LA CERÁMICA BRILLA EN EL CODE 11.59 BY AUDEMARS PIGUET

La cerámica potencia las posibilidades creativas de la colección. Audemars Piguet consolida su imagen de Alta Relojería sin miedo a las tendencias.

Si algo hemos aprendido de las pequeñas firmas de autor es que la Alta Relojería no tiene por qué estar anclada en la tradición. Casas como Urwerk, MB&F o H. Moser & Cie. han abierto la puerta a la creatividad sin renunciar a los mecanismos de complicación. Todas ellas tienen en Audemars Piguet su gran inspiración. La manufactura de Le Brassus siempre ha destacado por ser la más atrevida de los grandes nombres del sector en experimentar con nuevas formas y acabados. Así lo ha demostrado con colecciones tan consolidadas como Royal Oak y Royal Oak Offshore, y lo ha vuelto a conseguir cuando se ha atrevido a lanzar su gran colección de la última década, el Code 11.59 by Audemars Piguet, ya disponible con cerámica. 

Ya hemos recogido en anteriores ocasiones la controversia que supuso el estreno de Code 11.59 en su presentación 2019. Una controversia que, dicho sea de paso, fue bien aceptada por François-Henry Bennahmias como síntoma de la pasión que debe siempre despertar Audemars Piguet en el mercado. Más allá de los beneficios que reporta que hablen de uno (aunque sea mal), es evidente la confianza que Audemars Piguet ha demostrado en el Code 11.59. Está claro que es un proyecto a largo plazo, milimétricamente diseñado, que ahora añade un nuevo escalón con la llegada de la cerámica a sus modelos de complicación

Creatividad y color

La caja del Code 11.59 tiene dos características fundamentales: tener un único diámetro y su modularidad. Todas ellas parten de una carrura de forma octogonal, insertada en una estructura de asas flotantes. Esta compleja construcción ha permitido a Audemars Piguet jugar con la combinación de acabados. Primero con la mezcla de diferentes oros y, desde el año pasado, con la introducción de la cerámica. Así hemos lo hemos visto antes en las referencias cronógrafo para aterrizar ahora en las piezas de complicación. 

La cerámica amplía las posibilidades cromáticas de los relojes, como vemos en el nuevo Code 11.59 Cronógrafo Tourbillon Volante Automático y su contraste de negro y oro.

La principal consecuencia de esta llegada de la cerámica a los Code 11.59 de complicación es el potencial creativo y estético que se abre para los diseñadores de la casa. Antes ya se había atrevido a lanzar un tourbillon completamente blanco y ahora repiten jugada con la cerámica azul. El resultado es brillante y lanza una desafiadora pregunta al resto de las grandes marcas del mercado: ¿se atreve alguien a hacer un reloj así?

Sencilla perfección

Comenzamos por la propuesta más original de las tres, desde un punto de vista estético. Nos referimos al Audemars Piguet Tourbillon Volante Automático, fácil de identificar por su sencilla carátula, con toda su información reducida al ya icónico logotipo tridimensional de los Code 11.59 by Audemars Piguet. 

Hacer una carátula desnuda supone todo un riesgo creativo. Sin puntos de referencia, el reloj corre el riesgo de parecer vacío y, lo que es peor, poco práctico. Audemars Piguet ha resuelto el problema este problema con habilidad al dejar la escala de minutos en el realce y fabricar el disco de la carátula de un material muy especial. Nada menos que ónice negro

Carátula de ónice en el Code 11.59 con cerámica negra
La carátula de ónice para el nuevo Code 11.59 Tourbillon Volante cambia completamente la imagen que tenemos de este modelo.

Audemars Piguet conserva una rica herencia en el uso de carátulas fabricadas con piedra natural. Era normal encontrarlas en el catálogo de la manufactura entre los años setenta y los noventa. Incluso recordamos el atrevimiento por parte de sus responsables de usar nácar y piedras semipreciosas como el ágata para fabricar las platinas de algunas piezas únicas. Algo sencillamente extraordinario. 

