TAG Heuer, encantador de serpientes

Jean-Claude Biver, CEO de TAG Heuer y presidente de relojería de LVMH, siempre se ha destacado por su afán de diferenciación. Esto se extiende tanto a los relojes creados bajo su responsabilidad en las marcas por las que ha pasado (Blancpain, Omega, Hublot…) como a los medios usados para su concepción, comunicación o distribución.

Para él, la innovación es el único camino y este empeño incluye ahora un terreno poco explotado como el de la certificación cronométrica. Lo demuestra el nuevo Carrera Chronographe Tourbillon con cronómetro Tête de Vipère, lanzado para conmemorar el 55 aniversario de la colección.

El Observatorio de Besançon

La característica principal de esta edición limitada con nombre kilométrico es su certificación por el Observatorio de Besançon, un reconocimiento creado en 1897 que fue abandonado en los años 70 y que, desde su reactivación en 2006, solo ha sido probado en 500 relojes. Es otra forma de destacar la exclusividad que debe acompañar a cualquier pieza de alta relojería.

A diferencia del COSC (Control Oficial Suizo de los Cronómetros), las pruebas del Observatorio de Besançon se realizan con el mecanismo ya montado en el reloj. Se prolongan durante 16 días en cinco posiciones diferentes del guardatiempo y con variaciones en la temperatura de examen en tres estados distintos.

El reverso del Carrera Chronographe Tourbillon con cronómetro Tête de Vipère.

Este modelo refuerza el discurso de la cronometría como una cualidad básica del Carrera Cronographe Tourbillon y hace aún más atractivo el mensaje de una pieza con estas cualidades a un precio imbatible. COSC y Besançon son dos caras de una misma moneda que TAG Heuer tiene en el bolsillo. Basta recordar el anuncio que hizo la casa en 2017 con motivo de la certificación número mil del calibre Heuer-02T a cargo del COSC.

Por lo demás, estamos ante una afortunada animación del Carrera Chronographe Tourbillon, esta vez hecha en cerámica azul oscuro con asas y bisel fabricados en ese material. Tiene la caja modular de 12 elementos del reloj presentado hace dos años.

El puente del reloj presume el grabado de la cabeza de víbora (Tête de Vipère). 

Está equipado con el mismo movimiento, caracterizado por su tourbillon volante de titanio con parte superior de carbono para hacerlo más ligero. En su decoración se repiten los motivos azules de la caja, tanto en la masa oscilante como en la tapa del barrilete. El resto de los componentes presenta una sofisticada decoración que alterna el cepillado y el pulido a chorro en acabado negro, acorde con el espíritu contemporáneo de la pieza.

La cabeza de víbora (Tête de Vipère) que se ve en el puente, recuerda el origen de su inusual certificación cronométrica.

Artículo anterior

El factor garage de HYT

Siguiente artículo

Reuge Music Biplane: una caja musical muy mexicana

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share