Cuando Tudor le ganó (por una vez) a Rolex

El Tudor Ranger fue la gran hazaña épica de la firma. Y se lo debemos una vez más a Hans Wilsdorf, que concebía el mundo como un gran laboratorio real.

Fue la gran hazaña épica de Tudor. Se cumplen 70 años de la British North Greenland Expedition. El equipo de marineros y científicos que realizaron estudios geológicos de la capa del hielo en Groenlandia iba equipado con 30 relojes Oyster Prince. Otra herramienta vital más que, en condiciones extremas, se probó sobre el campo de investigación. Un 8 de julio de 1952 la expedición partía de Deptford, a orillas del Támesis en Londres. Y el nuevo Tudor Ranger celebra la hazaña.

La explicación se la debemos a Hans Wilsdorf, fundador de Rolex y Tudor, que concebía el mundo como un gran laboratorio real para probar los relojes en condiciones extremas. El Explorer salía en 1953 en la muñeca de Sir Edmund Hillary hacia la cumbre del Everest. Pero aquí Tudor fue un gran pionero. Tudor le ganó, por una vez, a Rolex, si no contamos que Mercedes Gleitze cruzó el canal de la Mancha en 1927 y Sir Malcolm Campbell batía récords de velocidad con el Bluebird en los años 30. Las condiciones extremadamente hostiles de Groenlandia registraron temperaturas heladas por debajo de los 60 grados, y el Oyster Prince de Tudor siguió funcionando como si nada.

El diseño de una herramienta

El nuevo Tudor Ranger mantiene sus grandes números arábigos con material luminiscente y las agujas de diseño único. El rediseño de la pieza retoma sus características más originales y se elimina la ventana de fecha, como aquella variante de 1973 más grande y con brazalete integrado. La estética de la pieza es más reconocible tal como se definió en los años 60. La caja es de 39 mm y está fabricada en acero con acabado satinado, al igual que el bisel. Su esfera abombada presenta una carátula negra, con acabado granulado, y los números e índices refuerzan la luminiscencia con Super-Luminova®, al igual que las agujas “Ranger”. Diseño sumamente pragmático, funciones básicas y perfecta legibilidad.

El Tudor Ranger cuenta con el calibre MT5402 de manufactura. Certificado COSC con precisión mejorada (de -2 a +4 segundos) y una reserva de marcha de 70 horas. Espiral de silicio que garantiza fiabilidad y longevidad. La pieza llega disponible con brazalete integrado, el textil Jacquard de la firma, así como una correa que combina caucho y cuero negro. Para intercambiarlas, hay que llevarlo a servicio. Lo más interesante de su brazalete (satinado) es el cierre “Tfit” equipado con sistema de ajuste rápido. Permite una extensión instantánea hasta 8 mm sin necesidad de herramientas.

Historia y precisión

La historia del nombre Ranger se remonta mucho más allá de la British North Greenland Expedition. Aunque los relojes Tudor utilizados por sus miembros entre 1952 y 1954 nunca llevaron esta inscripción en sus esferas, el Ranger se mantuvo como un instrumento robusto, práctico y asequible, nacido en Tudor durante esta época. En realidad, el nombre se remonta a 1929, cuando el propio Wilsdorf lo registró , tres años después de registrar la marca Tudor.

Teniendo en cuenta aquellas temperaturas previstas en Groenlandia por la expedición británica, aquellos originales Oyster Prince enviados para el proyecto fueron especialmente lubricados con aceite “ártico” y provistos de extensiones de brazalete para que los relojes pudieran llevarse sobre las mangas de las parkas. Además, los miembros de la expedición monitoreaban la precisión de los relojes en comparación con las señales horarias emitidas por la BBC. A su regreso de Groenlandia, uno de los miembros de la expedición escribió en una carta a Tudor, que se ha conservado en los archivos de la marca, que su reloj “mantenía una precisión excepcional” y que “en ningún momento hubo que darle cuerda a mano”. Y aquí está el nuevo Tudor Ranger.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Tudor Ranger

    
Movimiento:
   
Calibre automático MT5402 COSC
   
Función:
   
Horas, minutos y segundos
   
Caja:
   
Caja de acero 39 mm, 100 metros
   
Carátula:
   
Esfera negra abombada y acabado granulado
   
Correa:
   
Brazalete
   
Versiones:
   
Jacquard / Caucho y cuero
   
Precio:
   
2,900 Francos Suizos (Brazalete)
Artículo anterior

Un rayo azul eléctrico

Siguiente artículo

Tres detalles nunca vistos en el AP Offshore Music Edition

Notas relacionadas
Leer más

Perrelet adopta look racing

Turbine Carbon Racing se inspira en los circuitos de carreras gracias a los colores que evocan la bandera de cuadros blanca y negra que ondea al final de la carrera o la roja que indica la suspensión del trayecto
Leer más

Leroy luce esqueleto Art Déco

El Tourbillon Regulator Skeleton de Leroy late con calibre calado con decoración Art Déco. Una obra de arte en miniatura.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share