chronoswiss

Baselworld 2016: Ulysse Nardin Grand Deck Marine Tourbillon celebra 170 años de la firma

Ulysse Nardin celebra tres aniversarios relevante este 2016:  170 años del nacimiento de Ulysse Nardin, 20 años de la colección Marine Chronometer Wrist y un lustro de la presentación del emblemático Freak. Con tanta fuerza creativa que celebrar, los lanzamientos de Ulysse Nardin en Baselworld son destacables. Éste es un desfile técnico e innovador inspirado en el movimiento del océano, la eterna musa de la firma relojera. Y su estrella más rutilante es Grand Deck Marine Tourbillon, un yate en la muñeca. Late con un movimiento calibre UN-630 con tourbillon volante de 60 segundos. Este sistema patentado se sustenta en una fibra de alta tecnología extremadamente resistente, pero más delgada que el cabello de una persona. En términos navegantes, es como un mástil que cuelga desde las 12 h, que irá de izquierda a derecha gracias a un movimiento desarrollado por Christophe Claret con la colaboración del equipo de Ulysse Nardin. La pieza se inspira en las embarcaciones náuticas, por lo que su carátula reinventa los códigos relojeros con una esfera que recrea una cubierta de barco hecha de madera real. Este trabajo de marquetería a mano se completa con más guiños al mar. Desde la parte superior se sostienen nanocables ultra potentes para indicar los minutos, mientras que las horas se muestran en dos discos concéntricos. El dispositivo patentado, que está regulado por un segundo barrilete, también incorpora un tourbillon majestuoso. En este reloj, la visualización de los minutos retrógrados se hace a través de una pluma.

Grand-Deck2

El nuevo modelo incorpora los elementos de la cubierta de un barco para visualizar el tiempo de una manera creativa y original. La manecilla de los minutos se sustituye por un  larguero horizontal. Trabajando como el cable de la driza que se utiliza para izar las velas de un barco, un cable tira del brazo a través de un arco graduado. El larguero en la parte superior se mueve una vez cada hora y su velocidad está regulada por un mecanismo retrógrado diseñado para tal fin. El salto fascinante tarda de 3 a 4 segundos y se puede ver a través del fondo de la caja. Los nanocables mide solamente 0,0357 mm de diámetro y son capaces de resistir la tracción de 1,41 kg sin estirarse. El nanocable está hecho de fibra Dyneema® polietileno, un material que se utiliza en el aparejo de la nave y es muchas veces más fuerte que el acero. Por primera vez en la relojería, el sistema de transmisión se hace a través de un tensor: dos cadenas son visibles, y una tercera cadena sujeta el tensor. El sistema patentado, que es visible en la esfera, es exclusivo de Ulysse Nardin. Trabajando como los tornos que iza las velas en cubierta, cuatro ‘poleas’ utilizan un engranaje de accionamiento, un resorte de tensión en espiral y dos pasadores de cierre. La hora saltante es impulsado por dos grandes discos concéntricos que giran en tiempo real, y se muestra a través de una doble abertura. 

Tiene cuerda manual y ofrece una reserva de marcha de 48 horas  gracias a dos barriletes, el primero que da energía a las indicaciones del tiempo,y el un segundo que se encarga de realizar el movimiento de la complicación. Tiene caja de oro blanco y mide 44 mm.  El bisel estriado se complementa con una corona de rosca con inserto de caucho. En la carátula se evoca la teca bañada por el sol. El larguero es de aluminio y hace un barrido porun arco translúcido de espinela azul que se extiende 3:00-9:00 horas. La pluma está dibujado por un cable conectado a cuatro poleas aseguradas con tornillos azulados en forma de estrella, que se hizo eco el tourbillon decorado con el ancla.
Solo hay 18 piezas.

 

 

Artículo anterior

De Bethune: La magia del azul con DB28 y DB28T Kind of Blue

Siguiente artículo

Baselworld 2016: Ulysse Nardin Freakwing, el timón vanguardista de Artemis Racing

Notas relacionadas
Leer más

Puebla “Attack Mode”

El joven Pascal Wehrlein, del TAG Heuer Porsche Formula E Team, ganó el e-Prix de Puebla de la Formula E, pero fue descalificado.
imagen frontal del Bubble X Ray
Leer más

Vuelve Corum Bubble, el reloj más irreverente

El Corum Bubble es uno de los relojes más originales y divertidos del siglo XXI. Una edición limitada con la imagen de una calavera luminiscente celebra los 21 años de su lanzamiento.
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share