Tocamientos sensuales

Ahora que “celebramos” un año de confinamiento, ninguna marca relojera se atrevió, en un alarde de creatividad, a presentarnos el reloj ideal para llevarlo exclusivamente en casa y lucirlo en la intimidad de la cocina, la sala y el dormitorio.

Ahora que “celebramos” un año de confinamiento, ninguna marca relojera se atrevió, en un alarde de creatividad, a presentarnos el reloj ideal para llevarlo exclusivamente en casa y lucirlo en la intimidad de la cocina, la sala y el dormitorio. Durante esta convalecencia generalizada, la tecnología fue una útil herramienta mediática que ayudó a sobrevivir, bajo la sublimación de la realidad, en la caverna platónica de la pantalla de la computadora. Todos fuimos paranoicos hologramas y los relojes, bellas imágenes inmaculadas. Como decía San Agustín sobre el tiempo, “si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo a quien me lo pregunta, no lo sé”. Jamás habíamos visto los relojes tan lejos. Y de cerca, con pesar, un cúmulo de dígitos negativos hirientes por doquier: menos ingresos, empleos, medios, marcas que desaparecen… En este periodo de vida monástica forzada entonamos una letanía alentadora para que este nuevo Watches & Wonders “phygital”, reforzado por Patek y Rolex, supere definitivamente el annus horribilis 2020.

“LA ÚNICA NORMA LÍCITA QUE HA DE ESTABLECERSE EN ESTA INDUSTRIA POR IMPERATIVO UNIVERSAL HA DE SER LA DE MANOSEAR LOS RELOJES.”

Y que todo el impulso digital desbordante que vivimos de videoconferencias, experiencias en línea, e-commerce, home-office, etc., reaccione como un conjuro con carácter retroactivo para que la realidad sea de nuevo una auténtica explosión de vida, que jamás vuelva a ser devorada por la volatilidad del tiempo. Siempre me negué a definir la situación actual como “nueva normalidad”, del mismo modo que tampoco lo de antes era “vieja normalidad”. La única norma lícita que ha de establecerse en esta industria por imperativo universal ha de ser la de manosear los relojes. Con guantes, sí, pero poder realizar libremente los generosos tocamientos sensuales de cada pieza por detrás y por delante. ¡Ay, el temperamento sanguíneo del espíritu enamorado! Queda esperanza mientras haya relojes con suficiente reserva de marcha para dar la hora mañana. Que Watches & Wonders sea la gran fiesta relojera del rito inaugural y sagrado del año que comienza. Hay que disfrutarla porque empezará para nosotros la vida en 2021.

Deja un comentario
Artículo anterior

1858 Monopusher Chronograph Origins y el corazón de Minerva

Siguiente artículo

IWC reedita su primer Reloj de Aviador de cerámica

Notas relacionadas
Vender Relojes con estilo Silas Walton 2
Leer más

El arte de vender relojes ANTIGUOS con estilo

La firma londinense A Collected Man se ha especializado en los grandes maestros independientes. Una de las claves de su éxito es su exquisita selección de piezas exclusivas.
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share