Patek frente a la belleza de las matemáticas

Es delicada artesanía. Belleza que empieza con la letra “P”. Es arte. Y también es un exquisito reloj con una curva de armonía y proporciones perfectas. Ellipse d´Or nacía en 1968 entre el círculo y el rectángulo. La búsqueda del número áureo hacia el encuentro de la divina proporción (tamaño 1/1, 6181). Inspiración clásica de los matemáticos griegos que dio origen a uno de los relojes más carismáticos en la historia de Patek Philippe.

El Ellipse d´Or Ref. 5738/50P-001 edición limitada es un homenaje al modelo original de Patek.

Ellipse d´Or (Ref. 5738/50P-001) es una versión exclusiva de 100 piezas que rinde homenaje a los oficios artesanales. La carátula presenta un juego de volutas grabadas a mano en placa de oro sobre el fondo de esmalte negro de la esfera. Es una caja de platino de 34,5 x 39,5 mm y una altura de 6,58 mm. En el fondo macizo del reloj, está grabado el nombre con la fecha conmemorativa. Y destaca la corona engastada con un cabujón de ónix negro.

La Ref. 5738R-01 de este modelo, se presenta en oro rosa.

Ellipse d´Or presenta el calibre 240 extraplano de cuerda automática. En el año 77 fue la primera pieza de Patek Philippe que incorporaba el célebre movimiento ultraplano con mini-rotor. Ellipse d´Or fue pieza estrella de la casa de Ginebra en los años 70s y 80s. La manufactura sumaba hasta 65 versiones en múltiples tamaños y juego de pulseras y brazaletes. Su diseño elíptico dio lugar al quimérico Nautilus-Ellipse. En 2008, Patek celebró el 40 aniversario de Ellipse d´Or con una declinación grande por primera vez en platino y esfera azul “soleil”. La nueva pieza conmemorativa de los 50 años llega en un set con gemelos a juego en oro blanco y la misma decoración de volutas hechas a mano.

La magía de estos guardatiempos se encuentra en los detalles, como la esfera negra y la corona engastada con ónix negro.

La Gran Dama también presenta Ellipse d´Or (Ref. 5738R-01) en nueva versión grande de oro rosa. Son las mismas dimensiones que la versión conmemorativa, sólo varían 0,5 mm de asa a asa. La esfera es negra ébano con acabado “soleil” y los índices y las finas agujas tipo “cabello” persentan terminación en oro rosa. La corona también está engastada con un ónix negro. Sin faltar a la tradición, el reloj va dotado con un fondo macizo de oro rosa.

Tiempo de Relojes

Artículo anterior

Un robotanque de tiempo para MB&F y L'Epée 1839

Siguiente artículo

Ulysse Nardin "Free Wheels", erotismo mecánico flotante

Notas relacionadas
Leer más

La vuelta al mundo en ocho ciudades

Louis Moinet atrapa en ocho relojes su bitácora de viaje. Esferas que recorren París, Nueva York, Kuala Lumpur, Tokio, Bangkok, San Francisco, Singapur y Abu Dhabi

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Coordinadora de Eventos

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Colaborador Autos
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share