Girard-Perregaux: el puente dorado entre diseño y mecánica

Desde su fundación hace poco más de 225 años (227 para ser exactos), Girard-Perregaux ha buscado la perfección en términos técnicos y estéticos. Esta búsqueda ha traído varias recompensas, como ostentar más de 100 patentes y recibir varios premios por su diseño (entre los galardones destacan la medalla de oro obtenida en la Universal Exposition of Paris y el Centenary Award del Astronomical Observatory of Neuchatel).

La pieza más emblemática del savoir-faire de Girard-Perregaux es, sin duda, el Tourbillon with Three Golden Bridges. Creado en 1884, este reloj fue una revolución por la forma en que el movimiento no se limitaba a una función técnica, sino de diseño, pues los tres puentes dorados repartidos en la esfera no sólo eran atractivos visualmente, sino que ayudaban al desempeño del guardatiempo.

A partir de entonces, la casa ha lanzado distintas versiones de este modelo como un modo de celebrar su herencia horológica. La más reciente de ellas está conformada por dos nuevo modelos llamados Puentes Clásicos, cuyo principal atractivo está tanto en sus tamaños (45 y 40 mm), así como la reducción de los puentes (de los tradicionales tres a dos).

El nuevo modelo Puentes Clásicos es un homenaje a la tradición y un acercamiento al diseño contemporáneo. 

En los nuevos modelos encontramos los puentes en forma de flecha y bañados en oro rosa, cuyo tamaño corresponde al de la caja, según la versión. Debajo de esta artesanía, se encuentra un micro rotor situado entre las 10 y las 11, mientras el cañón se encuentra entre la 1 y las 2. La distribución de estos elementos está pensada para que se pueda admirar el movimiento automático. Además de esto, uno de los puentes sostiene un péndulo de precisión, con lo cual se hace patente la fusión entre diseño y mecánica como unidad.

Los detalles del reloj también dejan ver la maestría de la casa. Por ejemplo, la esfera cuenta con una decoración artesanal hecha in-house, mientras los laterales de la esfera revelan dos puentes de oro biselados, redondeados, pulidos y satinados. La caja (hecha de oro rosa) es ergonómica y está acompañada por una correa de cocodrilo negra. Toque de elegancia y comodidad que siempre se agradecen.

En fin, con estos dos nuevos relojes, Girard-Perregaux puede tener la conciencia tranquila, pues es claro que su misión de crear un puente entre la mecánica y la estética está más que cumplido.

Tiempo de Relojes

Tiempo de Relojes, de Ediciones Tourbillon, es la plataforma de comunicación de referencia en alta relojería en español. Fundada por Carlos Alonso, Tiempo de Relojes nació como revista en 1996 y celebró su 25° aniversario en 2021.

Artículo anterior

Conoce a los 72 finalistas del GPHG 2018

Siguiente artículo

Los caballeros de carbono de TAG Heuer

Notas relacionadas
Leer más

Hazañas al mejor postor

Este fin de semana se subasta el Patek Philippe que llevó el piloto británico Henry Segrave en varios de sus récords de velocidad. También te contamos todo sobre los relojes de Michael Schumacher que se rematarán el 13 de mayo

MANUEL MARTÍNEZ

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share