Legitimado por esta tradición Audemars Piguet ha contado con la ayuda de la empresa Someco de La Chaux-de-Fonds para facturar esta carátula de ónice brillante y magníficamente pulido. Por cierto, se agradece el detalle por parte de la marca de nombrar a los proveedores de algunos de los elementos claves del reloj. Una decisión honesta que no hace perder ni un ápice de legitimidad a este sobresaliente reloj. 

Del primero al último

Centrados en el movimiento, el Tourbillon Volante Automático es ya un veterano dentro de la colección Code 11.59. De hecho, fue uno de los seis mecanismos elegidos en la presentación de la colección, en enero de 2019. La manufactura había estrenado la combinación de tourbillon volante y carga automática un año antes dentro de la colección Royal Oak Concept. Aunque había una variante importante en el calibre usado en el Code 11.59 (referencia 2950) respecto a esta primera versión: el nuevo mecanismo tenía rotor central de carga. No era periférico, como si ocurría en el caso del Royal Oak Concept. 

Fondo del Code 11.59 Tourbillon Volante
Fondo del nuevo Code 11.59 Tourbillon Volante con su calibre 2950 y su correspondiente rotor de carga.

Más allá de este pequeño cambio, el Tourbillon Volante Automático se destapó como una alternativa interesante dentro de la colección Code 11.59 cerámica en su apartado de complicación. Quizás las primeras unidades pecaron de ser excesivamente similares a las versiones más “normales” del reloj. Audemars Piguet ha solucionado este inconveniente al incorporar nuevas variantes. Primero fueron las carátulas de aventurina y ahora llega el turno de esta de ónice. Esta evolución ha mejorado de manera considerable el reloj. 

El azul como reclamo

Al igual que la gran mayoría de miembros de la competencia, Audemars Piguet cree este año ciegamente en el poder del color. En estas mismas fechas acaba de presentar la primera versión que hace del Royal Oak con caja y brazalete de cerámica azul. Para los que aún no han visto el reloj, hay que pedirles que lo hagan encarecidamente, porque es una verdadera maravilla. 

Primer plano del Code 11.59 Tourbillon Esqueleto
¿Alguna otra firma histórica del mercado se atreve a hacer un Tourbillon de cerámica azul? Audemars Piguet está claro que sí.

Pero este Royal Oak Calendario Perpetuo no ha sido el único reloj de Audemars Piguet en usar la cerámica azul. Este curioso y sugerente material también lo encontramos en el Tourbillon Esqueleto, la segunda de las novedades de Code 11.59 de cerámica que ha presentado Audemars Piguet este otoño. 

De nuevo estamos ante una mecánica ya conocida. El calibre Tourbillon Esqueleto también estuvo entre los seis mecanismos elegidos en la presentación del Code 11.59 a principios de 2019. Esta es la tercera versión que la firma hace de este modelo, la cuarta si también contamos la pieza única donada para la edición 2019 de la subasta benéfica Only Watch. Como en las otras piezas del artículo, aquí la novedad es la inclusión de la cerámica como material que acompaña al oro. No se ha hecho hasta la fecha ningún Code 11.59 en otro metal.

Fondo del Code 11.59 Tourbillon Esqueleto.
La foto trasera del Code 11.59 Tourbilon Esqueleto nos permite ver la carrera de cerámica azul y cómo este color se ha trasladado al interior del movimiento.
Acabado monocromo

La realización en cerámica azul se ciñe a la carrura de forma octogonal alojada en el interior de la caja. No obstante, el color se extiende al interior mismo del reloj. Tanto la platina como los puentes han sido sometidos a un proceso de ALD (Atomic Layer Deposition) para conseguir el acabado tan brillante que vemos en las imágenes. Con buen gusto, el equipo de desarrollo ha completado el acabado del mecanismo con un contraste de rodiados en el caso del barrilete y el tren de rodaje, y dorados en las agujas y el volante del tourbillon. En resultado es una presentación bastante original, mucho más fresca y actual que las anteriores versiones del modelo. 

