La génesis del fenómeno sport-elegant

Vacheron Constantin celebra el 20 aniversario de su línea Overseas con modelos rediseñados como el World Time, un sport-elegant de los grandes

 Vacheron-Constantin_post6

No muchos saben que los relojeros de la Cruz de Malta se adelantaron cuatro décadas al fenómeno sport-elegant de la década de 1970 en crear el primer reloj casual. Vacheron Constantin es la casa que mejor entiende hoy el sartorialismo como actitud en las horas, pero ya en 1895 creaba relojes herméticos de acero y en 1933 respondió a un encargo especial con un reloj anguloso de acero y con bisel resistente a la presión en forma de decágono con tapa trasera arroscada. Toda una premonición de lo que estaría por venir.

Aquel reloj nunca fue producido en serie regular, pero inspiró en 1977 su propuesta sport-elegant con el modelo 222, hecho para conmemorar el aniversario 222 de la maison y al que la conciencia colectiva considera el primer deportivo refinado de la casa.

Se trataba de un ultraplano con brazalete metálico integrado de acero. Lo diseñó un joven Jorg Hysek para ser sumergible a 120 metros y tenía una extra corporeidad narcisista que le faltaba a los primeros Royal Oak o Nautilus. El reloj incorporaba un rotor de oro de 21 kilates, muescas ‘professional’ en el bisel redondo y una caja antimagnética.

Dos años antes de este reloj, Vacheron había presentando un inusual Chronometer Royal de acero y/u oro también con brazalete integrado (Ref. 2215 o 42001) con un diseño rectangular de esquinas truncadas entre lo geométrico y lo tendencioso. “Un fantástico candidato para una futura reedición”, dice Christian Selmoni. Al Director Artístico de la firma le parece tentador recuperar los años 70, cuando lo perdurable, la moda y, por qué no, lo horrible convivieron en un entorno de máxima creatividad.

El 222 se editó entre 1977 y 1988. Iba equipado con el calibre 1120 de Jaeger-LeCoultre, uno de los mejores automáticos del mercado, compartido con Patek Philippe y Audemars Piguet en sus primeros Nautilus y Royal Oak. Entre 1984 y 1996 el concepto casual-chic tuvo otras variantes, el modelo 333 y, en 1989, el Phidias. Este último con un look ultra compacto que ya incluía una versión World Time.

En 1996 debutó el modelo Overseas que incorporaba un bisel con la Cruz de Malta partida en ocho muescas que en 2004, en su segunda generación, se llevó también a los eslabones del brazalete. Es imposible dimensionar el nuevo Overseas sin tener este largo recorrido en mente.

De los nuevos ‘Ultramarinos’ sorprende la dedicada meticulosidad de sus detalles, algo natural cuando se está más cerca de lo elegante que de lo sport. Nos referimos a la integración natural del brazalete intercambiable con correa de cocodrilo y otra de caucho de fácil ajuste, un bisel más proporcionado con la amplitud de la carátula, el estudio de los reflejos de la luz en el rostro, los pulidos y los satinados en el metal, la dulzura de sus curvaturas… Gestos como la carrura inclinada ‘bassine’ hacia dentro son de una exquisitez soberbia.

Durante dos días probamos en el brazo la versión World Time de carátula marrón con las 37 ciudades (incluye los desfases de Caracas, Teherán, Nepal…) del calibre 2460 WT. El juego de acabados en la carátula es de gran sutileza. El mapa con la proyección Lambert del Hemisferio Norte está satinado, los océanos son aterciopelados, el disco de las ciudades es lacado transparente, el círculo de las horas día/noche lleva tintes ahumados…

“Todo muy cool”, lo califica Selmoni, quien menciona que fueron necesarios un centenar de prototipos para dar con la hechura perfecta de todos los elementos. Para un reloj que incrementa su valor respecto a ediciones anteriores por adoptar por primera vez el Sello de Ginebra, los detalles hacen la diferencia y Vacheron Constantin quiere asentarse firme en el club de los sport-elegant.

La nueva generación de Overseas que coincide con el 20 aniversario de la colección incorpora cajas más amplias (43.5 mm para el World Time), tres movimientos automáticos completamente nuevos de manufactura (Cals. 5100, 5200 y 5300) con el rotor de oro de 22 k grabado con la rosa de los vientos visible atrás en lugar de la tapa de los modelos anteriores con el velero Amerigo Vespucci. Las carátulas han sido redimensionadas con más amplitud, las manecillas son más finas y alargadas, el bisel trae seis muescas Cruz de Malta en lugar de ocho, las hebillas desplegable incorporan extensiones para un mejor ajuste, la caja es hermética hasta 150 metros y 50 metros para los dos modelos extraplano (el Calendario Perpetuo y el Ultra Thin Cal. 1120) y un anillo de hierro dulce interior blinda a todos los modelos  contra el magnetismo hasta 200 gauss.

 

FICHA TÉCNICA

Overseas World Time

Indicaciones: Horas, minutos y 37 husos horarios.

Mecanismo: Automático extraplano.

Características: Caja de 45 mm de acero, tres corras intercambiables (acero, piel y caucho).

Texto: Carlos Alonso

Artículo anterior

La innovación de la casa Breguet

Siguiente artículo

El glorioso homenaje de Montblanc al bardo inmortal William Shakespeare

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes
Leer más

El toque excéntrico de Speake-marin

El twist extravagante de Speake-Marin llega al SIAR Summer Experience. Una dual time con un toque de menta y negro fuera de lo común.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share