Grandes relojes de 2015: Clé de Cartier

A mediados del siglo XIX la relojería dio un paso técnico fundamental con la creación de los primeros modelos sin llave. Aquel invento, reivindicado por firmas como Patek Philippe, Breguet y Jaeger-LeCoultre, cambió por completo el modo de uso de las piezas. La llave, que durante siglos había acompañado a todo reloj como modo de cargar su mecanismo, quedaba limitada a los modelos de pared como vestigio de los antiguos tiempos.

Sin duda hay un poco de justicia poética en la elección por parte de Cartier de recuperar la simbología de aquellas antiguas llaves (clé en francés) para bautizar a su última creación. Clé de Cartier es un reloj de otra época. No de ésta, donde la uniformidad y la falta de creatividad son dos constantes en la industria actual. Cartier es una de las pocas firmas del mercado capaces de proponer formas a los aficionados. Lo es por tener las infraestructuras necesarias, por poseer una clientela fiel y atenta a sus creaciones y también porque esta filosofía creativa es inherente al espíritu de la marca.

Cartier-post6
El acierto del Clé consiste en la consecución de un diseño nuevo a partir de un juego de formas que siempre parte de la circunferencia. En la imagen, la versión masculina de 40 mm de diámetro con caja de oro rosa.

Como el Ballon Bleu de 2007, el Clé de Cartier es un desafío, un proyecto que nace sobre una hoja en blanco a través del cual descubrimos nuevos modos de interpretar la circunferencia, una forma básica de la Naturaleza y, cómo no, de la relojería. Todos sus elementos parten del círculo, tratado de manera fiel o deformándolo hasta adaptarse a cada pequeño hueco del reloj. Es esta referencia constante a la circunferencia la que hace al Clé de Cartier ser percibido de una forma intuitiva, al igual que lo consigue el citado Ballon Bleu o, ya en el formato rectangular, el emblemático Tank.

El trabajo de diseño abarca todos los frentes del reloj, como vemos en el suave perfilado del lateral, que atrapa la muñeca de un modo tan natural que, una vez puesto en el brazo, cuesta desprenderse de él. Estas inéditas líneas de la caja, puesto que el Clé de Cartier es un diseño de nueva creación y nunca desarrollado con anterioridad por la casa, se combinan con elementos tan característicos de Cartier, como los números romanos de la carátula o el cabujón de zafiro de la corona.

Cartier-post3

Cartier-post2
La peculiar forma de su corona es el origen del nombre. Recuerda a las antiguas llaves utilizadas para dar cuerda. Incorpora un ingenioso sistema que lo devuelve a su posición inicial automáticamente sin que se altere la posición de las manecillas.

Y llegamos a uno de los aspectos más curiosos de la pieza. Acorde con su filosofía al servicio de la estética, la corona del Clé de Cartier rompe con todo lo anteriormente visto en este terreno en relojería. El equipo creativo de la marca ha pensado que una corona rompería la unidad estética del reloj y por ello ha diseñado una en forma de prisma que prolonga la suave caída del bisel sobre el lateral de la carrura: es la imagen de esta corona la que recuerda a las llaves de dar cuerda de los antiguos relojeros. El dispositivo incorpora además un ingenioso sistema de vuelta a cero que evita que la corona se quede en una posición incómoda visualmente una vez se ha ajustado la hora del mecanismo. De este modo se cuida la estética del reloj y también se facilita la tarea del usuario, pues su gran tamaño permite que su manipulación sea extremadamente sencilla.

Cartier-post1
Todas las referencias del Clé de Cartier vienen equipadas con movimientos automáticos; lo que confirma la apuesta de la casa por estos mecanismos. Tanto el modelo masculino de 40 mm como el intermedio de 35 incorporan el nuevo calibre manufactura de Cartier 1847 MC, ‘hermano’ del ya conocido 1904 y creado expresamente para esta colección.

La nueva creación de Cartier también propone novedades en el campo técnico. Presentado en tres tamaños diferentes de caja, todas las referencias vienen equipadas con movimientos automáticos; lo que confirma la apuesta de la casa por estos mecanismos incluso en sus colecciones más populares. Tanto el modelo masculino de 40 milímetros como el intermedio de 35 incorporan el nuevo calibre manufactura de Cartier 1847 MC, ‘hermano’ del ya conocido 1904 y creado expresamente para esta colección. Sólo la versión femenina más pequeña de 31 milímetros monta un calibre de producción externa. Porque, si hay otro factor que llama la atención de Clé de Cartier es su vocación unisex. No estamos hablando de un reloj masculino o femenino. El Clé de Cartier es una pieza pensada para todos los amantes de los objetos bellos, sin distinción de sexo o edad. Una visión universal de la relojería que sólo una casa como Cartier tiene el lujo de permitirse. (Por Andrés Moreno)

 

Artículo anterior

Pre-Basel 2016: Breguet enamora con su Classique Phase de Lune Dame 9088

Siguiente artículo

Escenas invernales con seis relojes femeninos imposibles de olvidar

Notas relacionadas
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.
Breitling Super Chronomat
Leer más

Breitling Super Chronomat, campeón EN pesos pesados

El reloj aviador por excelencia de Breitling gana músculo con una versión más grande y con guiños a la estética de los años ochenta. Atentos a su módulo de segundo huso horario en el brazalete.
Leer más

Besos de azúcar para mamá

¿Una esfera de cristales de azúcar? Lo ha hecho posible Bovet. Una técnica inédita con pintura en miniatura que captura ternura, amor, nostalgia, coquetería y romanticismo. Ideal para regalar a mamá.
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share