Una técnica azul y translúcida

Robert Greubel y Stephen Forsey se caracterizan por sus investigaciones e innovaciones, una se ellas es el Double Tourbillon 30°, un proyecto que se concretó en 2004 y que ahora presentan en una caja de cerámica en color azul, un material que por primera vez incluye en su colección la firma, pero también se encargaron en rediseñar su corazón al incluir piezas de zafiro, el resultado es algo diferente pero agradable a la vista.

Una edición especial de solo 11 piezas disponibles para el mercado estadunidense, que se montaron en una caja amplia 48.40  x 17.77 mm, su corona también es de cerámica azul con el grabado de las siglas GF. Diseño que rompe un poco con el estilo clásico de la marca, pero que ahora el Double Tourbillon 30° Technique da un aspecto más de vanguardia, nada mal para adaptarse a las nuevas tendencias.

Pero la estrella es su movimiento, el cual integra elementos de zafiro como el que se usó en el puente del tourbillon que se amplía por el cuadrante inferior, además de permitir el paso de más luz, de ahí la impresión de que su regulador vuela, sin embargo permanece anclado.

El Double Tourbillon 30° ganó el primer lugar de Concours International de Chronométriem, al obtener 915 puntos de 100 posibles, con una tasa de tiempo promedio entre 0.3 y 0.8 segundos por día. También fue distinguido con el Premio Complicated Watch en el GPHG en 2009. En 2010, el Double Tourbillon 30° Historique, se llevó a casa la Aiguille d’Or en el GPHG de ese año.

Como vemos su doble tourbillon tiene una precisión cronométrica sorprendente. El mecanismo se instala dentro de una jaula que gira una vez cada cuatro minutos, existe una más que alberga la rueda de equilibrio y la espiral, que se ubican a 30° en relación con la jaula de cuatro minutos.

Su segunda jaula completa una revolución en un minuto. Una maquinaria que late con cuatro barriles montados coaxialmente  que producen una frecuencia de 21,600 alt/h, para generar una reserva de energía de 120 horas, las cuales se indican en su medidor en color azul ubicado a las 3 h en su esfera de zafiro.

La visibilidad de sus funciones de horas, minutos y pequeños segundos proporcionan un espectáculo agradable, gracias a sus amplias agujas con punta de flecha que resaltan sobre su esfera transparente, que incluyen de subesferas de rayos solares azules. La complicación también se hizo presente al momento de ensamblar el reloj, ya que se necesitaron herramientas especializadas para terminar cada pieza.

Una vez dominado el tourbillon, Robert Greubel y Stephen Forsey han seguido investigando y reinterpretando otros mecanismos relojeros: la indicación simultánea de varios husos horarios.

 

Artículo anterior

Al rescate del rinoceronte

Siguiente artículo

Los hijos (suizos) de Heráclito fluyen en México

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share