1858 Monopusher Chronograph Origins y el corazón de Minerva

1858 Monopusher Chronograph Origins rinde tributo al corazón de Minerva. Una reedición con el calibre MB M16.29 de un movimiento histórico.

Un calibre reeditado desde el profundo acervo de Villeret. El nuevo 1858 Monopusher Chronograph Origins rinde tributo a Minerva con la reconstrucción del histórico movimiento 19-09CH creado en el año 1909, desarrollado entonces para un reloj de bolsillo. La inclinación vintage de nuestros días sobrepasa la fácil apariencia estética de las piezas para tocar el corazón mecánico. 1858 Monopusher Chronograph Origins rinde tributo al corazón de Minerva. Acrobacias técnicas en la historia de la relojería.

Va a fascinar a coleccionistas, apasionados e ingenieros ociosos. Ese calibre para un reloj de bolsillo se transformó en un reloj militar de 1930. Un cronógrafo monopulsador de 46 mm, unas dimensiones poco habituales entonces. Un guardatiempo robusto, ergonómico y funcional. La pieza original presentaba esfera negra, contadores bi-compax y agujas con forma de catedral con Super-Luminova y excelente legibilidad. Y así  nace este 1858 Monopusher Chronograph Origins. Una edición limitada a 100 piezas en una caja con una aleación especial de bronce pulida y con acabado satinado. Su robustez se refuerca con una correa marrón Sfumato de aligátor.

La pieza se presenta con el tradicional fondo de caja que se abre, al estilo de los antiguos “pocket watch” para ver el movimiento. Con la cabeza de la diosa Minerva, el interior de la tapa lleva una inscripción original: “Ré-édition du chronographe militaire Minerva des années 1930 doté d’un calibre fait main dans la pure tradicion horlogère suisse” (Reedición de un cronógrafo militar Minerva de la década de 1930 equipado con un calibre fabricado a mano siguiendo la tradición relojera suiza). La firma usa el titanio y procesos innovadores que emplea la oxidación y tecnología láser para recrear esta bella imagen en relieve.

Crono monopulsante

Y aquí es donde luce el calibre cronógrafo monopulsador MB M16-29. Una reconstrucción del histórico calibre de principios del siglo pasado. Se ha empleado en crudo para la platina y los puentes la plata alemana con su característico acabado amarillento. Fue un material empleado por Minerva tradicionalmente en épocas pasadas. Y se presentan acabados como el côtes de Genève, los ángulos interiores biselados y el veteado circular. Todo producido en la manufactura de Villeret.

Como rasgos esenciales del 1858 Monopusher Chronograph Origins cabe destacar su rueda de pilares y embrague horizontal, el puente en forma de V —diseño patentado en 1912— y la punta de la flecha de Minerva o “cola del diablo”. Un calibre que vibra a 18,000 alt/h, espiral con terminal curva Phillips y cuenta con una reserva de marcha de 50 horas aproximadamente. Ciertamente otro golpe de autenticidad de la firma con el legado de Minerva y la labor arqueológica del know-how.

El corazón de Minerva sigue trayendo alegres recuerdos del pasado con este movimiento cronógrafo monpulsador de carga manual. Cuenta con el certificado del test de las 500 horas del laboratorio Montblanc. Calibres in house que la firma suele emplear acertadamente para las ediciones limitadas. Un calibre ya usado en la colección 1858 y ahora revisado. Propuestas mecánicas solventes como el M13.20 o el M13.21 monopulsante que monta la nueva colección Heritage o incluso el Meisterstuck. El precio de la nueva pieza es de 36,000 dólares aproximadamente. —Leslie López

Deja un comentario
Artículo anterior

Un GMT Quadruple Tourbillon más deportivo

Siguiente artículo

Tocamientos sensuales

Notas relacionadas
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...
Leer más

El tourbillon de alessandro michele

Gucci 25H debuta en alta relojería. El primer calibre in house para la firma fabricado por Kering. Y el diseño de su mente creativa.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share