fbpx

El nuevo calibre de Porsche Design, la complicación sencilla de usar

Hablar de Porsche es trasladarse a las pista de asfalto y el desarrollo de nuevas tecnologías automotrices, que ahora se trasladan de la pista a los guardatiempos «si quisiéramos algo, tenemos que hacerlo nosotros mismos» fue la afirmación de Ferdinand Alexander, nieto del fundador de la marca alemana y diseñador del emblemático Porsche 911.

Bajo esta premisa se presenta el nuevo modelo 1919 Globetimer en cuatro ediciones en una caja de 42 mm una forjada en oro  y otras tres variaciones de titanio en color azul, café y negro. Dentro de ellas se ubica el nuevo calibre automático Caliber Werk 04.110 hecho Porsche Design, que se inspira en el SW 200 de Sellita que además agrega una bobina bidireccional también patentada.

Este movimiento tiene una reserva de 38 horas con un equilibrio de cuatro tercios. Su parte frontal se equipó con un mecanismo de zona horario también diseñado especialmente para Porsche Design, cual utiliza un sistema de ajuste de botón que no estaba disponible en el mercado.

Su función se ejemplifica de la siguiente manera: cuando se haga un viaje al este, se debe presionar el botón “+”  para avanzar a la segunda zona horario en un intervalo de una hora. Al viajar hacia la dirección contraria (oeste) se presionará el botón (-) y las manecillas UTC se moverán a la dirección opuesta.

Cuando se haga ese proceso las manecillas UTC se moverán automáticamente para permanecer en sincronía. La hora debe de ajustarse una vez para que este paso ocurra a la media noche y no al medio día. Una ventana circular que se ubica en el lado izquierdo de la esfera facilita esta tarea que tiene un punto blanco durante la horas del día y con una apertura en negro durante la noche.

De igual manera se toma en cuenta el tiempo de referencia, el cual se indica en una segunda manecilla de tiempo que se distingue con una punta luminosa. Esta gira una vez cada veinticuatro horas, el cual sirve de referencia para realizar una actividad nocturna o de mañana.

La figura circular de la caja del 1919 Globetimer se inspira en la estética funcional del Porsche 911 que es fiel a la filosofía de la casa que asevera que «un producto no necesita decoración exagerada y su forma debe extraer la vida útil de lo mínimo y no debe de distraer la atención del producto y su función».

 

Ve también: Nuevo Porsche Desing Chronotimer Ice Race Special Edition, velocidad en el hielo

No Comments Yet

Comments are closed