Códigos establecidos

Cierra el tríptico de novedades el Cronógrafo Tourbillon Volante Automático. De nuevo hablamos de un movimiento ya usado dentro de la colección Code 11.59. Ya conocíamos la versión en oro blanco con los detalles de la carátula en azul. El nuevo Cronógrafo Tourbillon Volante Automático incluye la cerámica en una combinación cromática tan clásica como es el oro y negro. Gracias a la construcción del calibre 2952, este contraste también aparece en el frontal del reloj, con el acertado contrapunto de las agujas de oro blanco. 

La combinación de oro y negro es habitual en la Alta Relojería.
El Cronógrafo Tourbillon Volante Automático nos ofrece la imagen más clásico de los nuevos Code 11.59 presentados con la llegada del otoño.

Las características técnicas se mantienen en el mismo nivel de las altas complicaciones de Audemars Piguet. Acabados sobresalientes en un mecanismo de 479 componentes, carga automática y 65 horas de reserva de marcha. 

Esta nueva versión del Cronógrafo Tourbillon Volante Automático se presenta en edición limitada de 50 piezas. El perfecto modo de seguir contribuyendo a la consolidación del Code 11.59 by Audemars Piguet. 

Carátula de ónice en el nuevo Code 11.59 Tourbillon Volante
Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

CODE 11.59 BY AUDEMARS PIGUET TOURBILLON VOLANTE AUTOMÁTICO

    
Movimiento:
   
Calibre 2950 de carga automática, 31.50 mm de diámetro, 21,600 alt/h, 65 horas de reserva de marcha.
   
Función:
   
Horas, minutos y tourbillon volante.
   
Caja:
   
Carrura de cerámica negra, asas y fondo de oro blanco, 41 mm. Cristal de zafiro abombado, fondo transparente. Hermeticidad a 20 metros.
   
Carátula:
   
Ónice negro, agujas de oro rosa, realce lacado en negro.
   
Correa:
   
Caucho negro con cierre desplegable de oro blanco.
Code 11.59 con cerámica azul y Tourbillon
Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

CODE 11.59 BY AUDEMARS PIGUET TOURBILLON ESQUELETO

    
Movimiento:
   
Calibre 2948 de carga manual, 32.25 mm de diámetro, 21,600 alt/h, 72 horas de reserva de marcha.
   
Función:
   
Horas, minutos y tourbillon.
   
Caja:
   
Carrura de cerámica azul, asas y fondo de oro blanco, 41 mm. Cristal de zafiro abombado, fondo transparente. Hermeticidad a 20 metros.
   
Carátula:
   
Realce CVD azul, agujas de oro rosa.
   
Correa:
   
Caucho azul con cierre desplegable de oro blanco.
   
Versiones:
   
Edición de 50 piezas
Code 11.59 con cerámica negra
Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

CODE 11.59 BY AUDEMARS PIGUET CRONÓGRAFO TOURBILLON VOLANTE AUTOMÁTICO

    
Movimiento:
   
Calibre 2952 de carga automática, 32.60 mm de diámetro, 21,600 alt/h, 65 horas de reserva de marcha.
   
Función:
   
Horas, minutos, cronógrafo flyback y tourbillon.
   
Caja:
   
Carrura de cerámica negra, asas y fondo de oro rosa, 41 mm. Cristal de zafiro abombado, fondo transparente. Hermeticidad a 20 metros.
   
Carátula:
   
Realce lacado negro, agujas de oro blanco.
   
Correa:
   
Caucho negro con cierre desplegable de oro rosa.
   
Versiones:
   
Edición de 50 piezas.
Artículo anterior

Patek Philippe se alía con Salanitro

Siguiente artículo

Royal Oak Concept se une al aniversario

Notas relacionadas
Leer más

Chopard Alpine Eagle: verde con causa

Los matices importan mucho. Al azul Aletsch, gris Bernina o negro Absolu, se suma el “verde pino”. Y las acciones de la Fundación Alpine Eagle ya cuentan.
Leer más

Sensibilidad metálica

El brazalete del Big Bag Integrated King Gold de Hublot es ya un must de la relojería. Sensualidad y emociones a flor de piel.
Leer más

Libertad de colores

Versatilidad extrema con el Big Bang One Click de Hublot. Posibilidades infinitas para un corazón que late con calibre automático y se embellece con diamantes.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share