Sin señora Robinson, el graduado se pinta de oro y verde

Girard-Perregaux presenta dos versiones de su colección Laureato, una en oro rosa y ónix y otra en verde, el color que este año marca fuerte tendencia en alta relojería.

“Verde que te quiero verde”, escribió García Lorca y la industria del tic-tac replicó esta máxima, en diversa épocas, en los 60 y 70, pero también en 2021, cuando encontró en ese tono su tendencia estética fundamental. Y lo mismo ha estado ocurriendo en 2022, independientemente de lo que digan Pantone y su sistema de identificación y comunicación del color. En un año en el que la mayoría de las marcas ha lanzado modelos en verde, llegamos a septiembre con la presentación de dos nuevas piezas de la colección Girard-Perregaux Laureato, una de las cuales viene en color…. ¡verde!

En la cultura islámica, el verde representa la naturaleza y la fertilidad, lo cual tiene su lógica en una región donde predomina la geografía desértica. Sea como fuere, pandemia y recesión de por medio, el verde viene a traer, así más no sea en forma de lapsus onírico, un oasis, y esto aunque la postal mental se reduzca a las mínimas dimensiones de un reloj de pulsera. Con esto en mente, Girard-Perregaux presenta este mes su Laureato de 42 mm de oro rosa y ónix, una pieza que viene a ampliar esta colección originalmente lanzada a mediados de los años 70. 

Composición siempre vigente

Se trata de un guardatiempo albergado en una caja de oro rosa con una carátula de ónix negro elaborada a mano y con un movimiento mecánico de producción propia. Otro gran detalle es que si bien la década del 70 fue rica en términos de creatividad para el diseño industrial, pocos diseños forjados entonces han seguido vigentes. Es el caso del Laureato, equipado con un bisel octogonal asentado sobre un anillo circular, que a su vez se ubica sobre una caja angular. A la vez, su caja también evoca una roca lisa y redondeada, con una superficie pulida y satinada.  

Cuando se presentó en 1975, el primer Laureato fue, en realidad, formalmente bautizado como «Cronómetro de cuarzo». Sin embargo, en Italia, por entonces el mercado más importante de la manufactura suiza, esta novedad se hizo conocida como “el graduado” (“laureato”, en la lengua de Dante Alighieri). El apodo aludía a la precisión del modelo, que por entonces se alzó con varios premios. Con el paso del tiempo, la maison suiza adoptaría el nombre, que luego vino a ser reforzado cuando muchos se dieron cuenta de que el bisel se asentaba sobre la caja como una corona de laurel sobre la cabeza de un ganador.

Del cuarzo al COSC

Desde entonces, hubo, claro, modificaciones en su diseño, pero siempre manteniendo el ADN de la versión original. En los 70, la manufactura fundada en el siglo XVIII, supo mantenerse a la vanguardia de la relojería de cuarzo, una tecnología que por entonces prometía una exactitud sin precedentes. De hecho, la frecuencia elegida por la la marca, de 32,768 Hz, se convirtió entonces en un estándar universal para los relojes de pila. Otro dato es que el Laureato original tenía un movimiento de cuarzo de manufactura propia con certificado COSC, el Calibre 705

Casi 50 años más tarde, los relojes de cuarzo continúan manteniendo su clientela. En los años 90, cuando la relojería mecánica vivió un renacimiento, Girard-Perregaux lanzó el Laureato 8010 con un calibre automático de manufactura propia. Hoy, el Laureato de 34 mm cuenta con un movimiento de cuarzo, mientras que los modelos de mayor tamaño poseen movimientos mecánicos. Y aquí es donde la novedad de este mes, el Laureato de 42 mm, viene a sorprender por sus lujosos materiales pulidos a mano. En este punto, cabe aclarar que las carátulas de ónix requieren al menos de 15 tareas distintas para que el aspecto de la superficie sea similar a la de un espejo. 

La segunda novedad de este mes, aunque recién se lanzará a la venta en noviembre, también pertenece a la colección Laureato. Se trata del Girard-Perregaux Laureato 42 mm Green, alojado en una caja de acero inoxidable y que, siguiendo la fórmula de la colección, alterna superficies pulidas y satinadas en todo el guardatiempo. Lleva, además, agujas e índices de tipo bastón con tratamiento de PVD negro y material luminiscente que brilla en la oscuridad.  La mayoría de los elementos estéticos de este modelo resultarán familiares a los fans de la colección, pero hay un detalle nuevo: por primera vez, un Laureato con tres agujas yuxtapone un realce negro con el color de la carátula principal, en verde.                           

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Laureato 42 mm Pink Gold & Onyx

    
Movimiento:
   
GP01800 de manufactura
   
Función:
   
Horas, minutos, segundero central, fecha
   
Caja:
   
Oro rosa 42 mm; 50 m
   
Carátula:
   
Ónix negro pulido, logotipo GP en oro rosa
   
Correa:
   
Brazalete de oro rosa/ Correa de piel de aligátor

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Laureato 42 mm Green

    
Movimiento:
   
GP01800 de manufactura
   
Función:
   
horas, minutos, segundero central, fecha.
   
Caja:
   
Acero 42 mm; 50 m
   
Carátula:
   
verde con efectos rayos de sol y diseño “Clous de Paris”
Artículo anterior

H. Moser & Cie. viste su “niño bonito” de oro y negro

Siguiente artículo

Nuevo Tudor Pelagos 39 mm. Otra buena razón para el éxito

Notas relacionadas
Leer más

Chopard Alpine Eagle: verde con causa

Los matices importan mucho. Al azul Aletsch, gris Bernina o negro Absolu, se suma el “verde pino”. Y las acciones de la Fundación Alpine Eagle ya cuentan.
Leer más

Sensibilidad metálica

El brazalete del Big Bag Integrated King Gold de Hublot es ya un must de la relojería. Sensualidad y emociones a flor de piel.
Leer más

Libertad de colores

Versatilidad extrema con el Big Bang One Click de Hublot. Posibilidades infinitas para un corazón que late con calibre automático y se embellece con diamantes.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share