Reuge Music Biplane: una caja musical muy mexicana

La industria musical ha enfrentado, como otras ramas del entretenimiento, cambios de paradigma que la colocan en jaque. El ejemplo más reciente está en el paso del formato físico al digital: hoy los CD’s son un objeto obsoleto frente a cualquier gadget capaz de almacenar miles de horas de música. Un golpe para un producto físico que redituaba millones de dólares en ganancias, pero que hoy es no sólo poco práctico, sino incluso “feo”, sin un valor real (quizá sólo el emocional, pero no masivo, sino individual).

Lo irónico de estas mutaciones son las consecuencias que suelen tener, muchas de ellas impensadas. Por ejemplo, la desaparición del CD trajo consigo una nueva fiebre por los discos de acetato: esos gigantescos círculos negros que alguna vez se vieron como hoy observamos a los “compactos”. El acetato logró trascender su uso gracias a sus rasgos, los cuales le han convertido en objeto de deseo para todo melómano que se precie de serlo (existen vinilos que se cotizan en el mercado por miles de dólares).

Otro producto que en últimos años ha tenido auge, son las cajas musicales. Si bien han estado ahí desde antes de la invención del fonógrafo (su primer gran enemigo), muchas veces se ha vilipendiado a estos artefactos, a pesar de ser auténticas proezas de artesanía, mecánica y sensibilidad. Hoy la gente regresa a ellas como un símbolo no sólo de estatus sino de conocimiento y exquisitez, pues las cajas han evolucionado para entregarnos auténticas obras de arte.

Una de las casas especializadas en este tipo de aparatos es Reuge, que cuenta con experiencia centenaria (sus orígenes datan de 1865) y un alto grado de savoir faire gracias a que abreva del conocimiento relojero (el gran patriarca de la familia, Charles Reuge, se las ingenió para colocar dentro de algunos guardatiempos pequeños cilindros musicales animados por el movimiento mecánico) para construir sus piezas.

A lo largo de su historia, Reuge ha creado piezas tan complejas como aves mecánicas cantoras para firmas como Bontems y Eschle, pirámides sonoras, relojes de bolsillo melódicos, semillas misteriosas musicales, tortugas y naves espaciales (estas dos últimas en colaboración con la casa punk de la relojería, MB&F) e incluso aviones homenaje a las flotillas de guerra.

La casa retoma justamente la figura de las naves militares para presentar un homenaje a México con el Reuge Music Biplane, caja musical limitada a dos piezas. Esta creación cuenta con un mecanismo de cilindro que reproduce cuatro melodías clásicas dentro del repertorio mexicano: El Himno Nacional, el Huapango de Moncayo, Cielito Lindo y La Bikina.

El avión, diseñado especialmente y en exclusiva para Berger Joyeros, está hecho con madera, la cual fue pintada con un aerógrafo especial para retratar a la perfección la bandera nacional, misma que simula movimiento. Una joya musical para los melómanos mexicanos.

Artículo anterior

TAG Heuer, encantador de serpientes

Siguiente artículo

El otro crack de Rusia 2018

Notas relacionadas
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share