre ellas la capacidad de curar. A la hora de proponer relojes diferentes, Alchemists irrumpe dentro del mercado con un producto basado en las cualidades saludables de los elementos naturales, como el cobre Su presentación en sociedad tuvo lugar en la edición 2019 de Baselworld. En una habitación del hotel Les Trois Rois de la ciudad suiza tuvimos nuestro primer contacto con sus fundadores. Sus nombres, Denis Vipret, Fabrice Thüler y Hervé Schlüchter. Denis es una celebridad en Suiza y no precisamente por ser un eminente relojero. Él es sanador, aunque él prefiere denominarse magnetizador, y desde hace años es conocido por su capacidad para encontrar y curar las dolencias de las muchas personas que acuden a él. De carácter afable, entre sus riquezas está su círculo de amigos.

El hogar de Alchemists.

Uno de ellos es Fabrice Thüler, industrial relojero con más de veinte años de experiencia en el sector. Hace cinco años Vipret lanzó a su amigo el reto de crear un reloj capaz de mejorar la salud de sus propietarios: solo tenía que aprovechar las saludables propiedades del cobre para conseguirlo. Una idea lo suficientemente loca para atrapar la atención de Thüler y proponerle crear su propia firma. Solo faltaría encontrar un experto relojero capaz de llevar el proyecto adelante. Aquí fue donde entra en escena Hervé Schlüchter para hacer posible este fascinante proyecto.

Cu29, la creación más reconocida de la firma.
LA IMPORTANCIA DEL COBRE EN LOS RELOJES DE ALCHEMISTS

Un año más tarde volvemos a contactar con Alchemists. Nos atiende su consejero delegado William Groll, quien nos pide que todas las declaraciones que recojamos para el artículo aparezcan firmadas por los tres fundadores de la marca. Está claro que todo el Alchemists es diferente a lo que hemos visto hasta ahora en la alta relojería. La firma tiene su sede en la Villa Jolimont, un bonito edificio de comienzos del siglo XX situado en Saignelégier. Aquí tiene sus instalaciones Swiss Finest, la empresa creada en 2001 por Fabrice Thüler y cuya infraestructura ha hecho posible la creación del Cuprum 479, una aleación única en el mundo y desarrollada según una receta secreta aportada por Denis Vipret.

El Cuprum 479 es una combinación de oro y cobre.

A diferencia del cobre tradicional, el Cuprum 479 de los relojes Alchemists es un material estable. También es resistente a la oxidación y sin necesidad de recibir un tratamiento de galvanizado para mejor su aspecto final.

Mezcla de cobre y oro, el Cuprum 479 aporta al reloj el aura curativa que con tanto empeño buscaba Vipret. “La idea detrás de Alchemists era, crear seguir una vía inexplorada hasta ahora dentro de la relojería”, nos comentan sus fundadores. “El proyecto existe para compartir este enfoque alternativo con el mundo, a través de la relojería como una forma de arte y, en última instancia, para tratar de tener un impacto positivo a través de nuestras creaciones. Lo que queremos es revelar lo mejor de las personas y compartir esta emoción desde una mentalidad positiva”.

TRABAJO, HUMILDAD Y ESPÍRITU INDEPENDIENTE

Un producto tan especial debía tener una presentación a la altura, algo que ha sido posible gracias a la participación del que para muchos es el mejor relojero vivo del planeta, Philippe Dufour. “Hervé Schlüchter siempre había soñado con trabajar con el Sr. Dufour y cuando decidió convertirse en relojero independiente tuvo la ocasión de conseguirlo. Ambos comparten los mismos valores de trabajo, humildad y espíritu independiente”.

Cuando los fundadores de Alchemists iniciaron el proyecto Trilogy fue Schlüchter quien acudió a Dufour para preguntarle si quería enseñarle los métodos tradicionales de acabados y decoración tanto a él como al joven equipo de relojeros que trabaja en la manufactura (el equipo de Alchemists no supera la decena y tiene una edad media de 32 años). El maestro relojero accedió y fue así cómo Alchemists se ha convertido en un abanderado de la alta relojería más purista. Algunos detalles avalan este planteamiento. 65

Para empezar, el calibre del Cu29, la pieza inaugural de su catálogo, ha sido completamente desarrollado y producido en las instalaciones de la firma. Para en ensamblaje de los movimientos se ajusta a la tradición y es un único relojero el encargado de todo el proceso. Y no es una tarea precisamente sencilla: cada uno de ellos tiene que montar el mecanismo, comprobar que funciona correctamente para después volverlo a desmontar y pasar al proceso de decoración y pulido de cada uno de sus componentes. Una vez se completa esta tarea el movimiento se ensambla definitivamente.

“NADIE QUERÍA COLABORAR CON NOSOTROS PORQUE PENSABAN QUE ERA IMPOSIBLE”

La originalidad de Alchemists tiene su lógico reflejo en sus creaciones. El movimiento del Cu29 tiene una disposición invertida que expone sus principales componentes en su frontal. La arquitectura de doble barrilete es un confeso homenaje a George Daniels, mientras en el lado izquierdo encontramos un órgano regulador con espiral cilíndrica (“uno de los pocos componentes que no fabricamos”) y a su derecha una carátula de piedra natural tallada a mano. Todo el conjunto es protegido por un cristal estilo de bóveda que recuerda a los usados por firmas como Jacob & Co. y Bovet (no en vano, Hervé Schlüchter trabajó durante siete años para la firma de Pascal Raffy). “Sin duda el diseño de la caja híbrida ha sido uno de los retos más complicados al que nos hemos enfrentado hasta ahora.

Cuando presentamos el diseño nadie quería colaborar con nosotros porque pensaban que era imposible llevarlo a cabo. Coincidimos en que es el elemento más complicado (no mecánico), por su forma y por la diferencia de espesor entre el centro y los bordes del cristal, pero también por el hecho de que el cristal está perforado por la tija de la corona. A pesar de este último elemento, pudimos mantener una resistencia al agua de 30 metros”.

EDICIONES LIMITADAS POR NATURALEZA

El próximo año debería presentarse la segunda parte de la Trilogía. Mientras tanto, Alchemists prosigue con su incipiente andadura y un proyecto muy claro para los próximos años. “Nuestra ambición nunca ha sido crear cientos de relojes al año, porque los métodos en los que confiamos para crearlos no se adaptan a este volumen. Produciremos un reloj al mes y no excederemos las 20 creaciones al año para el futuro”. Curiosamente, el anuncio de tan escueta producción coincide con el deseo de sus creadores de no realizar ediciones limitadas. Que sea la propia capacidad de la casa la que imponga el número de piezas capaces de fabricar.

Texto: Andrés Moreno

Deja un comentario
Artículo anterior

Relojería de alto voltaje

Siguiente artículo

El pueblo que no habla de los osos

Notas relacionadas
Vender Relojes con estilo Silas Walton 2
Leer más

El arte de vender relojes ANTIGUOS con estilo

La firma londinense A Collected Man se ha especializado en los grandes maestros independientes. Una de las claves de su éxito es su exquisita selección de piezas exclusivas.
Leer más

oaxaca y trilobe en conexión total

Viajamos a Oaxaca con un reloj Trilobe en la muñeca; nuestro hogar temporal fue Casa Carmen, el hotel boutique del artista Amador Montes.
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share