La carátula artesanal del Marine Torpilleur realizada por Donzé Cadrans

Ulysse Nardin PRESUME DE SU legado de cronómetros

Esta colección cápsula comprende siete referencias, todas ellas en edición limitada. Su lanzamiento completa la serie de eventos conmemorativos del 175 aniversario de la manufactura.

Vuelta por fin a la normalidad, o al menos a algo que se parece mucho a lo que teníamos antes de la pandemia. Ayer lunes abrió sus puertas Geneva Watch Days (GWD), el primer evento presencial de relojería que se celebra este año en Europa. Geneva Watch Days se diferencia de las citas relojeras tradicionales por su carácter descentralizado. Todas las firmas acuerdan una fecha y espacio para facilitar la tarea a periodistas y profesionales. Más allá de este consenso, cada una ha seguido su propia estrategia y estilo. 

Dos estilos de cronómetro dentro de Ulysse Nardin
Marine Torpilleur establece lazos con los excelsos cronómetros que Ulysse Nardin fabricaba en el pasado.

Entre las firmas más madrugadoras ha estado Ulysse Nardin. La manufactura de Le Locle prosigue su programa de celebraciones del 175 aniversario de su fundación. “Lo hemos repartido a lo largo del año”, comenta Jean Christophe Sabatier, máximo responsable de producto de Ulysse Nardin. “En el primer semestre hemos querido transmitir el lado más innovador de la manufactura”. Esto se ha expresado en productos como el Diver X Skeleton o el increíble reloj de mesa UFO, también elegido por Ulysse Nardin como base para su pieza única donada a la subasta Only Watch. “Este segundo semestre es algo completamente diferente”, prosigue Sabatier. “Ahora queremos centrarnos en nuestros orígenes. Volver a las raíces de Ulysse Nardin. Este camino pasa inevitablemente por la tradición cronométrica”. 

El mayor legado

En un mercado tan exigente como el relojero, solo sobrevives si tienes algo que te diferencie del resto. Puede sonar presumido, pero ser especial es el único modo de destacar entre la multitud de marcas que pueblan el panorama. Ulysse Nardin conoce bien sus puntos fuertes. Uno de ellos es su legado de cronometría marina: no hay ninguna otra firma que pueda presumir de semejante bagaje técnico

Cuando nace Ulysse Nardin en 1846, los barcos es el único medio que permite el transporte de personas y comercio de mercancías entre continentes. Un enorme negocio que depende de la habilidad de los marineros para dejar su carga en el sitio y plazos estipulados. Algo solo posible si contaban con un buen cronómetro marino. “Era una pieza esencial en los barcos”, aclara Massimo Bonfigli. “En aquella época era muy normal que un buen cronómetro marino costara un tercio del precio total de un barco”. La tecnología punta nunca ha sido barata. Ni ahora, ni hace 175 años. 

Antiguo anuncio de los cronómetros marinos de Ulysse Nardin
Antiguo anuncio de los cronómetros marinos de Ulysse Nardin.

“Hay un modo muy sencillo de comprobar quién era una firma importante en el campo de los cronómetros marinos. Simplemente hay que ver quién llevaba más relojes a los observatorios astronómicos para que testaran la precisión de sus maquinarias y fueran después entregados a los clientes. Los numerosos premios conseguidos por Ulysse Nardin nos demuestra que estábamos en aquellos momentos en la cima”, prosigue Bonfigli. “Todo este extraordinario legado es el que queremos mostrar ahora en la nueva colección”. 

Un torpedo hecho a mano

Marine es la colección que mejor ha sabido trasladar a la actualidad la herencia cronométrica de Ulysse Nardin. Ella acoge esta serie cápsula de modelos lanzados con motivo del 175 aniversario de la manufactura. En total son siete referencias, todas ellos realizadas en edición limitada e identificadas por lucir en sus carátulas la leyenda Chronometry since 1846. 

La colección completa cápsula de Marine Torpilleur
Los cinco modelos lanzados dentro de la colección. Faltan las variantes en carátula del Moonphase y el Cronógrafo Anual.

El modelo de partida elegido es el Torpilleur (torpedo en francés). El reloj fue lanzado por primera vez en 2017 y comparte con otras referencias de la familia Marine ese aire clásico tan característico de Ulysse Nardin, con el canto acanalado y un finísimo bisel que cede todo el protagonismo a la carátula. Este diseño lleva siempre a los Torpilleur a parecer más grandes de lo que realmente son

El Marine Torpilleur Esmalte, realizado por Donzé Cadrans
La versión Marine Torpilleur Esmalte Azul, con la carátula realizada de manera artesanal en Donzé Cadrans.

