Tudor de oro y plata

Black Bay Fifty-Eight se viste con traje diver más exclusivo en plata y oro por primera vez.

Un reloj herramienta en el material más noble. ¿Qué explica ese salto? Que la marca se encuentra en un estado de madurez notable. Y que el mercado comienza a dar muestras de deseo de ediciones especiales con mayor atractivo. Tudor lo llama Black Bay Fitty-Eight 18K porque es el primer modelo que realiza en oro amarillo. Y, además, abre el fondo de la caja con cristal de zafiro para mostrar el calibre de manufactura. La firma lanza el Black Bay Fifty-Eight 925, una inédita pieza en plata. Tudor se viste de oro y plata para desatar la fiebre de los entusiastas vintage, pero también para los amantes de los relojes que tienen una muñeca fina o delgada.

Tudor Black Bay Fitty-Eight 18K

El nuevo Tudor Black Bay Fitty-Eight 18K llega en caja de 39 mm de oro con acabado satinado (mate). El guiño histórico mantiene el diámetro original con las proporciones de las piezas de los años 50. Presenta una bella carátula “verde oro” y mantiene las características esenciales del Black Bay en el diseño de la carátula con las agujas angulares “Snowflake” —nacieron en el año 69—. El bisel giratorio unidireccional, acorde al estándar de buceo, es de oro amarillo con disco de aluminio anodizado y verde mate —las marcas y los números cuentan con un baño en oro—. Una estética homogénea con los dos colores o tonos predominantes.

No menos interesante es el fondo abierto para una pieza con hermeticidad a 200 metros. Entre sus garantías, la corona a rosca para no comprometer la funcionalidad y la estanqueidad. Exhibe el calibre de manufactura MT5400 —un movimiento que se fabrica en la pública y reconocida alianza de Tudor con Breitling—. Monta espiral de silicio y late a 4 Hz. Con una reserva de marcha de 70 horas aproximadamente, cuenta con certificado COSC. Una pieza deportiva con un brillo especial que viste correa de tejido, el NATO de la marca artesanal francesa Julien Faure, o piel de aligátor en color verde.

Black Bay Fifty-Eight 925 con correa de cuero
Black Bay Fifty-Eight 925

Y el histórico reloj de submarinismo de Tudor con hermeticidad a 200 metros, que se presentaba en 1958, se viste también de plata por primera. Su diseño neovintage ahora se lanza con una nueva aleación que no se daña con el uso. Este Black Bay Fifty-Eight 925 presenta caja de plata con acabado satinado y efecto mate. La esfera abombada adopta un color gris (topo) que también se reproduce el color en el disco de aluminio anodizado sobre el bisel igualmente fabricado en plata.

Una pieza en 39 mm que, como hemos señalado, exhibe en el fondo abierto el calibre MT5400 y mantiene su hermeticidad hasta 200 metros. Black Bay Fifty-Eight 925 cuenta asimismo con dos correas para elegir: tejido Jacquard de Julien Faure o cuero marrón. Dos piezas con garantía de cinco años sin necesidad de registro ni mantenimiento obligatorio. Tudor se viste de oro y plata para rendir tributo de nuevo a su histórico Big Crown, la conocida Referencia 7924. Dos piezas más exquisitas y exclusivas que amplían el catálogo de la firma relojera.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Tudor Black Bay Fitty-Eight 18K

    
Movimiento:
   
Calibre de manufactura MT5400
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos
   
Caja:
   
Oro amarillo de 18 quilates, 39 mm
   
Carátula:
   
Verde, abombada
   
Correa:
   
Cuero de aligátor marrón oscuro/ Tejido verde con una banda dorada
   
Precio:
   
16,000 Francos Suizos
Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

TUDOR BLACK BAY FIFTY-EIGHT 925

    
Movimiento:
   
Calibre de manufactura MT5400
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos
   
Caja:
   
Caja de plata 925, 39 mm
   
Carátula:
   
Gris topo, abombada
   
Correa:
   
Cuero flor marrón / Tejidp gris topo con banda plateada
   
Precio:
   
4,100 Francos Suizos
Deja un comentario
Artículo anterior

Hublot big bang, desnudo integral

Siguiente artículo

HÉROES QUE MARCAN EL FUTURO

Notas relacionadas
Leer más

Señores de negro

Chopard presenta L.U.C Time Traveler One Black y L.U.C GMT One Black. Dos ediciones limitadas en titanio ceramizado.
Vender Relojes con estilo Silas Walton 2
Leer más

El arte de vender relojes ANTIGUOS con estilo

La firma londinense A Collected Man se ha especializado en los grandes maestros independientes. Una de las claves de su éxito es su exquisita selección de piezas exclusivas.
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share