La primera de las siete referencias presentadas ha sido el Marine Torpilleur Esmalte Azul. Es la pieza más básica de la colección, aunque no la más barata. En su realización han contado con la ayuda de Donzé Cadrans, la gran casa artesanal de carátulas de esmalte de Le Locle, adquirida por Ulysse Nardin en 2011. El equipo de Donzé Cadrans ha diseñado para el Marine Torpilleur un tono de azul específico para esta edición del 175 aniversario. Cuesta saber si el tono, como dicen en Ulysse Nardin, es realmente exclusivo. Lo que sí podemos afirmar es que es bastante atractivo y queda igual de bien si el cliente opta por una correa en similar tono azul o en marrón. De este reloj se lanzará una edición de 175 piezas, todas ellas a un precio de 11,500 dólares. 

EL Marine Torpilleur en acabado Panda, el más moderno de la serie
El Marine Torpilleur Panda ofrece la imagen más moderna de toda esta colección cápsula.

Más económica es la versión Marine Torpilleur Panda. Es la primera vez que esta colección incluye una carátula en esta disposición. Aquí la tradición deja paso al deseo de conquistar al público más joven. No en vano, es la referencia que tiene un aire más moderno de toda la colección cápsula. Del reloj se harán un total de 300 piezas, ya sea con correa azul o marrón. El precio elegido es de 8,200 dólares. 

Complicaciones funcionales

En la categoría de complicados entramos con el Torpilleur Moonphase, un reloj también sencillo donde la novedad reside en la incorporación del indicador de fases lunares dentro del segundero, aunque por el camino haya perdido la ventana de fecha. El Torpilleur Moonphase comparte diámetro con la versión sencilla (42 milímetros). Su movimiento es el UN-119, una derivación del UN-118 empleado en las versiones de tres agujas. “Para mí, uno de los calibres mejor construidos que podemos encontrar hoy en el día en el mercado”, señala Patrick Pruniaux, consejero delegado de Ulysse Nardin. Disponible tanto con carátula blanca como azul. La edición es de 300 piezas para cada una de las versiones. Su precio, 9,900 euros. 

El Marine Torpilleur Monophase con carátula azul
El Marine Torpilleur Moonphase sigue la senda de las complicaciones sencillas y evita que su precio se dispare.

Más interesante en el plano técnico es el Marine Torpilleur Cronógrafo Anual, lanzado por Ulysse Nardin hace cinco años. No es muy habitual encontrar un mecanismo que combine estas dos complicaciones hoy en día en el mercado. Ulysse Nardin lo consigue con el calibre UN-153, variación del conocido UN-150. Este movimiento parte del dispositivo de calendario anual que Ludwig Oechslin creó para Ulysse Nardin en 1996 y que lanzó aquel año coincidiendo con la salida al mercado del Calendario Anual de Patek Philippe. Es un mecanismo que destaca sobre todo por su naturalidad en el uso y la posibilidad de corrección en ambos sentidos. Puede sonar sencillo, pero la corrección en sentido contrario es algo muy raro de encontrar en relojería. Y es una pena, porque su presencia agiliza mucho el proceso de cambio de fecha. 

Carátula del Marine Torpilleur Cronógrafo Anual
El Cronógrafo Anual muestra una combinación no muy habitual en el mercado. Lo hace con una carátula muy sencilla, con la ausencia del contador de horas del cronógrafo y una pequeña ventana para la fecha.

La disposición en el Marine Torpilleur Cronógrafo Anual es muy sencilla. Los diseñadores de la casa aciertan al prescindir del contador de horas del cronógrafo. Eliminan elementos y dejan una esfera más limpia. También contribuye en esta búsqueda de la claridad el buen diámetro que tiene el reloj, nada menos que 44 milímetros. Como el resto de las referencias, el Marine Torpilleur Cronógrafo Anual está disponible en acero y dos acabados de carátula (blanca o azul) y dos de pulsera (Azul y marrón). Serán 600 piezas para repartir entre los dos acabados de carátula. El precio asciende a 12,100 euros.

El Marine Torpilleur Cronógrafo Anual con carátula blanca
Al igual que el Moonphase, el Cronógrafo Anual está disponible tanto con carátula azul como blanca.

Queda una última referencia Marine Torpilleur para completar esta edición conmemorativa del 175 aniversario. Sin duda es el reloj más especial. Hablamos del Marine Torpilleur Tourbillon Esmalte Grand Feu Negro. Una enorme pieza tecnológica que merece un artículo para ella sola. Ya les contaremos. 

Artículo anterior
DB25GMT Starry Varius, creación de 2021 de De Bethune

Watchbox, nuevo socio capitalista en De Bethune

Siguiente artículo

El puente del futuro

Notas relacionadas
Esfera inspirada en los antiguos cronógrafos
Leer más

El glorioso renacimiento del Chronoscope de Omega

Otro apellido ilustre que Omega recupera. Chronoscope es el nombre elegido para su nuevo cronógrafo Speedmaster. Una pieza de gusto retro con una curiosa carátula y movimiento manual.
Leer más

MAXIMALISMO RAINBOW

La osadía de Hublot toma forma en su Big Bang Integral Tourbillon Rainbow. Todos los matices del espectro del arcoíris en dos piezas únicas.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share